Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 VIERNES deESTRENO VIERNES 21 s 3 s 2008 ABC QUERIDA SABRIYE... CARTA AL DIRECTOR Joyas del Cine Toni García Unos chavales ciegos van de escalada al Himalaya. Lo que me gusta es saber que alguien lo hizo, alguien que no cree en los límites eguramente debería dirigir esta carta a Lucy Walker, porque la tal Lucy es la que figura en los créditos como directora, pero ya que tuve el placer de entrevistaros a las dos hace un par de años en Berlín, puedo decir sin embudos que sin ti no hay película que valga, y que- -dicho sea de paso- -el nivel cinematográfico del documental tiene interés cero. A ciegas es la historia de unos niños ciegos a los que una alemana con un alma más grande que el mismo Himalaya y con la ayuda del escalador Ed Weihenmayer (el único alpinista ciego que ha coronado el Everest) se lleva a una expedición, más un viaje iniciático que una excursión, donde los chavales van a descubrir algo más que como superar una roca si ni siquiera la puedes ubicar. La historia (que no la forma de contarla) tiene tantos matices que es imposible contarla en unas cuantas docenas de frases, pero lo tuyo Sabriye es S la prueba irrefutable de lo pequeña que se les queda la tierra a algunos seres humanos. Oyéndote, observándote tuve por primera vez la impresión de estar viendo a alguien para quien la ceguera es una ventaja. ¿Cómo si no se explica que decidieras irte al Tibet por las buenas, con una mano delante y una detrás? Muchos no sabrán que en esa zona del planeta los ciegos son considerados un mal augurio, una especie de castigo divino, así que lo que les espera no es una buena vida. Como tantas otras desgracias, nos trae sin cuidado, supongo que porque tenemos la impresión de que hay bichos raros ahí fuera que ya echarán el resto, así que para que molestarse. Tú llegas allí, recoges dinero sirviéndote de una labia sin parangón, montas tu propia escuela, buscas a tus alumnos entre lo más pobre, lo más despreciado, lo más jodido de un país jodido. Les enseñas inglés y chino, les montas un alfabeto braile en tibetano y después, para rematar la jugada, llamas a un escalador ciego y le pides que se los lleve a recorrer una de las cordilleras del Himalaya para demostrarles que lo de todo es posible es bastante más que una frase. Lo de filmarlo es lo de menos, me importa un pito, lo que me gusta de verdad es saber que alguien lo hizo, alguien que no cree en los límites- -ni en las limitaciones- -porque de cuando en cuando a los cínicos, a los descreídos, nos viene bien un buen bofetón, de esos que sólo saben dar los que saben muy bien donde estás, aunque no puedan verte. Sabriye, volveré a ver tu película solo para recordar lo grandiosa que eres. Un abrazo. La pareja elemental Consiga el próximo domingo tres películas gratis: Sherlock Holmes y el arma secreta Terror en la noche y Vestida para matar LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA En 1891 el dibujante londinense Sidney Paget (1860- 1908) recibió el encargo de la revista The Strand para ilustrar una serie de relatos cortos escritos por el escocés Arthur Conan Doyle (1859- 1930) que tenían como protagonista a un sagaz detective victoriano de métodos deductivos llamado Sherlock Holmes, que con el tiempo se convertiría en el más famoso criminalista de la ficción planetaria. Como acompañante, Holmes, el hombre que nunca suponía, contaba con su amigo y socio el Doctor Watson, un médico inteligente pero algo pánfilo, noble hasta decir basta y aficionado a beberse los whiskys de tres en tres. Watson era, además, el narrador de los casos y el compañero de residencia del detective en el 221 B de Baker Street. El salto del papel al teatro fue inmediato y de ahí al cine sólo había un paso. La imagen de la pareja Holmes- Watson estaba tan arraigada en los millones de fieles seguidores de sus aventuras que los productores tuvieron que buscar actores que guardaran un razonable parecido con los que Paget había diseñado. A uno de los castings se presentó un talentoso intérprete teatral británico (aunque nacido en Suráfrica) llamado Basil Rathbone (1892- 1967) especializado en dar vida a elegantes villanos y a habilidosos espadachines cuyo físico no es que se pareciera al Holmes de las ilustraciones: Más bien era su encarnación. Como la del doctor fue Nigel Bruce (1895- 1953) otro actor británico procedente de la escuela teatral que, aunque dio a su personaje un punto bobalicón, infiel a los textos originales de Conan Doyle, quedó para siempre como el verdadero, único e intransferible receptor del famoso elemental, querido Watson con el que le granjeaba su socio. El dúo Rathbone- Bruce protagonizó nada menos que catorce películas de aventuras de Sherlock Holmes, doce de las cuales fueron producidas y dirigidas por el efectista realizador del claroscuro Roy William Neill. Sherlock Holmes y el arma secreta 1942; EE. UU. Título original: Sherlock Holmes and the secret weapon Dirección: Roy William Neill Intérpretes: Basil Rathbone, Nigel Bruce, Lionel Atwill, Dennis Hoey Terror en la noche 1946, EE. UU. Título original: Terror by night Dirección: Roy William Neill Intérpretes: Basil Rathbone, Nigel Bruce, Dennis Hoey, A. Mowbray paz de hacer que las bombas den en el blanco previsto con una efectividad sin precedentes, es secuestrado por el villano. Pero deja una pista: un papel con las figuras de unos hombrecillos bailando que esconde una clave de sustitución del alfabeto. Holmes y Watson deberán desentrañar el misterioso mensaje anteponiéndose, como siempre, a la malparada Scotland Yard y a su más destacado inspector, Lestrade (Dennis Hoey) Terror en la noche y Vestida para matar fueron las últimas películas de la saga protagonizada por Rathbone y Bruce. En la primera, la acción transcurre en un tren que parte de Londres hacia Edimburgo con un importante cargamento: La estrella de Rhodesia, un diamante con una negra leyenda, propiedad de la viuda Lady Margaret, quien ha contratado a Holmes para su custodia. El pedrusco, de incalculable valor, está en manos del hijo de la ilustre dama, que aparece asesinado y sin la joya. En Vestida para matar el misterio se esconde en tres humildes cajas de música que al ritmo de la melodía australiana de El abanderado guardan el secreto de un método de falsificación al que Holmes tendrá que enfrentarse sin pistas. Las últimas de la saga Vestida para matar 1946; EE. UU. Título original: Dressed to kill Dirección: Roy William Neill Intérpretes: Basil Rathbone, Nigel Bruce, Patricia Morison, Edmun Breon El antihéroe Moriarty Fotograma de la película A ciegas ABC Todo héroe tiene su antihéroe. En el caso de Holmes se trata del profesor Moriarty (Lionel Atwill) un inglés renegado de brillante y diabólico intelecto que no duda en prestar sus servicios a los nazis en plena II Guerra Mundial, eje de la trama de Sherlock Holmes y el arma secreta adaptación muy libre del texto The adventure of the dancing men Franz Tobel, inventor de un visor ca-