Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21- -3- -2008 VIERNES deESTRENO 65 El director destaca la intimidad de la historia de amor y la obsesión del protagonista por la chica japonesa el personaje de Helene, la fiel esposa a la que da vida Keira Knightley, especialista en personajes de éopca a la que acabamos de ver en Expiación otra adaptación literaria, del libro homónimo de Ian McEwan. En la novela, Helene es una figura en segundo plano. En la película, Keira, una gran fanática del libro según confiesa, sabe llenar los vacíos que deja Baricco y se muestra en todo su esplendor en unos jardines dignos de Monet. También necesitábamos convertirla en maestra para que tuviera una vida cuando Hervé se fuera explica Girard. Yo diría que esa fue nuestra batalla principal, borrador tras borrador, estudiando una y otra vez cómo convertir a Helene en un personaje de carne y hueso Sus compañeros de reparto son Alfred Molina, habitual secundario que apenas necesita presentación La gran estafa Frida Chocolat El código da Vinci Spiderman 2 y Michael Pitt, a quien el espectador ha podido ver en títulos como Last Days Soñadores y El bosque Kôji Yakusho, por su parte, es muy conocido en Japón. El auténtico descubrimiento es la joven Sei Ashina, descubierta después de considerar a miles de candidatas. Tiene ese equilibrio entre una gran belleza y la profundidad interna asegura el director. La chica no sólo debía ser hermosa. tenía que cautivar de una manera muy profunda, y esa cualidad fue lo que encontré en Sei Sei Ashina, un descubrimiento Michael Pitt coquetea a Keira Knightley en esta glamourosa escena de Seda basada en la novela de Alessandro Baricco ABC Hasta el extremo del mundo El canadiense François Girard afronta el reto de adaptar Seda la conocida novela de Alessandro Baricco, un texto etéreo que cruza el planeta y ha sido traducido a 26 idiomas ABC MADRID. Hacia 1860, la enfermedad de Pébrine, que afectaba a los gusanos de seda, atacó a los huevos en los criaderos europeos y se extendió a ultramar. Incluso en África y la India sufrieron la epidemia y el comercio europeo de seda parecía condenado a desaparecer. Para salvar su lucrativo comercio, Baldabiou (Alfred Molina) envía al joven oficial Hervé Joncour (Michael Pitt) a una peligrosa misión en Japón, país que prohíbe la entrada de extranjeros. Pero lo peor es que el soldado deberá separarse durante meses de Helene (Keira Knightley) su encantadora y devota esposa. Ese lugar, Japón, ¿dónde está exactamente? pregunta Hervé, no tanto porque no ande muy ducho en geografía como para darle a Molina la oportunidad de replicar lo siguiente: Por allí, y más adelante aún le responde el comerciante mientras levanta su bastón y señala los techos de San Augusto. Siempre derecho hasta el extremo del mundo Cuando Pitt llega al país del origen del sol debe negociar con el poderoso barón local (Kôji Yakusho) pero quien de verdad atrapa su atención es su concubina (Sei Ashina) de quien se enamora todo lo perdidamente que cabe imaginar. Que ninguno hable el idioma del otro es, como casi siempre, una ventaja. Todo esto lo contaba con más elegancia, minimalismo y, a decir de los críticos, algo de cursilería Alessandro Baricco, en una novela corta que ha leído medio planeta en la década larga que lleva instalada en los mejores anaqueles de las librerías. El director quebequense François Girard, autor de El violín rojo abandona un silencio de nueve años para adaptar- yo no hablaría de traducir, sino de transformar -este monumental éxito de ventas, la historia de una época que trasciende todo período según declara él mismo. A Girard le fascina la intimidad de la historia de amor entre Hervé y Helene y la obsesión que alimenta por la chica japonesa La mayor parte de la historia añade, es muy privada y muy íntima. Y al mismo tiempo tiene la calidad épica de este viaje magnífico de Francia a Japón a mediados del siglo diecinueve El mayor desafío al que se enfrentaba el cineasta canadiense era traducir un texto tan poético en imágenes. Su mayor ventaja, la brevedad del texto original. François Girard opta además por realzar Seda Canadá, Italia y Japón 2007 Género- -Drama DirectorsFrançois Girard ActoressMichael Pitt, Keira Knightley, Alfred Molina, Kôji Yakusho Petulantes bostezos JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Hay que andar con cuidado con los lindes de la belleza, con la sutilidad mal entendida y con las postales sin alma. Se pasa de la recreación de la vista a la cursilería y a la petulancia continua, y de ahí al ridículo sólo hay un paso, nimio a veces. Esta Seda pintaba rara desde el tráiler, sonaba a una intentona de alcanzar la altura de El velo pintado y ya se veía en los primeros bocetos un quiero y apenas puedo. En la realidad, en la totalidad del metraje, las sensaciones fueron a peor. Desde, eso sí, una primorosa fotografía y unos paisajes excelsos, nos cuenta la historia de un comerciante que va y viene (por cierto, casi como Pedro por su casa) a los confines del mundo para enamorarse, o no, y para regresar al hogar y repetir el enamoramiento pero con la escuálida Keira (que, por cierto, cada día se asemeja más a una tabla de planchar) Es tal la falta de diálogo, de intentos de decir algo con la mi- rada sin al final decir nada (triste trabajo de Pitt, Michael, no Brad, claro) que en el desenlace uno no sabe si amaba a una, a otra, a las dos, a ninguna, al viaje, a él mismo o si finalmente todo era una fantasía. La novela en la que está basada la película, de Alessandro Baricco, ya era bastante peñazo en sí, aunque no exenta de cierto glamour, pero en el celuloide la piedra se ha ido agrandando en las manos de François Girard hasta hacerse un alud intragable. Se salva, lo poco que se salva, por la labor técnica, impecable, y por el trabajo del siempre eficiente Alfred Molina, uno de los secundarios de lujo del cine actual.