Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 VIERNES deESTRENO VIERNES 21 s 3 s 2008 ABC Como la vida misma EE. UU. 2007 98 minutos Género- -Comedia DirectorsPeter Hedges ActoressSteve Carell, Juliette Binoche, Dianne Wiest, Dane Cook Son familia, pero no se odian E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Hay dos tipos de comedias, las que hacen reír y las otras. Y Como la vida misma tiene un pie en cada bando. La gracia consiste en que un equívoco inocente (un hombre se enamora al primer golpe y sin saberlo de la novia de su hermano, y viceversa) complica al máximo la vida en la casa familiar durante un fin de semana. Y lo otro es que de un modo aparentemente ligero y gracioso se ofrece una buena radiografía de los seres humanos y de uno de sus grandes inventos: la familia. También viene a ser bastante gracioso y lo otro ese interés de los guionistas y el director en retratar el amor, o el enamoramiento, como algo parecido a un virus que convirtiera a su portador en un poco más estúpido de lo habitual y con los niveles al mínimo de dignidad, capacidad de análisis y habilidad en un sentido general. Como la vida misma nunca pierde su aspecto de película sencilla y al tiempo especial: Steve Carrell, el protagonista, le provoca al espectador un aire, una evocación a Pequeña miss Sunshine y Juliette Binoche, el accidente propone esas gotitas europeas que tan bien le sientan al cine americano. La gran provocación de esta película con alma independiente que firma Peter Hedges es ofrecer un ventanal limpio por el que mirar a una familia normal o sea, llena de extravagancias y de impertinencias, pero en la que los miembros se hablan, se miran y se respetan hasta el punto de que pueden dejar de hablarse, mirarse y respetarse sin que se rompa la vajilla. Padres, abuelos, cuñados, nietos, la novia... que juegan y hacen el merluzo día y noche; con unas cuantas ideas acerca de la convivencia generacional sin necesidad de ponerse estupendos ni dejar de ser amables, y resuelto todo ello de modo sencillo, cercano y entre diálogos sin faltas de ortografía. En fin, ganas de provocar. A ciegas G. B. 2006 104 minutos Género- -Documental Director- -Lucy Walker En la tierra de la oscuridad A. W. Tercera entrega de la original iniciativa Mes de cine solidario que estrena cada semana un documental acorde con tal predicado, es ésta una obra mucho más convencional que la anterior Nuestro pan de cada día Es una producción americana que no supera nunca el formato de reportaje convencional que se contenta con exhibir orgulloso sus buenas intenciones: no dudamos de éstas, pero el cine como ONG no parece la más estimulante de las empresas artísticas. Se trata de narrar la experiencia de un grupo de ciegos tibetanos que se atreven a escalar un pico del Himalaya conducidos por dos guías, también ciegos, que se han distinguido por luchar por escapar del gueto al que la sociedad condena a quienes padecen tan terrible minusvalía. Lo más aleccionador de esta odisea de superación, sin embargo, es la agonía que viven a pie de montaña los muchachos Llamada perdida USA, Japón, G. B. y Alemania 2008 Género- -Terror Directors Eric Valette ActoressEdward Burns, Ana Claudia Talancón, Ray Wise Terror recalentado A. W. El antaño glorioso cine de terror americano sigue teniendo su figura de culto en el siempre renovado George Romero y su saga zombi. Por lo demás, y desde el punto de vista de un observador ocasional y- -lo admito- -poco apasionado, parece limitarse a reciclar el, tam- bién ya un poco visto, género fantástico japonés. Esta es una nueva entrega de esta triste historia de terror recalentado en el microondas de Hollywood: un remake de una película de 2003 del penúltimo nipón de moda, Takashi Miike, que a su vez era un refrito de otra de Hideo Nakata (en todas partes cuecen habas recalentadas) Ello, al menos, dará pie a la parroquia friqui a comentar variaciones y permutaciones. Los demás asistiremos aburridos pero sobresaltados a la enésima variación de una idea que una vez fue original: los muertos se ponen al día y usan la tecnología moderna para asustar a los vivos, aunciándoles su próximo deceso. Ahora no es una cinta de video que parece un anuncio de la SGAE sobre los riesgos de la piratería The Ring sino una llamada al móvil que anticipa la muerte de todos los amigos que rodean a Shannyn Sossamon. Concernida, pide ayuda al detective que encarna Edward Burns, lo que da una idea de la excitación que ofrece del cásting de la película antes de llegar a su previsible traca final. Leemos que está llena de cortes que la adecúan a su target juvenil y que quizá recuperará en su edición en dvd: el que no se consuela... en su vida cotidiana: en el Tibet la ceguera se considera un castigo por haber sido malo en una vida anterior. Cosas del karma que multiplican su infierno, al cargarles con un doble estigma. Estos sufridos muchachos se revelan sin embargo menos cursis que sus colegas occidentales y que la música new age con la que la directora Lucy Walker nos ameniza la escalada. Todo muy digno pero es imposible dejar de evocar que el alemán Werner Herzog ha hecho películas mucho mejores sobre ciegos y sobre alpinismo: búsquenlas.