Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21- -3- -2008 Un taxi, clave para detener a la iraní que asesinó a un compatriota en La Moraleja 37 do excavada en suelo. Tiene unos 200 metros de largo por 20 de ancho y unos 14 de altura. Entre ella y el suelo de la línea 2 del Metro- -en el que han aparecido las oquedades- hay una distancia, en su parte menor, de unos 3 metros. Cuando se descubrió el martes el primer socavón, se calzaron las vías para evitar movimientos, y los trenes comenzaron a pasar en el modo manual- -esto es, a menos velocidad y controladas las vibraciones en el suelo mediante aparatos medidores- Seis horas después de iniciarse el servicio del día, los responsables de la Consejería regional de Transportes- -de quien depende Metro- -decidieron suspenderlo por motivos de seguridad. Puestos en comunicación los técnicos de Fomento y los de Metro, se encargó a la empresa Geocisa la inyección de hormigón en la zona de la oquedad, así como trabajos de inspección en unos 20 metros en torno al socavón. Precisamente, al realizar estos trabajos es cuando se detectó ayer el segundo agujero, El túnel de la risa y el Metro de los líos La construcción del segundo túnel de la risa -paso ferroviario subterráneo que une Atocha con Chamartín- ha provocado tres incidentes que han repercutido en el servicio al público del Metro en la estación de Sol. En agosto de 2007, los paneles de señalización de esta estación se llenaron de mortero por error; el pasado 29 de enero, los usuarios recibieron una lluvia de barro por un fallo de una excavadora. Esta semana, dos socavones han parado el servicio. Retiran todo el balastro Los trabajos en el exterior de la Puerta del Sol estaban ayer parados que, de madrugada se rellenó con tres metros cúbicos de hormigón. Para garantizar que la situación del resto de la vía es segura, Metro ha pedido a Fomento- -promotor de las obras de la nueva estación de Cercanías, que ejecuta FCC- que se amplíen los trabajos de infiltración de cemento para evitar cualquier riesgo como así fue aceptado por el Ministerio. De momento, para evitar nuevas sorpresas, ayer se decidió retirar todo el balastro- -la mezcla de piedras y grava que cubre el suelo de las vías- -del suelo del túnel, y revisar los 22 metros bajo los cuales se encuentra la bóveda de la estación de Cercanías. En la repara- ción de los desperfectos trabajan, desde el martes, 120 personas en tres turnos, con la intención de tenerlo todo listo para reiniciar el servicio del Metro el próximo lunes entre las estaciones previas a Sol.