Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA VIERNES 21 s 3 s 2008 ABC Desaparece un velero con dos tripulantes en una travesía de Cádiz a Canarias ERENA CALVO LAS PALMAS. La última noticia que tenemos de ellos es que pararon a cargar combustible en Barbate, en Cádiz, pero ya se no ha vuelto a saber nada desde hace días confirmaban ayer a este periódico fuentes de Salvamento Marítimo al respecto de la desaparición de dos canarios que navegaban esta semana en un velero desde las costas peninsulares a la isla de Gran Canaria. El velero, el Saulo había sido adquirido por uno de sus tripulantes, José Quevedo, en Alicante. Quevedo había llevado consigo a Cristo Herrera, capitán de navío jubilado recientemente, para que le guiase. Ambos residían en Gran Canaria. Según Salvamento Marítimo, de Cádiz, tras repostar, habrían partido el 13 de marzo rumbo al Archipiélago. La inquilina desahuciada en Barcelona murió en la explosión de su piso El ADN y las huellas dactilares confirman que los tres muertos en el suceso son la mujer que supuestamente provocó la tragedia y dos vecinos que eran hermanos JANOT GUIL BARCELONA. No ha habido sorpresas de última hora. Las pruebas científicas realizadas por los Mossos d Esquadra han confirmado que los tres fallecidos en la explosión del barrio de La Verneda de Barcelona ocurrida el pasado lunes son Anna Moreno, de 53 años, la inquilina del piso donde se originó la explosión y supuesta causante de la tragedia, y los dos hermanos Buendía- -Nieves y Luis, de 20 y 30 años- -vecinos suyos que vivían en el primero cuarta. Según informaron a ABC fuentes de la Policía autonómica, los dos hermanos pudieron ser identificados gracias a las técnicas de regeneración de huellas digitales de cadáveres, que mediante la aplicación de reactivos permiten recuperar el dibujo de las crestas papilares de los dedos. Por contra, para determinar la identidad del tercer cuerpo, el de Anna Moreno, fue necesario realizarle las pruebas de ADN, puesto que el cadáver estaba muy deteriorado. Las muestras obtenidas del cuerpo sin vida de Moreno fueron cotejadas con la del único hijo que tenía la víctima, que abandonó su domicilio familiar hace años, al cumplir la mayoría de edad, y que se puso en contacto con la Policía autonómica catalana el pasado lunes, tras enterarse de lo sucedido en el bloque donde vivía su madre. Los dos hermanos fallecidos vivían en el cuarto primera, junto a otro hermano, que se salvó de la tragedia porque se marchó de casa poco antes de la explosión, y a su madre, viuda, que resultó herida en la detonación aunque ya fue dada de alta el pasado martes. Sus cuerpos calcinados fueron hallados en la cocina de su vivienda, mientras que el de Anna Moreno fue localizado en el rellano del primer piso. Resuelta la identificación de las tres víctimas mortales que se cobró, la investigación policial sobre este suceso, que está en manos de un juez, se centra ahora en dilucidar cómo se produjo exactamente la explosión, si bien ya nadie duda de que fue provocada por Anna Moreno. Las últimas pesquisas apuntan hacia la posibilidad de que la detonación fuera causada por los gases emanados de varios litros de gasolina y gasoil con los que Moreno habría rociado su piso, el primero tercera, horas antes de la fatal deflagración; horas antes también de que una comitiva judicial, acompañada la Policía, llegaran a su vivienda para hacer efectiva una orden de desahucio por impago de alquiler. Tras la explosión, también se hallaron dos bombonas de gas butano en la vivienda donde se originó el fatal estallido, lo que hizo pensar en un principio que quizás fueron utilizadas para aumentar el efecto devastador de la detonación. Con todo, se cree que fueron los gases de la gasolina y el gasoil, junto, quizás, el gas natural que había en la finca, que no en el piso siniestrado, lo que pudo aumentar el estallido. Además de estos detalles, falta por saber si Anna Moreno quiso sólo destrozar el piso del que iba a ser desalojada y los efectos de la explosión la sorprendieron, o si desde el principio anhelaba suicidarse dinamitando su vida y su vivienda. Seguramente, esto ya no se podrá saber nunca con certeza. Moreno tenía diagnosticado un síndrome de obsesión mayor. Además, el pasado octubre las Fiscalía abrió diligencias, a petición de un juzgado, para valorar si debía ser incapacitada por problemas mentales severos. En varias ocasiones se la citó para ser visitada por un psiquiatra forense, pero ella nunca acudió a la cita, colgaba el teléfono cuando se la requería para ello y se negó a recibir a este galeno cuando se personó en su casa. La incógnita del suicidio Retenidos en Marruecos La familia de José Quevedo denunció la desaparición del velero el sábado pasado después depasar un par de días sin poder contactar con la pareja. Según la denuncia que presentaron ante la Guardia Civil, la última vez que conseguimos que nos cogieran el teléfono móvil contestó una voz masculina que hablaba en árabe por lo que sospechan que pudieron ser atrapados y retenidos cuando navegaban en aguas marroquíes, o haber sido objeto de un abordaje. Desde Salvamento Marítimo, que lleva en estos momentos la investigación junto al Instituto Armado, no descartan ninguna hipótesis y aseguran que nos hemos puesto en contacto con las autoridades marroquíes por si hubieran entrado en alguno de sus puertos, pero todavía no hemos obtenido ninguna respuesta oficial Tampoco hay por el momento señal de aviso de que se haya producido un naufragio, ni los han localizado en ninguno de nuestros puertos deportivos, ni hemos conseguido contactarlos por radio con la emisora del barco No hay rastro, nis pistas que indiquen cual es el paradero del Saulo En las últimas horas se están emitiendo señales a todos los barcos que se encuentran en la ruta que pudieron haber seguido Quesada y Herrera, para que nos avisen si localizan el Saulo que habría adquirido José Quesada para faenar en Gran Canaria. La búsqueda continuará los próximos días, hasta que demos con los dos marineros Todo apunta a que el estallido fue provocado por la inquilina con una mezcla de gasolina y gasoil Anna Moreno tenía diagnosticado un síndrome de obsesión mayor Un bombero inspecciona junto a un inquilino el estado de la vivienda; en el recuadro, la vecina que provocó la explosión YOLANDA CARDO