Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN VIERNES 21 s 3 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO FOMENTO, PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro TARDE Y MAL EN MADRID N nuevo socavón aparecido en las obras que realiza el Ministerio de Fomento bajo la Puerta del Sol ha causado la lógica alarma entre los madrileños. Mientras el departamento que dirige todavía Magdalena Álvarez minimiza los hechos, la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid ha planteado una serie de propuestas razonables para evitar los riesgos. Fomento insiste en que el segundo socavón fue reparado inmediatamente, que era de pequeñas dimensiones y que su principal prioridad es la seguridad de trabajadores y usuarios. Más allá de las buenas palabras, los ciudadanos exigen eficacia técnica y administrativa, y no parece que la Administración estatal esté en condiciones de garantizarla. Las obras provocaron la interrupción de la línea 2 del Metro entre Banco de España y Ópera, y se asegura que en el primer socavón se ha realizado ya inyecciones de hormigón, pero el Ministerio y la Consejería no se ponen de acuerdo ni siquiera en la cronología de los trabajos realizados en estos últimos días. Como es natural, los madrileños no entienden de cuestiones geológicas, pero muestran una lógica inquietud cuando encuentran el Metro cerrado y escuchan informaciones poco creíbles sobre las causas y las consecuencias. A la vista de los antecedentes sobre la gestión de Fomento a lo largo de la legislatura, nadie puede extrañarse de que los ciudadanos sean algo más que escépticos ante la retórica de los responsables ministeriales. El artículo 103 de la Constitución establece que la Administración pública sirve con objetividad a los intereses generales, actuando según los principios- -entre otros- -de eficiencia y coordinación. La actividad de Magdalena Álvarez viene marcada por retrasos interminables en las infraestructuras, prisas electorales para inaugurar algunas obras y malas formas a la hora de aceptar las críticas. Según las quinielas actuales, es improbable que la antigua colaboradora de Manuel Chaves continúe en su actual función, después de haber creado muchos problemas a sus compañeros de partido en el Congreso de los Diputados e incluso en el Parlamento catalán. Como ministra en funciones, parece que conserva los malos hábitos adquiridos. Tampoco esta vez Fomento ha sabido afrontar la crisis a nivel político, puesto que informa tarde y mal a la opinión pública, sin que ello signifique poner en cuestión a sus servicios técnicos. En casos como éste, las administraciones deben dar la cara a través de los altos cargos y explicar la situación en un lenguaje asequible, a la vez que se informa con transparencia sobre los hechos ocurridos y las soluciones previstas. La Comunidad de Madrid resulta mucho más fiable por su actitud ante un incidente del que no tiene culpa. En todo caso, los ciudadanos necesitan saber a qué atenerse ante un problema ya reiterado que afecta seriamente a la vida cotidiana de la capital de España. Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera U EL LARGO RASTRO DE ETA L hallazgo de dos fiambreras con explosivos y un temporizador en Ciudad Real es un hecho que demuestra la perseverancia de ETA en su actividad criminal, por encima de las treguas y ceses temporales de su violencia terrorista. Los expertos policiales determinarán a qué época corresponde el material localizado casualmente junto al parque natural de Cabañeros, pero poco importa esta precisión temporal, menos aún si fue anterior o posterior al alto el fuego de 2006, porque ya se conoce de manera contrastada que ETA mantuvo su actividad logística intacta durante su última tregua. A pesar de los informes de verificación presentados por el Gobierno- -según los cuales, el alto el fuego etarra era completo- mientras el Ejecutivo negociaba con la banda armada, ETA robó cientos de pistolas, reorganizó comandos infiltró terroristas en España, mantuvo la extorsión a los empresarios, determinó objetivos, decidió la comisión del atentado en el aeropuerto de Barajas e hizo seguimientos a víctimas potenciales. Por eso, que ahora se encuentre material explosivo en Ciudad Real no sólo no es motivo de sorpresa, sino que se ajusta a la estrategia de ETA que, en todo momento, consisteen mantener la violencia terrorista. Como indicio sobre la actividad actual de los terroristas, el hallazgo puede no resultar muy ilustrativo, pero tieneun significado político evidenteporqueratifica el error cometido la pasada legislatura de desmantelar la política antiterrorista de los gobiernos del PP que estaba pac, tada con el PSOE, para sustituirla por una agenda oculta- -basada en la simulación ante la opinión pública y en una suerte de diplomacia privada con ETA- -de negociación política con los etarras. El segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero debe tener muy presentes los errores cometidos por su aventura negociadora. Pedir que sea el PP el que cambie de actitud es una auténtica osadía y mal comienzo, porque, al margen de los resultados electorales, el diagnóstico y los pronósticos que hizo Mariano Rajoy fueron mucho más acertados que el voluntarioso esfuerzo del Gobierno socialista por recrear E antela opinión pública una ETA inexistente. La ETA que existe, la que siempreha existido y seguirá existiendo, es la quedejó las fiambreras en Ciudad Real, la que mató en Barajas, Capbreton y Mondragón, y la que seguirá alternando asesinatos con treguas para lograr sus objetivos. Sabiendo que la naturaleza criminal de ETA es inmutable, el nuevo Gobierno socialista habría de asumir que la derrota de los terroristas es la única opción de su política y que el único aliado fiable en esta estrategia es el Partido Popular. A estas alturas no tiene sentido matizar que con violencia no hay diálogo porque ya no debe haber diálogo en ningún caso, con violencia o sin violencia. Aquella fue la condición de la resolución parlamentaria de mayo de 2005 y elprimeroen incumplirla fue el presidente del Ejecutivo, cuyo gobierno ya estaba entonces pactando con ETA- -que seguía atentando- -las condiciones de la tregua y la agenda política de la negociación. ETA no da ningún motivo para conservar expectativa alguna de diálogo con sus dirigentes. Cualquier hipótesis en este sentido procede sólo de un error inexcusable de percepción por parte de quien crea que sigue siendo posible el final dialogado de la violencia. Con ETA, esta fórmula para poner fin al terrorismo es una contradicción en los términos, moral y política, que sólo es viable para los terroristas si se incluye la aceptación de sus exigencias máximas, es decir, la amnistía, la territorialidad y el derecho a la autodeterminación. Con toda lógica interna, ETA no mató mientras el Gobierno negociaba con su cúpula. Después de tres años y medio de fabulación socialista en torno a ETA, lo que está siendo eficaz es lo que pedía el PP: aplicación de la ley, persecución policial, expulsión de sus testaferros de las instituciones y cooperación internacional. No es el PP el que tiene que cambiar de actitud cuando los hechos le han dado la razón frente al error histórico del Gobierno socialista de haber abdicado la lucha sin cuartel contra ETA durante más de tres años. Ahora, Rodríguez Zapatero tiene en sus manos recuperar el consenso con Rajoy e iniciar el proceso de erradicación de ETA. COLONIAL ENCIENDE LA ALARMA NMOBILIARIA Colonial está al borde del colapso. La negociación entre propietarios en precario y sus acreedores, junto a las de los dueños de la compañía y sus posibleses compradores están atascadas. Si no salen adelante, la señal para todo el sector y para los inversores será muy negativa. Algo así como un disparo de salida para una crisis profunda en la que la percepción general es de intensa gravedad. Son muchos los que advierten sobre el estallido de la burbuja inmobiliaria española, en la estela de la norteamericana- -que ya ha llevado a un recorte generalizado de los precios inmobiliarios del orden del 20 por ciento- lo que provocaría una profunda recesión en el sector y que llevaría al límite a no pocas empresas y a sus proveedores y acreedores, especialmente a las entidades financieras. El fracaso de Colonial pudiera convertirse en el anticipo de lo que viene, teñido de desconfianza y de temor al futuro. Algunas otras compañías inmobiliarias, y al rebufo, alguna constructora, ya han llevado los libros contables al juzgado para protegerse y tratar de ordenar la recuperación o la liquidación. Y no han faltado algunos oportunistas que han tratado de sacar ventaja con la amenaza de instar la suspensión de pagos de terceros, ni quienes tratan de mejorar su posición jugando al límite con la esperanza de que antes de caer, el otro ceda y acepte las condiciones que tratan de imponerle. El fondo de Dubai que quiere comprar los activos inmobiliarios de Colonial busca el me- I jor precio de los vendedores y una rebaja de condiciones de los acreedores. Entre otras razones por su posición de liquidez, sustentada en los cien dólares por barril de petróleo que exporta y que ahora hace muy fuertes a los compradores, que son quienes imponen condiciones. Los bancos con créditos comprometidos tratan, en primer término, de mejorar su posición, obtener más garantías y trabar más activos para respaldar sus pólizas. Pero saben también que si el sector se derrumba, ellos serán los primeros perjudicados, especialmente si los activos que garantizan los créditos ven reducido su valor por debajo de aquéllos. En el año 2006, Colonial repartió a sus accionistas dos dividendos por valor total de 1,15 euros. Ayer la acción cotizaba a 0,8 euros. Los activos de la compañía son tan sólidos y rentables como entonces. Pero también pesa una deuda importante y unos accionistas atrapados en los créditos y compromisos que asumieron cuando adquirieron la empresa en momentos de euforia. Aquel optimismo de entonces pasa factura ahora y tiñe de pesimismo lo que entonces parecían negocios seguros y rentables. La inestabilidad del sector puede acelerar la débil situación económica general e inducir la espiral del desempleo y del desequilibrio de las cuentas públicas con más gastos y menos ingresos, lo que que ampliaría la magnitud de la crisis. Mientras, el Gobierno descansa tras la fatigosa campaña electoral.