Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20- -3- -2008 Rafael Muñoz, bronce en 50 mariposa en el Campeonato de Europa de natación Aschwin Wildeboer fue cuarto en los 100 espalda, a 28 centésimas del podio 81 Getafe sale a la calle y festeja junto a La Cibelina el éxito de su equipo ABC MADRID SANTANDER. El partido acabó con polémica pero la noche se cerró con una gran fiesta en los alrededores de la estatua de La Cibelina, en Getafe. Cientos de aficionados saltaron a las calles de la localidad madrileña para celebrar por todo lo alto la clasificación de su equipo para la final de la Copa del Rey. Nada más terminar el partido, los aficionados se dieron cita en los alrededores de la estatua de La Cibelina, lugar habitual de reunión de los aficionados azulones cuando celebran algún éxito del equipo, situada en la plaza principal de la ciudad. Allí, ataviados con banderas y bufandas del equipo, los aficionados del Getafe festejaron la clasificación con gritos como sí, sí, sí nos vamos a Madrid mientras coreaban el nombre de Casquero, Casquero autor del polémico gol del empate en Santander, o Getafe entera se va de borrachera Previamente, ambos entrennadores habían valorado el resultado del partido... y el polémico gol de Casquero cuando Garay estaba caído en el suelo. No sé qué ha pasado, creo que Alvín no lo ha visto y le ha dado el balón a Casquero que ha marcado señalaba Michael Laudrup, técnico del Getafe, quien reconocía que ante este tipo de situaciones, dependiendo de la gravedad, se debe echar el balón fuera No era de la misma opinión Marcelino García Toral, entrenador del Racing: Ellos han decidido eso, me parece correcto, pero lo que no creo que se deba hacer es mofarse del rival después de aprovecharte de ello, de lo que no me cabe duda es de que alguno no tiene la conciencia tranquila Sobre la tangana final, Marcelino recurrió a una máxima del fútbol: Lo que sucede en el campo, queda en el campo pero sí aludió al implicado para que explique lo sucedido y no es precisamente su entrenador, que es un señor Soy consciente de lo que hago y respondo de ello, lo único que sé es que yo no actuaría así, pero lo demás que lo explique él Marcelino concluyó lamentándose: Es una forma muy cruel de quedar eliminados Casquero muestra su alegría tras anotar el polémico gol que los jugadores del Racing no se creían JUAN MANUEL SERRANO Pelea por el gol de Casquero El jugador getafense no envió el balón fuera ante la lesión de Garay y su gol, el 1- 1, clasificó a los azules; el jugador fue agredido por varios futbolistas del Racing TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Un golazo de Casquero segundos después de la lesión de Garay amargó la belleza de un encuentro que había sido precioso en el campo y en las gradas. El tanto del empate, con el central tirado en el suelo, suscitó la violenta reacción de Marcelino, entrenador racinguista, que acudió al banquillo de Laudrup a protestar con malos modos. Los que demostró el Getafe al no lanzar el balón fuera en la jugada del 1- 1. El propio Uche avisó a sus compañeros de la lesión de Garay, pero nadie echó el balón fuera. Decían que no le vieron. Al final del encuentro, los futbolistas del Racing agredieron al goleador de los visitantes camino del vestuario. Unos incidentes que destrozaron el buen partido vivido hasta el momento de la igualada. En el instante del empate, el Racing jugaba ya con diez hombres, por la expulsión de Serrano, en un cuarto de hora final que destrozó, con el mal ambiente, la bonita semifinal que habíamos presenciado durante setenta y cinco minutos en los que el once de Marcelino fue superior y no supo rematar su fútbol. Necesitaba un 2- 0 para remontar el 3- 1 sufrido en Getafe, salió a tope desde el primer minuto y a los seis marcó el 1- 0, en una incursión de Jorge López que Munitis remató en el pase de la muerte. Pero después, no acertó más. Y el tanto polémico de Casquero acabó con su sueño. Al principio, el Racing fue una avalancha que el conjunto madrileño no supo detener. Laudrup resopló, porque los blanquinegros no bajaron el ritmo tras conseguir tan pronto el 1- 0. Hasta que los azules, por fin, sacaron el carácter. Racing Getafe 1 1 Racing (4- 4- 2) Coltorti; Pinillos, Garay (Pablo, m. 84) Navas (Bolado, m. 86) Ayoze; J. López, Duscher, Colsa, Serrano; Tchité y Munitis (Smolarek, m. 71) Getafe (4- 4- 2) Ustari; Contra, Belenguer (Casquero, m. 56) Tena, Licht; Pablo (Gavilán, m. 39) De la Red, Celestini, Granero; Braulio (Albín, m. 62) y Uche. Árbitro Muñiz Fernández. Expulsó a Serrano (m. 73) por dos tarjetas. Amonestó a Belenguer, Granero y Ayoze. Goles 1- 0, m. 6: Munitis. 1- 1, m. 80: Casquero. Tardaron doce minutos en mostrar los dientes. Cortaron el acoso cántabro con pases precisos y advirtieron de su calidad en su primer contragolpe, que Uche desperdició al ver cómo Coltorti, vendido, despejaba su disparo. Braulio y Belenguer, en las siguientes acciones, desaprovecharon otras dos claras oportunidades de sentenciar la semifinal. El Getafe había superado la crisis y la semifinal se convirtió en una ruleta rusa desde ese momento. De infarto. Se enfrentaron dos 4- 4- 2 con estrategias de juego muy diferentes. Dos estilos opuestos que el Getafe obligó a plasmar con su reacción. Detenida la invasión, el conjunto madrileño comenzó a tocar y a realizar su fútbol de clase. Y el Racing decidió atacar a su manera, al contraataque. Aunque dominara, siempre buscó el robo de balón y la contra para sacar jugo de Serrano, Tchité y de Smolarek. El duelo fue trepidante. Un detalle podía decantar la historia de dos ciudades. El finalista de Copa estaba en el alero, como un equilibrista. Tras marcar su golito, Munitis tuvo otras dos ocasiones para dar la vuelta a la eliminatoria. Ustari despejó la tercera, a trallazo de Jorge López. La técnica de los azules era contestada por la velocidad diabólica de los blanquinegros. Tchité mandó alto una ocasión a puerta vacía. Y Colsa, tan elegante como frío, no supo remachar la última, por su lentitud innata. Muñiz no expulsó a Jorge López, que pisó con intención a Licht y la expulsión de Serrano echó el freno al poderío de los locales. Contra diez, el Getafe mandó. Y la lesión de Garay y el gol de Casquero incendiaron una semifinal sensacional. Tangana final y quejas del técnico