Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20- -3- -2008 TOROS www. abc. es toros 75 Las manos mágicas de Ponce contra el tiempo FERIA DE FALLAS Plaza de toros de Valencia. Miércoles, 19 de marzo de 2008 (festividad de San José) Última corrida de feria. Lleno de no hay billetes Toros de Juan Pedro Domecq, tres más fuertes (1 5 y 6 y tres en el límite; bajos de casta; destacó el 4 por el derecho. Enrique Ponce, de azul añil y oro. Estocada. Aviso (oreja) En el cuarto, aviso, dos pinchazos, aviso y dos descabellos (oreja) Salió a hombros por la puerta grande. José María Manzanares, de azul turquesa y oro. Estocada (palmas) En el quinto, dos pinchazos y estocada contraria. Aviso (silencio) David Esteve, de blanco y plata. Pinchazo y estocada atravesada que hace guardia, aviso y tres descabellos. (silencio) En el sexto, media estocada y dos descabellos. Aviso (silencio) to dejó la brega en otras manos, el toro, casi sin picar, parecía otro. Así que agarró de nuevo su capote y de nuevo las embestidas se suavizaron. Desde entonces se impuso la plasticidad poncista, y si no se le encasquilla la espada- -el presidente ahora sí que sujetó las manecillas hasta que fue inevitable enviar el segundo aviso- la apoteosis igual hubiera derivado en dos orejas y rabo. O al menos eso decía Aresti, sabia cabellera de senador romano. Una cayó, y se sumó a la que había arrancado del toro que estrenó la tarde, más toro y más cabrón. Cuestión de meigas y abracadabra parece que Enrique Ponce le sacara faena. Nadie daba un céntimo por sus embestidas, con las manos por delante, escasa fuerza y metiéndose por debajo de las telas. Mas el milagro se obró de nuevo. Meritísimos los naturales, que sin ser al unipase le daban su tiempo; limpias y consecutivas series que pusieron a todo el mundo de acuerdo: magia. Lección de alarde de poder con la guasa a derechas del juampedro. Acabó la cosa con un espadazo y la primera vuelta de llave a la puerta grande. La corrida de Juan Pedro Domecq dejó mucho, o casi todo, que desear. Desigual e igualada, en parte, con el nivel a la baja que se ha mantenido durante Fallas en cuanto a exigencia de presentación. Y pobre de fondo, muy pobre. Tres, en menos de cinco días, se nos prometen en la Feria de Abril como si fuesen platos de jamón... Ojalá disten mucho de ésta. Marcado peligro desde que salió tuvo por el pitón derecho el terciado tercero, mentiroso por el izquierdo pero asequible. David Esteve sufrió una cantada voltereta por el perfil avieso del enemigo, que en verdad lo era, y otra cuando se atracó de toro en la suerte de matar. Apenas ha toreado desde que se doctoró hace un año en punto y no se le ve para muchas batallas. Se ratificó la impresión con el embrutecido y caballuno sexto, que embistió tal cual. José María Manzanares estuvo torero y compuesto con un juampedro que se le apagó como una vela sin oxígeno; y discontinuo de temple con un flojo y aparente quinto que medio se dejó sin ritmo alguno. Nuevo milagro ZABALA DE LA SERNA VALENCIA. Las manos de Enrique Ponce tienen algo de Dorian Gray; envejecen las crónicas que las retrataron pero no su piel, ni su mágico tacto. O hay pacto con el diablo o Ponce ha encontrado el elixir de la eterna juventud, y se lo calla. Sumó ayer su trigésima cuarta puerta grande en Valencia e incrementó su palmarés de récords, que apabulla. En esa lucha contra el tiempo, que por él no pasa, entra también el ninguneo al que somete el minutaje del Reglamento. ¿Pero quién cambiaría la maravillosa armonía del fin de faena al cuarto por cumplir una ley que a veces debería ser más flexible? La sinfonía de recreo del maestro de Chiva, por esta vez, no debió ser interrumpida por el recado presidencial. Fue maravilla contemplar la armoniosa coda, un juego de equilibrio sobre las rodillas genuflexas; el peso se apoyaba sobre la rodilla derecha, como si fuese a iniciar un circular invertido, y el circular era, y se hacía eterno en un cambio de mano de pura seda que basculaba sobre la pierna contraria. Y ahora a la inversa, y el delirio estallaba en los tendidos, asombrados por la estética y la rima de los versos. Ponce quemaba las Fallas antes de hora como broche a una faena de temple y relajo exquisitos, especialmente en redondo, que era el pitón de mayor viaje del jabonero sucio de Domecq, una preciosidad de vitrina que había enamorado al torero. La lidia fue exactitud suiza. Otra vez la magia: en cuan- Enrique Ponce abrió su trigésima cuarta puerta grande en Valencia MIKEL PONCE José Miguel Callejón triunfa en la matinal de rejones José Miguel Callejón abrió la puerta grande en la corrida matinal de rejones celebrada ayer en la doble jornada taurina en Valencia. El rejoneador madrileño realizó una brillante faena frente al segundo toro, el mejor de la desigual corrida de Benítez Cubero. Causó sensación especialmente en banderillas a lomos de Arcón Como mató de manera efectiva, paseó el doble premio y se convirtió en el triunfador de la mañana. También debió salir en hombros Leonardo Hernández, que formó un tremendo alboroto con el ejemplar que cerró plaza. Cuajó una actuación redonda y rotunda, con un tercio de banderillas de gran verdad y pureza. Conectó tanto que, después de dos pinchazos y dos descabellos, paseó un trofeo. Otra oreja de gran mérito cortó Andy Cartagena frente al tercero, un toro muy parado al que hubo de llegar mucho el jinete de Benidorm. Éste fue el balance, según informa mundotoro: Javier San José, palmas; Callejón, dos orejas; Cartagena, oreja; Sergio Galán, silencio tras petición; Iván Magro, silencio tras aviso; Hernández, oreja. La plaza se llenó. www. zabaladelaserna. com