Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 JUEVES DE ESCENA www. abc. es juevesdeescena JUEVES 20 s 3 s 2008 ABC En el teatro realista se depende muchísimo de los intérpretes Tamzin Townsend y Jordi Galcerán s Directora y autor de Carnaval Dentro de unos días llega al teatro Bellas Artes Carnaval una obra de Jordi Galcerán que vio la luz en catalán hace un par de años, y que ahora se presenta en español, en lo que supone el reencuentro del autor con la directora Tamzin Townsend POR JULIO BRAVO FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Jordi Galcerán y Tamzin Townsend se conocieron cuando ella dirigió Palabras encadenadas pero se convirtieron en pareja de hecho profesional cuando el dramaturgo barcelonés puso en manos de la directora británica, para su producción madrileña, El método Grönholm Autor y directora se reúnen nuevamente para poner en pie Carnaval un intenso thriller policíaco que arranca con el secuestro de un niño de tres años. Antes del estreno, se han sentado para hablar de la obra y del teatro en general. decir mucho en pocas palabras... No sobra una sola palabra en sus textos. A veces me pica el lápiz rojo cuando tengo textos delante de mí, pero nunca me pasa con los de Jordi. -J. G: En el teatro inglés hay un gran respeto al autor; tiene un prestigio que en España, aunque lo está recuperando, había pasado a manos del director. El autor, en el teatro inglés, es un personaje respetadísimo. hago siempre, el trabajo previo con los actores: improvisaciones, el estudio de los personajes... En Carnaval hay tres personajes de los que se conoce su vida fuera de lo que pasa en escena, y hay otros dos de los que no se sabe nada, porque no hace falta. Pero también a estos les hemos dado una vida, es lo que yo llamo cocina privada desconocida para el público. Es el único ingrediente extra; el resto es simplemente ponerme al servicio del texto. -J. G. No es que el director no haga cosas. Simplemente, que lo que hace está a favor del texto. Sería muy difícil que Tamzin decidiera que uno de estos personajes de los que no se sabe nada fuera, por ejemplo, homosexual; y que le dijera al actor que lo interpretara amanerado porque queda divertido. No lo hará porque eso es ir en contra de la historia. Y otro tipo de director sí lo haría. A veces te encuentras montajes donde hay decisiones de la direccion que lo único que consiguen es distraer. -T T. Son actos de desesperación; yo los llamo fuegos artificiales. -Debe de ser tremendamente importante para un autor encontrar un director en quien confiar. -J. G: Fundamental. Y más en el tipo de teatro que hago yo, un teatro de texto donde el director ha de ponerse a favor de la historia... Y ser un poco como los buenos árbitros de fútbol, que son mejores cuando menos se les nota. Y Tamzin dirige así. En cambio, ves otro tipo de montajes en los que los directores tienen ideas originales que lo único que consiguen a menudo es sacarte de la historia. Todo lo que hace Tamzin va encaminado a contar la historia. Y para el tipo de teatro que yo hago, un director así es lo mejor. Ocurre lo mismo con Sergi Belbel, con quien trabajo a menudo en Barcelona; supongo que por razones distintas, pero es un director que está siempre a favor del texto. Tamzin tiene más mérito porque no es autora como él... Debe de ser porque es inglesa. -T. T: Es que tú debes de tener sangre inglesa en tus antepasados. Siempre se habla de la ironía británica... Pues Jordi la tiene, y mucha. Esa forma de -T. T. Lo primero es el texto, y lo que yo pretendo es montarlo. Si es bueno, yo no tengo que hacer mucho más. Otra cosa es un texto antiguo o uno en el que haya que hacer un sobremontaje e ir más allá del propio texto. Pero en el caso de Jordi Galcerán no hace falta más. Él cuenta una historia, y lo hace muy bien. Así que yo me pongo a su servicio. Lo extra es lo que -Tamzin, ha dicho Jordi Galcerán que no se nota que está cuando dirige una obra. ¿Es lo que usted pretende? Carnaval es la tercera obra de Jordi Galcerán que dirige la británica Tamzin Townsend J. G. Yo no tengo inconveniente en cambiar o arreglar el texto si les hace falta al director o a los actores T. T. Es fácil trabajar con él, tener una relación de confianza, en la que no necesito hacerle la pelota -J. G: Hasta que empiezan los ensayos. En ese momento yo desaparezco. -T Pero para mí está presente de alguna manera en los ensayos. Sé que si tengo una duda puedo llamarle y consultarle con tranquilidad y confianza. -J. G. Yo no tengo inconveniente en cambiar o arreglar el texto si les hace falta al director o a los actores. -En las tres ocasiones en que han trabajado juntos, ¿ha habido muchas conversaciones previas entre ustedes sobre la obra? ¿Los montajes descubren al autor cosas que no había pensado o no había tenido en cuenta? -J G. Claro. Y también descubren cosas que no funcionan. Yo confío mucho en el director y en los actores, porque cuando se meten en los personajes se dan cuenta de, por ejemplo, reacciones que ese personaje nunca tendría. Normalmente tienen razón. Y yo no soy de los que se resisten a cambiar. Si tienen razón, se varía el texto. De hecho, el desenlace de Carnaval es un poco distinto de cómo era en la versión catalana. Nos dimos cuenta de que el público salía demasiado desconcertado y, sin cambiar la esen- cia de lo que estábamos contando, intentamos buscar un final que fuera dramáticamente más contundente. Y creo que la versión en castellano es mejor que la catalana. -T T. También durante los ensayos de esta obra vimos cosas del final que me hicieron llamar a Jordi; vino, vio los ensayos, y esa misma noche hizo unos cambios que mejoraron la situación. El trabajo con él es muy fluido, muy fácil. ¿Se puede llegar a formar tándem en el mundo del teatro? lo es. Hay muchos autores a quienes siempre dirigen sus obras los mismos directores. -T. T. Pero es que es algo obvio. Es como cuando un director trabaja con los mismos actores. Cuando hay un reparto nuevo hay que pensar cómo voy a hablar con los actores, si van a entenderme... Hay que ganarse al reparto. Cuando repites con alguien, este trabajo ya está hecho. Saben tu código, tu manera de desenvolverte... -J. G. Es como un segunda parte de Palabras encadenadas Aquél era un thriller psicológico y éste es un thriller policíaco, un género que me gusta mucho, que he leído en novelas de género negro y que he visto en cine y en series de televisión... Pero que es muy difícil de llevar al teatro. Tienes muy pocos recursos para crear tensión e intriga, y me apetecía el ¿Cómo nace Carnaval -J. G. Sí; de hecho, éste está formado. Si Tamzin dirige a partir de ahora todas mis obras, yo encantado. -T. T. Es fácil trabajar con él, tener una relación de confianza, en la que no necesito hacerle la pelota ni decirle las cosas a medias. -J: G. Aquí no es tan común, pero en el teatro anglosajon sí