Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL Cinco años de guerra en Irak JUEVES 20 s 3 s 2008 ABC Alfonso Rojo EL INGLÉS DE AZNAR o intentaré ser gracioso, como han hecho varios en las tertulias radiofónicas y soltar que cada vez que habla sube el pan porque Aznar suele decir verdades como puños. Lo habitual, se trate de Kosovo, Israel o nuestra Historia, es que afirme evidencias que otros, con menor peso biográfico ni se atreven a formular. Tampoco me voy a meter con sus errores lingüísticos, aunque pifiara el verbo to take durante la entrevista que le hizo Radio 4 de la BBC. Con ligero acento americano, en un inglés excelente para quien lo ha aprendido ya mayor, repitió inflexible, los argumentos que siempre ha sostenido. A la pregunta de si habría que haberle dado a Sadam más tiempo, respondió categórico: No. Volvería a actuar de la misma manera. Fue un momento muy difícil, pero mis convicciones, mi conciencia y mi mente están limpias. Tomamos la decisión correcta Hasta ahí, ni un reproche. Después se metió en un berenjenal, cuando afirmó que la de Irak no es una situación idílica, pero sí positiva: No todos los problemas están resueltos, pero la vida de los iraquíes es más fácil que con Sadam. Pueden participar en elecciones, hablar libremente... Existe libertad, la posibilidad de establecer una democracia, mayor seguridad Coincidirán conmigo en que al ex presidente no le dio dios el don de la oportunidad. Sobre todo a la hora de las declaraciones. Yo apoyé la Guerra de Irak y no critico la foto de las Azores, en la que Aznar posó junto al presidente del país más poderoso del planeta, al lado del primer ministro de la democracia más antigua de la tierra y a la vera del jefe de Gobierno de nuestro más cercano y entrañable vecino. Tampoco el derrocamiento de Sadam. Se lo merecía el tirano y se hizo de una forma ejemplar y limpia. Otra cosa ha sido la postguerra, ejecutada con torpeza, sin los medios militares imprescindibles, plagada de errores estratégicos y con un principio equivocado: la creencia de que Irak sería una democracia ejemplar. No lo es, ni lo será en mucho tiempo, aunque haya periódicos, elecciones y hasta un parlamento. N AP Bin Laden amenaza a la UE con un grave castigo por las caricaturas de Mahoma En un nuevo vídeo, cuya portada aparece en la imagen, Osama Bin Laden amenazó ayer a la Unión Europea con un grave castigo por la publicación de las caricaturas de Mahoma. En el mensaje de audio, titulado La respuesta será lo que veis, no lo que oís difundido por internet, Bin Laden dijo que las caricaturas forman parte de una cruzada que implica al Papa, Benedicto XVI y que los europeos han bombardeado nuestros pueblos Bush no duda en calificar la guerra de Irak de noble, necesaria y justa Estados Unidos recuerda el quinto aniversario de la invasión con protestas, un renovado debate político y un discurso del presidente en el Pentágono PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque la economía- -o mejor dicho, el miedo a una recesión- -es el monotema que ocupa estos días a la opinión pública y la política Estados Unidos, ayer la guerra de Irak se abrió temporalmente paso hasta la primera página de la actualidad, al cumplirse el quinto aniversario de un conflicto iniciado en marzo del 2003 y que desde entonces ha supuesto para los estadounidenses un gasto de 600.000 millones de dólares y la vida de casi 4.000 militares. La fecha motivó acciones de protesta, un renovado debate político y un discurso del presidente Bush en el Pentágono calificando la guerra de Irak como noble, necesaria y justa Pese a reconocer que el esfuerzo militar ha sido más largo, duro y costoso de lo que anticipábamos el ocupante de la Casa Blanca insistió en que el uso de la fuerza en Irak fue la decisión acertada y mereció la pena. Es un planteamiento que contrasta con la creciente falta de respaldo en la opinión pública de los Estados Unidos y con los reproches de la oposición demócrata, que empieza a hablar ya de una guerra imposible de ganar. El presidente, con un tono de optimismo no registrado en Washington durante los dos últimos años, recalcó que el cambio de táctica y el despliegue de 30.000 soldados de refuerzo han abierto finalmente la puerta para una gran victoria estratégica en la guerra contra el terror Es un progreso que a su juicio también ha facilitado el primer levantamiento árabe a gran escala contra Osama Bin Laden Bush también rechazó la posibilidad de una rápida retirada de Irak. En la actualidad, el Pentágono dispone de unos 160.000 soldados con planes para este verano de llegar a los 140.000. El presidente advirtió que rechazará retiradas adicionales que pongan en peligro los avances logrados durante el último año. En su opinión, una salida precipitada de Irak solamente conseguiría animar y multiplicar la amenaza que representan tanto Irán como Al Qaida. De cara a las próximas elecciones presidenciales de noviembre, tanto Hillary Clinton como Barack Obama coinciden en sus planes de una pronta retirada de la mayor parte de los soldados del Pentágono en Irak. Por el contrario, el candidato republicano John McCain insiste en que esa presencia del Pentágono es un necesario compromiso a largo plazo, comparable a los esfuerzos sin calendario realizados en lugares como Alemania o Corea. En el contexto de grandes incertidumbres económicas que vive Estados Unidos, parte del renovado debate sobre los cinco años de guerra en Irak se centra en la factura de ese conflicto. Como prueba de ese énfasis en el pozo presupuestario sin fondo abierto hace cinco años, entre las protestas registradas ayer las autoridades realizaron decenas de detenciones ante la sede del Fisco federal en Washington, en un intento simbólico de bloquear la financiación de la guerra. Aunque inicialmente la Casa Blanca fijó en unos 60.000 millones de dólares el precio de derrocar a Sadam Husein, restaurar el orden e instalar un nuevo gobierno democrático, esos costes se han disparado hasta llegar aproximadamente a los 600.000 millones de dólares. La Oficina Presupuestaria del Congreso y otros estudios privados apuntan a un coste superior al millón de millones de dólares, en función de lo que dure el conflicto. Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, habla en un nuevo libro de al menos 3 billones de dólares hasta el 2017. Se trata de una cifra que incluye, por ejemplo, costes indirectos que no aparecen en las cuentas del Departamento de Defensa como el precio incrementado del petróleo o todo el dinero necesario para pensiones y prestaciones médicas de por vida a decenas de miles de veteranos con heridas físicas o psicológicas. Millones de millones Inusual optimismo