Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MIÉRCOLES 19- -3- -2008 ABC El pasado mes de septiembre, el deshielo estival en el Ártico fue el mayor de los registrados desde 1979 La NASA advierte de que el verdadero hielo ártico ya está bajo mínimos A pesar de que en apariencia la superficie helada es mayor, se trata de hielo estacional y débil que desaparecerá en verano ANNA GRAU NUEVA YORK. ¿Cuántas veces hay que demostrar que el planeta se calienta? Ahora es la NASA la que sale al rescate del paradigma del cambio climático, cuestionado por miembros de la clase política de EE. UU. con argumentarios tales como que este invierno ha hecho mucho frío y que parece que en el círculo polar ártico hay más hielo y no menos. Pues los satélites de la agencia espacial dicen que ojo, que lo que crece es el hielo de temporada, flor polar de un día, mientras decrece implacablemente el hielo perenne, el que lleva dos o más años en su sitio. El hielo ártico crece y decrece cada año al compás de las estaciones. Su extensión media en un mes de septiembre ronda los 4 millones de kilómetros cuadrados. En marzo se acerca a los 9 millones y medio. Este marzo, la observación combinada de los satélites de la NASA y de los del ejército de los Estados Unidos han mostrado un ligero incremento de la extensión media esperada, hasta alcanzar los 6,27 millones de kilómetros cuadrados. Eso es un 3,9 más que en los últimos tres años, pero sigue estando un 2,2 por debajo de lo que era la media hasta hace relativamente muy poco. Desde los años cincuenta la tendencia es descendente. Pero a partir de un momento dado desciende a velocidad de vértigo. Entre 1970 y 1990, los hielos árticos perennes se fundieron una media de 500.000 kilómetros cuadrados cada década. Desde el año 2000 esta velocidad se ha casi triplicado. Sólo entre los inviernos de 2005 y 2007 han desaparecido el equivalente de la extensión de los estados norteamericanos de Florida y California. Que no son precisamente los más pequeños de la Unión. Y lo peor es que el hielo perenne ha caído ya por debajo de todos sus mínimos históricos conocidos. En 2007 se redujo un 40 en sólo veintiocho años. En 2008 ya es un 30 O sea, la disminución es de un 10 en un solo año... que ha sido un año muy frío, además. Tradicionalmente el hielo perenne cubría entre el 50 y el 60 de las aguas árticas. Este año cubre menos de un 30 El hielo verdaderamente antiguo, el que lleva en el Ártico no menos de seis años, se redujo al 20 del total a lo largo de los ochenta. En estos momentos es menos del 6 Y sigue retrocediendo y, lo que es peor, adelgazando. No es hielo todo lo que parece, o si lo es, no va a estar ahí mucho tiempo. ¿Alguien se imagina un círculo polar de quita y pon, con todo el hielo desapareciendo en verano y reapareciendo sólo lo que dura el invierno, y sólo si este es verdaderamente frío? Pues esa podría ser la tendencia, de seguir así. Y eso que los últimos tres años pueden considerarse buenos particularmente el último, cuando se han registrado temperaturas más frías de la media en muchos de los espacios árticos. Los científicos saben que no es para echar campanas al vuelo: simplemente es el efecto de las llamadas Oscila- Entre 2005 y 2007 ha desaparecido una superficie de hielo igual a los estados de Florida y California