Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID MIÉRCOLES 19 s 3 s 2008 ABC El árbol más antiguo de Madrid Se trata de un ahuehuete que podría llevar más de 300 años plantado en el Parterre francés del Parque del Retiro. Las tropas francesas lo utilizaron para apoyar piezas de artillería en su tronco LETICIA TOSCANO MADRID. Con más de 400 años de historia, el Parque del Retiro alberga, en sus 118 hectáreas de extensión, ejemplares de todo tipo de árboles, entre los que se esconde el más antiguo de los plantados en los jardines de Madrid. Se trata de un ciprés calvo, conocido como ahuehuete, situado en el parterre francés del parque. Se cree que su antigüedad ronda los 340 años, aunque hay distintas teorías y leyendas que hacen variar la fecha en la que se plantó. La leyenda más romántica sitúa la fecha de arraigo después de la conocida como Noche Triste de Hernán Cortés, en 1520. De hecho, en México, lugar del que es originaria esta especie, se mantiene la teoría de que Hernán Cortés se abrazó a un ahuehuete para llorar amargamente por su derrota en la conquista de México. Este ciprés calvo, además, según las lenguas populares, sirvió de refugio para las tropas francesas napoleónicas durante la Guerra de la Independencia, explica Emiliano Bueno, uno de los encargados de los puntos de información de educación ambiental del Retiro. Al parecer, este árbol no fue talado en ese momento, como ocurrió con otros muchos ejemplares, porque las tropas francesas apoyaron una pieza de artillería en su tronco. Este ejemplar tiene una altura aproximada de 40 metros y una circunferencia de la base del tronco que supera los seis metros, pero lo mas llamativo es, sin duda, su enorme copa con forma de candelabro. A pesar de que es un árbol muy longevo, no deja de ser sorprendente que haya sobrevivido tantos años, ya que este ahuehuete ha tenido que adaptarse a las condiciones climáticas de Madrid, muy diferentes de las de Centroamérica, donde es común esta especie. Y es que, como comentaba Santiago Soria, subdirector general de zonas verdes y arbolado del Ayuntamiento de Madrid, en un jardín como El Retiro, los árboles no están cuidados, están mimados lo que les permite alcanzar un crecimiento y unas dimensiones superiores a las que tendrían si crecieran salvajemente. No en vano, de este parque se encargan más de 200 personas, entre jardineros municipales y operarios subcontratados, que no sólo cuidan de los 20.810 árboles de 160 especies diferentes, sino también de los 55 kilómetros de seto que hay plantados por todo el recinto. Pero el ahuehuete del Parterre no es el único ejemplar singular que el visitante puede encontrar en el parque. Aunque no está protegido por la Comunidad de Madrid, como ocurre con el longevo ciprés calvo, junto al Palacio de Velázquez se levanta un enorme Tejo al que envuelve el carácter mítico que tradicionalmente se ha adjudicado a esta especie. Altamente venenoso, los pueblos celtíberos lo llamaban árbol de la vida y la muerte y en los pueblos del norte de la Península llegó a sustituir a los cipreses en el cementerio. Este ejem- Ejemplares mimados Ejemplares singulares del Retiro Ahuehuete del Parterre, situado en el lado norte de El Parterre francés, tiene forma de candelabro ramificado y una copa de 24 metros de diámetro. Cedro del Parque del Retiro, ubicado en la zona ajardinada situada al sur del Monumento a Martínez Campos. Tiene una edad aproximada de un siglo y una altura de 33 metros. Pino Carrasco de la Rosaleda, plantado junto al seto que delimita la rosaleda en su lado oeste. Su singularidad radica en su antigüedad, ya que tiene 200 años, algo muy extraño en esta especie. Arce Plateado de los Jardines de Cecilio Rodríguez, situado en los Jardines de Cecilio Rodríguez, es uno de los pocos árboles de esta especie que viven en Madrid y uno de los más espectaculares de la ciudad. Ciprés Fúnebre, colocado dentro de los Jardines de Herreros de Palacios, junto al cerramiento de los de Cecilio Rodríguez. Por su ubicación, convivió con monos, elefantes y otros animales. Palmera de Fortune, ubicada en la Ría de Patinar, junto al puente más cercano al Ángel Caído. De gran altura, la circunferencia de su tronco no llega a medir un metro. Ciprés de los Pantanos, situado dentro del estanque del Palacio de Cristal, sus raíces están completamente dentro del agua. El ahuehuete se levanta majestuoso ante las formas planas del Parterre francés plar es peculiar por su porte, su tamaño, y su antigüedad, de unos 150 años comentaba Bueno. A escasos metros, un grupo de cipreses del pantano esperan frente al Palacio de Cristal. Uno de ellos, el mejor ejemplar del grupo, está protegido como árbol singular por la Comunidad de Madrid, pero el resto de los componentes del conjunto son igualmente espectaculares. De gran altura, tienen las SIGEFREDO Raíces en agua Hernán Cortés lloró abrazado a uno de estos ejemplares en la Noche Triste tras ser derrotado en México En el Retiro hay 20.810 árboles de 160 especies diferentes y 55 kilómetros de seto a lo largo de todo el recinto raíces completamente dentro del agua y una base bastante más gruesa que el resto del tronco, para hacer frente a posibles movimientos de mareas. Al igual que ocurre con el ciprés calvo y el del pantano, en el Retiro hay un total de siete árboles considerados singulares, ya sea por su antigüedad, exotismo o características físicas. Un sábado de cada siete desde los puntos de información del parque se ofrecen rutas guiadas que los visitan.