Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19- -3- -2008 Semana Santa 2008 MADRID 51 llas de indudable belleza realizadas por artistas de gran renombre han convertido a Madrid en espacio para una gran celebración que el pueblo cada vez siente más como propia. Cualquier madrileño podrá comprobar esta evolución con una simple visita al Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, institución que acoge un importante legado en papel y en blanco y negro. Con sólo elegir un tema o término, el visitante comenzará un histórico viaje por la vida institucional y social de Madrid. Así, ayer pudimos realizar un emotivo periplo por la Semana Santa en la región a través de los destacados fondos de esta institución. Animados por la viceconsejera de Cultura y Turismo, Concha Guerra, y la jefa de área del Archivo Regional, Berta Bravo, emprendimos un plan alternativo para estas fiestas que ambas recomiendan a los madrileños. Aunque el Archivo custodia 5,9 millones de unidades documentales y 1,5 millones de imágenes fotográficas, nos centraremos en aquellos que conforman la historia religiosa de la región. En su mayoría proceden del relevante Fondo Fotográfico Martín Santos Yubero, aunque el visitante también podrá perderse entre otros fondos, como los de la Inclusa y el Colegio de la Paz, el Hospital de San Lorenzo, el Archivo Histórico Municipal de Villamantilla, las Consejerías de Justicia e Interior... En este nostálgico viaje a través de documentos recogidos desde el siglo XVI y cerca de 5.000 fotografías tomadas entre 1934 y 1986, el visitante podrá descubrir cómo se desarrollaban las procesiones en los convulsos años treinta, cómo caminaban los penitentes descalzos sobre adoquines y raíles de tranvía, cómo se desarrollaba el Rosario de Penitencia en la Plaza Mayor, cómo colocaban los más pequeños los ramos de palma en el balcón... Más de 1,5 millones de fotos Paso de la flagelación 3 de abril de 1953 Luis Prados de la Plaza LA PASIÓN, SEGÚN EL PUEBLO Procesión del Silencio en la noche del Viernes Santo de 1941 Con mantilla Y también descubrirá tradiciones que han superado la barrera de los años, como la procesión de Jueves Santo de Villarejo de Salvanés, la Pasión Viviente de Chinchón, el volteo de campanas el Sábado de Gloria, las mujeres con mantilla en Recoletos... Todo aquel que lo desee, y con el único requisito de presentar el DNI, podrá descubrir a través de fotografías las diversas procesiones que a lo largo de la historia se han realizado por las calles de Madrid, sus cofrades, los pasos de Semana Santa, los crucificados y encapuchados, las manolas y penitentes, el recogimiento de los asistentes... Sin olvidar los Rosario de penitencia en la Plaza Mayor el 13 de abril de 1963 puestos callejeros y comercios emblemáticos en esas fechas que hoy en día ya han desaparecido. Además de las fotografías, se pueden consultar numerosos documentos en papel procedentes, entre otras, de instituciones como la Inclusa y el Hospital de San Lorenzo. Así, encontramos algunos tan curiosos como la autorización del Rey para celebrar la procesión de Pascua en el Retiro en 1708, los cultos que se celebraron en 1875, los gastos de Semana Santa a mediados del XVII o, incluso, las órdenes de los Diputados de la Cofradía de la Soledad de efectuar pregones por diversos pueblos para que se acuda a la procesión de Jueves Santo. adrid y su vocación acogedora de siempre. Todo se conserva y, al mismo tiempo, todo cambia. Puestos a recordar el ambiente de Semana Santa de mi niñez, con silencios, sermones, vigilias y monumentos para visitar en los templos parroquiales y capillas de los barrios más cercanos, el signo de recogimiento cristiano se manifestaba por la suspensión de espectáculos públicos, que suspendían su programación. Los estrenos de teatros y cines renovaban sus carteleras en el Domingo de Resurrección, incluso se anticipaban en veinticuatro horas, para volver a abrir sus taquillas el Sábado de Gloria. El sonido de música sacra rompía el silencio de la meditación que se recomendaba en familia y en colectividades culturales. Los desfiles procesionales tenían su recorrido tradicional, con menos adornos, en razón del momento económico, sin duda, y la menor disponibilidad de los enseres. La forma de exhibirse la Semana Santa de Madrid, sin embargo, se diferenciaba poco de las intenciones con que venía expresándose desde cuatro siglos antes, cuando se organizaron las primeras cofradías religiosas, impulso de los gremios profesionales, por cierto. M El paisaje urbano y la forma de entender cada generación el esplendor y los signos artísticos, en evolución constante, es lo que marca la diferencia, en una comparación de imágenes y sonidos. El sentido cristiano de la Pasión y Muerte de Jesús único posible de la Semana Santa, como recordó José María Álvarez del Manzano en su pregón de hace unos días) es un misterio de la fe, aunque cada sentimiento popular- -de masas o particulares- -venga a expresarlo de manera diferente... ¿No venimos repitiendo desde siempre que la procesión va por dentro Pues esa es la verdadera fórmula con que la gente se echa a la calle para conmemorar estas fechas: religión, cultura, sensibilidad, arte, turismo, tradición. En estas fechas y en estos tiempos nada se interrumpe. Un sacerdote que ofició la misa entre las palmas, olivo y romero, al despedir a la feligresía que llegaba hasta la calle, dio las gracias por sentirse tan acompañado en este Domingo de Ramos La sociedad es la que se transforma y recoge en cada época aportaciones de nuevos vecinos que se van incorporando a Madrid, desde otras tierras: por eso se enriquecen y se renuevan las representaciones. Lleno absoluto en un escenario de templos, calles y plazas, rincones del viejo Madrid. El emocionante recorrido del Santo Entierro, de la procesión del Silencio, Jesús Nazareno el Pobre, el Divino Cautivo, Nuestro Padre Jesús de Medinaceli... brindan en la Semana Santa madrileña una oportunidad de sumarse a esta manifestación del pueblo, donde la tradición se transmite y la calle recibe el eco de los sentimientos.