Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 19 s 3 s 2008 ABC Obama insiste en la necesidad de superar divisiones raciales en EE. UU. El candidato reitera que esta nación es mucho más que la suma de sus partes P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. Ante las polémicas y tensiones, casi inevitables, cuando por primera vez en la historia de Estados Unidos un afroamericano tiene posibilidades de llegar a la presidencia, Barack Obama ha dedicado ayer uno de sus elocuentes discursos en Filadelfia a la espinosa cuestión racial. El candidato ha aprovechado la controversia generada por algunas declaraciones inflamatorias de su reverendo y asesor espiritual en Chicago para urgir la necesidad de reflexionar y mejorar las complicadas relaciones existentes entre los diferentes grupos raciales que forman el mosaico americano. En su esfuerzo por forjar una candidatura post- racial, con respaldo entre blancos y negros, el senador por Illinois ha recordado una vez más que él mismo es producto de un padre negro de Kenia y de una negra blanca de Kansas y que nunca se podrá olvidar que su ascendencia electoral no sería posible fuera de un país como Estados Unidos, con problemas raciales pero también con enormes oportunidades. Barack Obama, que el próximo 22 de abril disputará las primarias de Pensilvania sin la ventaja de una significativa porción de voto negro, ha argumentado que su historia personal no me ha hecho el candidato más convencional pero sí que le ha dejado grabado a nivel genético que la idea de esta nación es mucho más que la suma de sus partes A su juicio, el problema es que Estados Unidos se ha quedado enganchado en un empate racial sin discutir con sinceridad y seriedad estas cuestiones. Según el aspirante a la nominación presidencial demócrata, él no cree que con solo unas elecciones se vayan a solventar las divisiones raciales existentes, aunque con un esfuerzo compartido sí sería posible superar algunas de nuestras viejas heridas Obama ha recordado que incluso su abuela blanca, que se sacrificó para criarle con todo el amor del mundo, tenía problemas con los negros. El senador también se ha distanciando de los radicales sermones del reverendo Jeremiah Wright, argumentando que el error de su pastor ya jubilado no ha sido hablar del racismo en Estados Unidos sino hablar como si nuestra sociedad fuera estática, como si no se hubiera logrado ningún progreso El nuevo gobernador de Nueva York, David Paterson, y su mujer, Michelle REUTERS Viejas heridas Más sexo en Nueva York David Peterson, el nuevo gobernador de Nueva York, tras la dimisión de Eliot Spitzer por un escándalo de prostitución, reconoce públicamente que tanto él como su esposa mantuvieron relaciones con terceros durante una crisis de su matrimonio PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Si bien es cierto que la progresía no suele fallar a la hora de reprochar a Estados Unidos su puritanismo, estos días la escena política de Nueva York tiene un je ne sais quoi sexual que rivaliza con Francia. Aunque el Hudson no es el río Sena, ni Manhattan se parece a París, tras la dimisión de Eliot Spitzer por un escándalo de prostitución de lujo, el nuevo y accidental gobernador de Nueva York ha optado por evitar futuros quebraderos de cabeza con el reconocimiento público de grietas en su fachada matrimonial. Este lunes, David Paterson tomaba triunfalmente posesión como primer gobernador negro e invidente de Nueva York, acompañado por su sonriente esposa y dos hijos. Y al día siguiente, el político demócrata de Harlem se ha confesado en las páginas del diario Daily News sobre los esqueletos en su armario. Reconociendo, oui, oui que hace varios años sufrió una profunda crisis matrimonial y que tanto él como su mujer Michelle mantuvieron relaciones con terceros antes de reconciliarse. Según el relato con final feliz de Paterson: Hubo un momento en que mi matrimonio estuvo a punto de acabarse pero buscamos ayuda y decidimos que queríamos hacer funcionar nuestra pareja. Michelle es totalmente conocedora de lo que ocurrió Versión coreada por la nueva primera dama de Nueva York según la cual aunque es normal que un matrimonio atraviese por periodos difíciles lo importante es que tus hijos vean un esfuerzo de superación Dentro de este ataque preventivo para cerrar la puerta a eventuales escándalos, David Paterson ha detallado que él tuvo una amante entre los años 1999 y el 2001. Con la que a veces se citaba en un hotel de Manhattan: el Days Inn situado en la confluencia de Broadway y la calle 94 west, más modesto que el lujoso Mayflower elegido por Eliot Spitzer para sus lances en la capital federal Washington. Paterson ha recalcado que nunca utilizó fondos públicos o donativos electorales para costear la logística de su aventura extramatrimonial. Y también ha desmentido categóricamente los esporádicos rumores en la capital estatal Albany que como fruto de su adulterio tuvo un hijo. Y por si fuera poco, en otra surrealista rueda de Prensa celebrada ayer, el nuevo gobernador también ha reconocido varios affairs adicionales. Incluidos romances con funcionarias del gobierno estatal que en su momento no trabajaban directamente bajo su supervisión. La semana pasada, Michelle Paige Paterson ya exhibió en declaraciones al Daily News una llamativa comprensión hacia el criticado papel de la esposa de Eliot Spitzer. En su opinión, la vida es muy frágil y nunca se sabe lo que puede pasar por eso no se debe enjuiciar a las personas Negando que le preocupasen otras mujeres a la vista del ascenso de su marido a un cargo con intensas obligaciones y muchos viajes de trabajo. Por si faltase tema de conversación, el New York Post también ha aportado ayer su propio granito morboso a esta tórrida primavera de escándalos sexuales en cadena. El diario ofrece el exclusivo testimonio de Teddy Pedersen, conductor del ex gobernador de Nueva Jersey, Jim McGreevey, forzado a dimitir tras descubrirse su condición de homosexual y que intentó enchufar en el gobierno estatal a su novio. Según las confesiones del chófer, corroboradas por el propio McGreevey, tanto el ex gobernador como su esposa en trámite de divorcio, Dina Matos, practicaron ménage à trois Todo muy francés. La vida es muy frágil Hotel menos lujoso Obama, durante un acto por el día de San Patricio AP Estos días la escena política de Nueva York tiene un je ne sais quoi sexual que rivaliza con Francia