Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19- -3- -2008 El culebrón del Pazo de Meirás ESPAÑA 17 La Justicia autoriza a los técnicos de la Xunta a inspeccionar el Pazo de Meirás Los herederos de Franco pierden otra batalla legal s La intención de Cultura es examinar la propiedad para ver si puede ser declarada Bien de Interés Cultural A. MARTÍNEZ LA CORUÑA. El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha vuelto a fallar a favor de la Consejería de Cultura y, por tanto, autoriza la inspección del Pazo de Meirás, ubicado en Sada (La Coruña) por parte de los técnicos de la Xunta. El objetivo del departamento autonómico, que tiene al frente a la nacionalista Ánxela Bugallo, es examinar el inmueble y comprobar su estado de conservación de cara a su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) Esta figura de protección patrimonial, la máxima de la comunidad autónoma, que no altera la propiedad, obligaría a los dueños a abrir al público este particular castillo asentado en una finca de más de seis hectáreas un mínimo de cuatro días al mes; a adoptar medidas de protección y preservación, y además otorgaría a la Administración una posición preferente con derecho de tanteo y retracto si se pusiese a la venta. El culebrón de la residencia veraniega de Francisco Franco durante 36 años (la recibió en 1939 por obsequio del pueblo de La Coruña y antes cobijo de una de las grandes figuras de la literatura española, Emilio Pardo Bazán, parece estar llegando a su final, después de las largas dadas al bipartito gallego por la familia del caudillo, hoy encabezada por la hija del general, Carmen Franco. Ante las diferencias que mantienen los herederos (que se resisten a la catalogación de BIC) con la coalición de socialistas y nacionalistas, a principios del mes de octubre de 2007, el Alto Tribunal gallego dictó un auto que denegaba el recurso de suspensión cautelar de las actuaciones de la Xunta presentado por la misma Carmen Franco a raíz de la intención de los técnicos de la Dirección General de Patrimonio Cultural, dependientes de la Consejería de Cultura, de entrar e inspeccionar el 30 de agosto del año pasado el Pazo de Meirás. La sección segunda de la sala de lo contencioso administrativo del TSJG dictó entonces un auto en el que primaba el interés público sobre el privado, para permitir a la Xunta realizar este estudio, rechazando, de este modo, el recurso presentado por los abogados de Carmen Franco Polo, que argumentaba perjuicios a la intimidad y apelaba a la inviolabilidad del domicilio. El auto reconocía a la Administración, en concreto a la Dirección General de Patrimonio Cultural, la apariencia de buen derecho apoyado en la legalidad vigente, y recordaba que según la Ley de Patrimonio Cultural de Galicia, el impedir este acto supone una infracción leve y apareja una sanción de hasta 60.000 euros. que la Consejería de Cultura, a través de un letrado de la Xunta, formalizó el pasado 10 de septiembre en el registro de los Juzgados de lo Contencioso- Administrativo de La Coruña para solicitar la inspección técnica del singular y emblemático Pazo de Meirás. Cultura pedía que se determinase día y hora para proceder a la entrada, o, por el contrario, que se estableciese si era este departamento el que debía poner la fecha. A finales de octubre, el titular del Juzgado de lo Contencioso- Administrativo número 1 de La Coruña, encargado del procedimiento, decidió inhibirse en el conocimiento de la causa en favor de la Sala de lo Contencioso- Administrativo del TSJG. Y el TSJG fue el que falló a favor de la Xunta. La resolución fija como condiciones que la inspección se lleve a cabo en breve, que el reportaje fotográfico se limite al estudio de conservación e inspección, y que no haya publicidad de la operación. La Consejería de Cultura expresó su gran satisfacción por la resolución judicial, y subrayó que siempre fue muy respetuosa con la intimidad de la familia tal y como pide la sentencia. El departamento de la Xunta encargado del patrimonio no, en base a lo recogido en este último auto judicial, no hará pública la fecha en la que los expertos puedan hacer su trabajo para conseguir, con esta pauta de conducta, que puedan realizarlo con total y absoluta tranquilidad, y siempre y en todo momento, respetando la intimidad de sus hacendados durante el polémico análisis. Los herederos pueden recurrir este último fallo La familia Franco puede recurrir el último fallo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, aunque la Consejería de Cultura espera que, por un mínimo de responsabilidad no lo haga. A partir de ahora, la administración y los propietarios deben pactar una fecha para que los técnicos puedan realizar la correspondiente inspección, que se llevará a cabo en una data fijada por las dos partes. En caso de que este acuerdo no se produzca, serán los tribunales los que determinen el día y la hora de acceso al pazo. Se encargarán del registro una arquitecta, un arqueólogo, y una historiadora del arte, los mismos que ya lo habían intentado en agosto. Operación sin publicidad En esta causa, la primera victoria legal de la Consejería de Cultura, la recurrente era Carmen Franco, como propietaria, mientras que la administración denunciada era el departamento autonómico que comanda Ánxela Bugallo (BNG) El otro proceso judicial, recientemente resuelto, fue abierto a raíz de la petición ERNESTO AGUDO que se ha quedado sólo con la parafernalia exterior. Nuestros enemigos eran, entonces, la derecha y los carlistas Igualmente, reconoce que noto más sectarismo en la izquierda que en la derecha porque el que pierde conserva más tiempo el sectarismo Diferencias y demoras Entusiasmo en el POUM La noticia de la donación de la bandera de combate de los poumistas de Sabadell fue recibida con entusiasmo por parte de Pello Erdoziain, secretario de la Fundación. Será enmarcada y expuesta en un pequeño museo, junto a otros documentos y legados de antiguos militantes poumistas, que instalaremos en un local municipal apunta Erdoziain. La Fundación Andreu Nin está negociando con el Ayuntamiento de Barcelona la cesión de un espacio de la ciudad para instalar el futuro centro de documentación del POUM que, añade Erdoziain, estará abierto a investigadores e historiadores de todo el mundo El Pazo podría ser abierto al público al menos cuatro días al mes ABC