Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 s 3 s 2008 Tribuna Abierta OPINIÓN 7 Oswaldo Payá LA MANO AMIGA ESPAÑOLA NO ES LA MANIPULACIÓN QUE HACE EL PSOE Es insultante que una política sumamente criticada por la casi totalidad de la representación de la sociedad civil y disidencia en Cuba sea presentada como triunfo de un partido. Esta conducta del PSOE es una total injerencia en los asuntos internos de Cuba para apoyar y justificar la opresión N UNCA hemos intervenido en la política interna española, aunque últimamente el PSOE ha usado sistemáticamente a Cuba, nuestro dolor, la desventaja del pueblo cubano debido a la opresión en que vivimos, para sus fines políticos. Lo hace en primer lugar ofendiendo la inteligencia de los cubanos y de los españoles; tapando el sol con un dedo y justificando lo que no tiene justificación. Sus manifiestos fines con ese llamado diálogo crítico se han convertido en un medio para hacer política partidista, instrumentalizando, generalmente de manera burda, la situación cubana. Exhibir como trofeo lo que llama logros para su ganancia política no es leal ni con el cubano, ni con los españoles, pues el gobierno del PSOE, con su aliado IU, sabe muy bien que no ha habido ningún compromiso ni manifiesta voluntad de cambios buenos para Cuba. Y los cambios si son verdaderos tienen que conllevar a la liberación de todos los prisioneros políticos, no a desterrar y regalar a algunos antes de las elecciones españolas. Cambios verdaderos serán cambios en las leyes para que se respeten los derechos de los cubanos. Pero la política del PSOE e IU deja muy claro al Gobierno cubano que eso no es un asunto importante, que las relaciones pueden desarrollarse al máximo aun en el continuismo del orden de no derechos, pero que se necesitan gestos para poder presentar algo a los españoles antes de que votasen. No sé quiénes deben sentirse más insultados si los españoles o los cubanos. lo que queríamos dialogar. Sinceramente, la relación establecida entre la sociedad civil cubana y el gobierno anterior era con el Gobierno de España y no con el gobierno del PP Y fue una relación fluida, muy digna, transparente, positiva y respetuosa. Eso del gobierno del PSOE, del gobierno de un partido, comenzó con este gobierno que hay ahora en España y nunca antes, después de la Transición. xcluirnos de invitaciones a las celebraciones nacionales fue el primer paso, muy simbólico, de la exclusión que vendría después. Al negar los gestos simbólicos de reconocimiento de que en Cuba, no sólo hay gobierno sino sociedad civil, fue coherente este gobierno del PSOE y su aliado IU desde que comenzaron, pues después ha tratado de que esa misma política la tenga toda Europa. Es decir, el distanciamiento de la sociedad civil, la justificación del régimen y, lo peor, presentar como logros supuestos progresos mientras la opresión y la falta de derechos se mantiene o crece. De esta manera no han contribuido, sino perjudicado el cambio pacífico en Cuba, pues alientan el inmovilismo. Es insultante que una política sumamente criticada por la casi totalidad de la representación de la mayoría de la sociedad civil y disidencia en Cuba sea presentada como triunfo de un partido. i quieren nuestra opinión, esta política y esta conducta del PSOE y sus aliados de IU, son una total ingerencia en los asuntos internos de Cuba para apoyar y justificar la opresión, para ofrecer una imagen de cambio a partir de gestos pactados en las que se manipulan personas y se abusa de la desinformación y la falta de libertad de expresión que sufren los cubanos. Así están dañando las relaciones entre los pueblos de España y Cuba, y protagonizando una deslealtad al vínculo cultural, humano e histórico que existe entre nuestros pueblos. Cuando amigos del PP o de Unión Democrática de Cataluña dicen que si vienen a Cuba van a encontrarse con nosotros y el Gobierno cubano les niega esa posibilidad, y entonces ellos no vienen, se niegan entonces a ser parte de la exclusión que sufren los cubanos. Cuando el PP dice que quiere mantener el diálogo con los cubanos, pero con todos los cubanos, y no se deja imponer condiciones de exclusión y proclama con transparencia que trabajará por el respeto a los derechos de todos los cubanos, está tendiendo la mano hermana del pueblo español al pueblo cubano. E S E l señor Bernardino León me ha mencionado diciendo que Oswaldo Payá, de la misma familia política del PP, apoya la política del diálogo crítico del PSOE En primer lugar, somos familia de España, pero eso es algo que al parecer el sectarismo que ha invadido el PSOE no puede entender. Siempre respetaremos al gobierno elegido por los españoles como el Gobierno de España, pero en los últimos cuatro años, también de cara al mundo, éste no ha sido un Gobierno que tiende la mano española para Cuba, sino que hace o permite una manipulación de Cuba por el parti- do socialista y el comunista. Respetamos a muchas personas de buena voluntad de ese partido y a sus electores, pero deben saber cómo nos sentimos y qué se hace en nombre de ellos, y peor, qué se hace en nombre de España. Si esto mismo está ocurriendo dentro de España, si el sectarismo hace que el Estado y la sociedad sean capturadas por un partido, es algo que tienen que resolver los ciudadanos de ese estado. Nosotros sufrimos eso a ultranza y sabemos lo que significa. tro asunto es que ese llamado diálogo crítico ni es diálogo, ni es crítico. Nuestra experiencia es que durante los gobiernos anteriores y especialmente durante el gobierno anterior en España, sí hubo la voluntad de un verdadero diálogo crítico con el Gobierno cubano y un verdadero diálogo con O Exhibir como trofeo lo que llama logros para su ganancia política no es leal ni con el cubano ni con los españoles, pues el gobierno del PSOE sabe muy bien que no ha habido ningún compromiso ni manifiesta voluntad de cambios buenos para Cuba. Y los cambios, si son verdaderos, tienen que conllevar a la liberación de todos los prisioneros políticos, no a desterrar y regalar a algunos antes de las elecciones españolas