Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 GENTE www. abc. es gente MARTES 18- -3- -2008 ABC El CSI vuelve al rancho de Manson Debra, hermana de la actriz Sharon Tate, que murió salvajemente asesinada por miembros de la familia Manson busca más muertos cerca del rancho donde estos vivían. Debra quiere que el líder de la secta se pudra en la cárcel POR MANUEL PENELLA En el penal de Folsom, con el número B 33920, Charles Manson, un preso bajito y delgado, de setenta y cuatro años de edad, todavía alberga la esperanza de acceder a la libertad condicional, tras casi cuarenta años de encierro. Ha dedicado no pocas horas a diseñar un completísimo equipo de vagabundo, por si llega la ocasión. Nunca se ha arrepentido de haber mandado a cuatro de sus seguidores- -un muchacho y tres muchachas- a casa del director de cine Roman Polanski, con orden de matar a todos los que allí se encontrasen. El asesinato de la actriz Sharon Tate, en avanzado estado de gestación, y de tres de sus amigos conmovió al mundo, allá por el año 1969. De no haber sido por las confidencias de Susan Atkins, una de las integrantes del comando, a una compañera de cárcel, el horrendo crimen hubiera podido quedar impune: no había ninguna relación entre Manson y los Polanski. El móvil de la matanza era incomprensible. Manson pretendía provocar un apocalíptico enfrentamiento entre los blancos y los negros, pero también, en un plano más operativo, quería acreditar su condición de profeta ante sus seguidores (llevaba varios meses anunciado una ola de violencia racial) Simultáneamente, pretendía disfrutar de su absoluto dominio sobre sus alocados sicarios y, de paso, satisfacer una venganza contra el mundo del espectáculo, por haber sido desdeñado su genio musical por el propietario de la casa alquilada a los Polanski. Como él no participó directamente en la matanza, siempre se ha considerado víctima de una injusticia. Interrogado por sus actividades en aquellos tiempos, a dicho, memorablemente, que fue Debra Tate busca más víctimas en el rancho de la familia Manson en las Montañas Panamint del Valle de la Muerte (California) AP Siempre se dijo que las víctimas del siniestro Charles Manson eran muchas, más de veinte. Quizá ahora aparezcan La bellísima Sharon Tate, esposa de Polanski, murió en 1969 ABC como un sueño Todavía tiene admiradores, algunos convencidos de su inocencia, otros, como la cantante Marilyn Manson, por razones estéticas de género morboso. De vez en cuando, por un puñado de dólares, vende alguna canción por internet o un mechón de su cabello. Es prácticamente imposible que se le conceda la libertad bajo palabra. Sobre él pesa también el asesinato del matrimonio La Bianca, otro asesinato absurdo, también por encargo. El cuerpo Shorty Shea, de quien dijo que se había suicidado con una pequeña ayuda apareció ocho años después, enterrado en el desierto, gracias a la confesión de uno de sus seguidores. La hermana menor de Sharon Tate, Debra, ha tomado el relevo de la generación ante- rior, decidida a impedir que Manson vuelva a pisar la calle. En estos momentos, Debra Tate y un equipo de investigadores provistos de sofisticados aparatos, capaces de detectar cuerpos humanos enterrados durante largos años, exploran los viejos escenarios de Charles Manson y su familia, especialmente el Valle de la Muerte. Ya han sido localizados varios puntos sospechosos. Siempre se dijo que las víctimas de Manson habían sido muchas, quizá más de veinte. Pero, como él decía, a imitación de una secta de adoradores del diablo que había frecuentado, el secreto estaba en hacer desaparecer los cuerpos. Quizá los restos presuntamente enterrados en el desértico Valle de la Muerte tengan algo que decirnos al respecto, gracias a los avances de la ciencia forense. De momento, incertidumbre y misterio. La investigación no ha hecho más que empezar, pero la hermana de Sharon Tate y los expertos no se llaman a engaño: que los restos aparezcan es una cosa; demostrar la culpabilidad de Charles Manson, otra muy distinta.