Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 s 3 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 67 De Eusebio acusa al Teatro Real de faltar a la verdad sobre el centenario de Albéniz El director artístico del coliseo aseguró que no programaba la ópera Henry Clifford por falta de partitura pública disponible SUSANA GAVIÑA MADRID. La reacción del director de orquesta e investigador de la obra de Isaac Albéniz, José de Eusebio, no se ha hecho esperar tras las declaraciones realizadas la pasada semana por el director artístico del Teatro Real, Antonio Moral, durante la presentación de la próxima temporada. En ellas, Moral justificaba la ausencia en la programación- -dentro del ciclo dedicado Albéniz con motivo del centenario de su muerte- -de la ópera Henry Clifford al no haber material público partitura disponible Esta frase es la que ha provocado gran malestar en De Eusebio, hasta el punto que ha solicitado a Moral, a través de una carta a la que ha tenido acceso ABC, que rectifique y modifique públicamente las declaraciones realizadas el día 12 de marzo, y que según el músico han provocado que reciba incontables llamadas por esta situación que usted ha creado, y me ha afectado ya profesionalmente En el citado texto, De Eusebio le recuerda al director artístico las conversaciones mantenidas con el teatro madrileño con motivo del centenario unos diez meses en el material de la obra, y no tenía ni tiempo ni la obligación de hacerlo, salvo que usted quisiera remunerar mi trabajo, algo a lo que usted se negó, y, por supuesto, -continúa- -tenía derecho a negarse porque no media relación alguna entre el Teatro Real y mi persona Según De Eusebio, ésta es la verdadera razón por la que el coliseo madrileño no ha programado la ópera de Albéniz, y no la esgrimida hace tan sólo unos días: Decir que no existen materiales públicos para su ejecución, además de una entelequia, es faltar a la verdad. No existe en el derecho de la propiedad intelectual el concepto materiales públicos Y añade: No hay tampoco ONG alguna, ni investigador alguno que vaya a trabajar gratis para usted ni para nadie Acusa además a Moral de enviar un mensaje equívoco a la sociedad musical que implica una privacidad malentendida de material alguno relacionado con el trabajo de recuperación que he realizado en ésta y en el resto de las obras líricas de Albéniz Lo que refrenda más adelante afirmando que las obras que yo he recuperado de Albéniz- -todas las líricas y orquestales- -se pueden programar pefectamente sin mi consentimiento y conocimiento Algo que, según De Eusebio, ha hecho, por ejemplo, Moral al programar en el ciclo dedicado a Albéniz la partitura Poèmes d Amour José de Eusebio ha construido su carrera gracias a la investigación y recuperación de la obra de Isaac Albéniz- -además de su trayectoria como director de orquesta- entre las que destacan las óperas Merlín grabada en disco- -que le valió un grammy- -y en DVD; Pepita Jiménez grabada también en disco y nominada de nuevo a los grammy; Henry Clifford grabada también; y la zarzuela San Antonio de la Florida Ganador de un grammy del compositor, interesándose especialmente por la ópera mencionada, recuperada y grabada por De Eusebio para el sello DG, con las voces de Plácido Domingo, Carlos Álvarez y Jane Henschel. En estas conversaciones, el músico le avisaba de la problemática de programar Henry Clifford atendiendo sólo al disco, ofreciéndose a continuación a evaluar el estado de los materiales para poder ejecutar en directo la ópera. El dictamen fue claro: necesitaba trabajar José de Eusebio, en una imagen de archivo JAVIER PRIETO Las penurias de un compositor español No es la primera vez que el Teatro Real le da con la puerta en las narices a la obra de Albéniz. Ya sucedió en el año 2000, cuando estaban al mando Cambreleng y García Navarro. Una falta de coordinación entre ambos provocó que su Merlín programado inicialmente en el Real, se celebrara en el Auditorio. La compensación llegaría en el 2003 con su estreno mundial en versión escenificada, bajo la batuta de De Eusebio. La ópera volverá a sonar en breve, pero en versión de concierto, en Suiza. El que sí ha querido cumplir con el centenario de Albéniz es el Festival de Música de Canarias que ha programado para el próximo año, en versión de concierto, Henry Clifford dirigida por De Eusebio. La verdadera razón Cultura cerrará definitivamente la crisis de la ONE con una subida de 9.000 euros anuales a cada músico S. G. MADRID. El Ministerio de Cultura parece que ha conseguido lo imposible: cerrar de manera definitiva la crisis laboral que venía arrastrando la Orquesta Nacional de España (ONE) desde hace dos décadas. Una crisis que ha pasado por las manos de varios ministros de Cultura y directores generales del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) y que recientemente se convirtió en moneda electoral a tenor de la carta remitida por el actual responsable de esta institución, Juan Carlos Marset, publicada en exclusiva por ABC, en la que pedía un guiño al ministerio de Economía para acelerar los trámites y firmar la mejora salarial antes del 9 de marzo. Si bien la ejecución no se ha llevado a cabo antes de esa fecha; según ha podido saber este periódico, la decisión está tomada y a falta de que se forme Gobierno para que siga los trámites pertinentes, como ser presentada en el Consejo de Ministros. La medida consiste en la equiparación del sueldo de los músicos funcionarios y el de los contratados, elevándolo al nivel 28, según la escala de la Administración. Un nivel muy alto si se tiene en cuenta que los directores generales gozan de un nivel 30. En dinero, se traduce en 9.000 euros anuales para cada uno de los 120 profesores de la orquesta. Dentro de esta cantidad irían contemplados todos los derechos por grabaciones de discos o retransmisiones en radio y televisión, un tema en stand by desde hace varios años ante la falta de entendimiento entre las partes. De esta manera desaparecerían los flecos expresión utilizada durante las últimas temporadas por el director artístico de la ONE, Josep Pons, que han dificultado el cierre de un conflicto que ha llevado a la agrupación a varios paros, el más sonado en noviembre de 2002, cuando era director del Inaem, Andrés Amorós. Tras su relevo, fue José Antonio Campos quien tomó el timón, y quien exigió un pacto de silencio para que la guerra no trascendiera a los medios de comunicación. Pacto que hoy se ha convertido en un auténtico blindaje. Sustituido el pasado verano por Marset, éste parece ser el que dio el golpe de timón definitivo durante la reciente gira que la agrupación nacional realizó por China para que la propuesta salarial, uno de los temas principales del litigio, saliera adelante y cobrara forma definitiva. Josep Pons DANIEL G. LOPEZ