Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 18 s 3 s 2008 ABC Mujeres espías en el filo de la navaja El libro Mujeres Espías revela los secretos sobre la segunda profesión más antigua del mundo. Desde la famosa Mata Hari hasta las más desconocidas mujeres, cuya inteligencia y encanto femenino han sido utilizados por las naciones TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. No es cosa de negar que las mujeres, según reza un avieso lema, han estado- -demasiadas todavía- con la pata quebrada y en casa ¿Dóciles pues? No. Más de las que se cree se han saltado, lo mejor que han sabido y podido, una regla que les trazaba fronteras impermeables en las paredes del hogar. Con valentía, astucia, voluntad y decisión fueron derribándolas. No obstante, la reivindicación de las que se atrevieron a caminar por territorio de peligro- -el del espionaje es uno de ellos- no ha sido completo al vincularse a un mundo como el de la femme fatale la devora hombres, la ansiosa de dinero, la mujer, en fin, que bien podría encarnar la singular Mata Hari que, aunque acabó fusilada, fue más que alguien que sonsacaba secretos de importancia, una desdichada y torpe mentirosa. A pesar de que libros y películas la han convertido en icono, son otras, desconocidas para el gran público, las que han merecido el honor y la gloria. Así consta en Mujeres espías (Debate) de Laura Manzanera, páginas en las que se las rescata de un injusto olvido. De procedencia diversa, de valerosa actitud- -no son pocas las que murieron a manos del enemigo- de entrega absoluta a la causa que defendían, no faltaron, como en el campo masculino, agentes dobles. Lo fue Mathilde Carré, conocida como La gata Su madre le dijo: Preferiría saberte muerta antes que verte con esa gente Miembro de la Resistencia pasó a ser confidente de los nazis. Condenada a muerte en 1949, la pena no llegó a cumplirse. Se trata siempre, eso sí, de vidas apasionantes y de la demostración de que las mujeres no sólo han dado a luz a sus hijos, sino, también, por adversas circunstancias sociales, a sí mismas. Las espías han sido denostadas por quienes creen que han sido segundonas en las redes de la información o que únicamente contaban con su belleza para lograr sus fines. No obstante, frente a los tópicos al uso resultan más esclarecedores los reconocimientos que merecieron: monumentos, medallas, respeto. Hay cifras, incuestionables, que pregonan su sacrificio en diversos papeles. Concretamente, en Ravensbrück, campo creado por los nazis exclusivamente para mujeres, murieron 40.000 de las 130.000. Entre ellas, Violette Szabo, que tenía 23 años cuando fue asesinada de un tiro en la nuca en el citado lugar. De Louise de Bettignies, dijeron sus superiores que era una agente de clase realmente superior Popularmente fue conocida como la reina de las espías quizá porque durante la Gran Guerra lideró una importante red clandestina y frustró una ofensiva germana. En cuanto a Marthe Richer descubrió, entre otros secretos, la fórmula de la tinta simpática alemana y un plan para bombardear la costa vasco- francesa. Otras llevaron la prudencia del secreto hasta su propia identidad. Es el caso de Fräulein Doktor Lady Doctor o Mademoiselle Docteur cuyo verdadero nombre pudo ser Ana Marie Lesser o Doctora Elsbeth Schragmuller. En lo que convergen es en su inteligencia y su capacidad de seducción. Y es que tras la belleza había mentes privilegiadas que aliadas a la astucia y el valor, eran auténtica dinamita. Pero ¿cuándo nació el espionaje femenino? Mujeres espías nos descubre que es tan antiguo como la vida misma, aunque cada época tuvo sus medios. De hecho se la ha clasificado como la segunda profesión más antigua del mundo Robar ideas, conocer las armas del contrario, intentar su destrucción no son cosas de hoy, claro que el polonio no se usaba por entonces como arma letal. Pero la supervivencia es la supervivencia y ya en la Biblia figuran Rahab y Dalila. De la lista que andando el tiempo tomó cuerpo puede citarse a Lucy Hay en quien Alejandro Dumas se inspiró para crear junto a sus Mosqueteros a la malvada Milady de Winter. Como ellas muchas otras procedían de familias aristócratas. En la lucha por la unidad de Italia jugó un importante papel Virginia de Castiglioni; en la independencia mexicana, Leona Vicario; en la guerra civil estadounidense, Belle Boyd. Pero fue en el transcurso de la I Guerra Mundial cuando se generalizó el empleo femenino Vidas apasionantes A Josephine Baker su prestigio de bailarina le sirvió para desarrollar trabajos de espionaje en las redes de inteligencia. Baste decir que en Inglaterra hubo más de 6.000 mujeres en ocupaciones civiles y militares. Edith Cavell destacó creando en Bélgica una red de fugas destinada a liberar a soldados aliados que caían en poder del enemigo. La tradicional religiosidad femenina fue usada po algunas para simular que rezaban el rosario cuando lo que en realidad hacían era memorizar en público claves y códigos. Casos ha habido que se antojan cuando menos extraños como el de Syephanie von Hohenlohe, princesas judía que se mantuvo al lado de Hitler y fue declarada por el régimen ario honorario De ella dijo Roosevelt que era sumamente inteligente y peligrosa En la misma línea estuvo Olga Chejova, actriz en la Alemania nazi y ...agente de Stalin. La célebre Josephine Baker fue subteniente del Cuerpo Auxiliar Femenino de las Fuerzas Aéreas Francesas. Superco- ABC Violette Sazbo fue ejecutada ABC Muchas mujeres espías de todo el mundo murieron a manos del enemigo al defender la causa en la que creían nocida como artista es menos sabido que en 1949 recibió la Medalla de la Resistencia y en 1961, la Cruz de la Legión de Honor. Durante la guerra, Baker guardaba en su casa importantes documentos. Cuando la Gestapo quiso registrar su domicilio, sus palabras desarmaron a los visitantes: La única danza en la que nunca he tomado parte es en la danza de la guerra También fue la Gestapo la que ofreció 100.000 francos por capturar a Elizabeth de Miribel que se había unido a los maquis en territorio francés. Todas las heroínas que lucharon por la libertad vivieron en el filo de la navaja sin poder gritar o, sencillamente, manifestar su angustia a familiares o amigos. Pero no fue éste el único silencio obligado. Hubo un tiempo en el que se lo jugaban todo por su patria y ni siquiera tenían derecho al voto. Sin embargo, contribuyeron a cambiar el curso de la historia.