Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18- -3- -2008 Interior incorpora a la región 1.629 policías más, bajo críticas por el déficit de efectivos 43 Acribillado a tiros dentro de un coche en Barajas El fallecido recibió cuatro impactos en cabeza, cuello y torax s Entre las principales hipótesis, el ajuste de cuentas SARA MEDIALDEA MADRID. La calma de un tranquilo barrio del distrito de Barajas se rompió ayer cuando, a la hora de la comida, sonaron varios disparos. Algunas horas después, sobre las seis de la tarde, un vecino que paseaba a su perro por la calle Bornos vio a un hombre cubierto de sangre sentado en el asiento del conductor de un Seat Córdoba de color negro, con la ventanilla bajada. Avisó a los servicios de emergencia, que sólo pudieron certificar su muerte. El fallecido fue identificado como Juan David R. G. de 32 años de edad, nacionalidad colombiana y sin antecedentes policiales, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, quienes apuntaron al ajuste de cuentas entre otras hipótesis que también se barajan, como posible causa del tiroteo. El hombre presentaba al menos cuatro impactos, uno en cuello, otro en cabeza y dos en el torax, explicó la supervisora de guardia del Samur, Rosa Suárez. En el vehículo se localizaron al menos siete casquillos de bala. Una vez identificado el fallecido, fueron localizados varios de sus familiares, que se personaron en el lugar del suceso. Allí recibieron atención psicológica del Samur. La pareja de la víctima permaneció un buen rato sentada en el bordillo de la acera, visiblemente afectada por la noticia. Fuentes médicas indicaron que la frialdad que presentaba el cuerpo cuando los servicios sanitarios llegaron al lugar de los hechos indica que probablemente habría fallecido varias horas antes. Una versión que coincide con el testimonio de una joven, también vecina de la zona, que aseguraba haber escuchado varios disparos entre las 14.25 y las 14.35 horas de ayer. La joven salió por la zona- -un tranquilo barrio de chalés y algún bloque aislado de viviendas, muchos parques y calles poco transitadas y sin comercios- -a pasear a su perro cuando escuchó sonidos que, en un primer momento, no relacionó con los disparos. Se encontraba a unos 50 metros del lugar donde estaba el vehículo del fallecido. Incluso, comentaba anoche, escuchó a unos niños que señalaban: ¡Están tirando petardos! No volvió a pensar en ello hasta que se enteró de la noticia del asesinato. En ese momento, y acompañada de su padre y su hermana, bajó a contar lo que había escuchado, y prestó declaración ante la Policía Nacional. Entre los residentes en la zona, reinaba la confusión: todos aseguraban que la zona era apacible, y nada habituales en ella los problemas de seguridad. No obstante, algunos apuntaban que se están viniendo aquí las mafias Sus comentarios arreciaban mientras se esperaba la llegada del juez de guardia para proceder al levantamiento del cadáver. También estuvo en la zona el concejal del distrito, Tomás Serrano, visiblemente preocupado por lo sucedido. Cuando los servicios médicos llegaron al lugar, encontraron al hombre ya fallecido, sentado en el asiento del conductor y ligeramente reclinado sobre el del copiloto, cubierto de sangre. Fuentes policiales indicaron que la víctima era ciudadano colombiano, que llevaba varios años residiendo en España y que carecía de antecedentes policiales. FOTOS: DE SAN BERNARDO Una vecina asegura haber visto a una persona salir de la casa y subir a un coche, en el que huyó Hoy se procederá a la autopsia mientras la Policía tiene indicios de intencionalidad en este crimen nos veinte. Lo recibió Emergencias 112. Su portavoz informó que, de inmediato, se personaron en el lugar de los hechos tres dotaciones de bomberos de la Comunidad y del propio servicio de emergencias. Se extinguió el fuego y se encontró el cuerpo de la víctima en el salón. Sólo pudo certificarse su muerte. daños de importancia. Los vecinos fueron desalojados de sus viviendas pero, a las pocas horas, pudieron regresar a ellas porque no había riesgo de derrumbe. En cuanto se tuvo noticia de este suceso, Policía Nacional y Local acordonaron la zona. Imposible acercarse a las puertas del número 9 de la calle Escritores, en pleno casco antiguo de la localidad alcalaína. Hacia las once de la mañana se procedía al levantamiento y traslado del cadáver. Se trataba de un cuerpo totalmente carbonizado que, dada esa circunstancia, fue trasladado, inmediatamente, de una camilla a un féretro en un furgón fúnebre. Desde primeras horas de la mañana se hicieron corrillos de curiosos en la calle Escritorios que preguntaban a los vecinos de la finca afectada por su estado de salud. Después del susto inicial, se palpaba cierta tranquilidad. Las religiosas que habitan justo enfrente del lugar del crimen también se habían percatado de una pequeña explosión. Sin más. ¡Y eso que las monjas madrugan! decía otra vecina. Un vecino vio, mientras paseaba a su perro, a un hombre ensangrentado en su coche, y avisó al 112 Corrillos de curiosos Sin daños estructurales La onda expansiva había provocado la caída de algunos tabiques de la vivienda afectada pero se confirmó que la estructura del edificio no había sufrido Agentes de la Policía científica buscan huellas en el coche donde se produjo el asesinato ÁNGEL DE ANTONIO