Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID www. abc. es madrid MARTES 18- -3- -2008 ABC Encuentran a un hombre acuchillado y carbonizado en Alcalá de Henares La Policía investiga si el autor del crimen quiso camuflar el asesinato provocando un incendio en la vivienda de la víctima MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Varón, de entre 34 y 36 años, de nacionalidad española y con una cuchillada en el cuello. Estos son los datos prácticamente seguros que se conocen del hombre que murió ayer, en extrañas circunstancias, en su vivienda de la calle Escritores número 9 de Alcalá de Henares. Agentes de la Policía Científica investigan minuciosamente el lugar de los hechos para tratar de esclarecer este crimen que ha conmocionado a la población alcalaína. Fuentes policiales, no obstante, reconocieron ayer a este periódico que hasta que hoy se practique la autopsia al cadáver no se conocerán todos los detalles del caso, al menos la causa de la muerte. Todo ocurrió hacia las seis y media de la mañana de ayer. El día estaba comenzando. De pronto, los vecinos del número 9 de la calle Escritorios aseguran haber sentido una explosión, tampoco muy fuerte. A continuación, humo, mucho humo. Había un incendio en la vivienda del primero letra A donde, que se sepa, vivía un hombre joven cuya profesión era la de profesor de instituto. El cuerpo presentaba, según ha podido saber ABC, una enorme cuchillada en el cuello. La autopsia dirá si tiene más heridas por arma blanca o de otro tipo, pero la del cuello es segura. Se le encontró en medio de un gran charco de sangre. Es más, una vecina ha declarado a los agentes que ella vio salir a una persona del primero A hacia el patio, y de ahí a la calle, y montarse tranquilamente en un coche. De inmediato, se produjo la explosión. En principio, los temores eran que hubiera estallado una bombona de butano o que la instalación estuviera en mal estado y se hubiera producido alguna avería. Los técnicos que procedieron a las primeras investigaciones oculares reconocen que dicha instalación estaba bien y que, en principio, no presentaba síntomas de manipulación. ¿Accidente? Las primeras pesquisas dicen que no. Que se trata de un crimen porque parece haber indicios de intencionalidad. De hecho, se ha sabido que en el lugar de los hechos olía a algún tipo de líquido inflamable. Algunos vecinos hablaban ayer de olor a gas. Lo cierto es que sí hubo una explosión y un incendio. Habrá que determinar qué fue primero pero, por las primeras investigaciones, se trataría más bien del incendio que, posteriormente, provocó una pequeña explosión en la vivienda y que, además, la víctima ya había recibido la cuchillada. Ante estas circunstancia, tampoco se descarta un crimen que, después, ha querido camuflarse como un accidente. Ayer no había trascendido la identidad de la víctima. Los vecinos sólo comentaban que vivía de alquiler y que se dedicaba a la enseñanza. No parecía haber mucha relación entre todos. Según se ha sabido, el piso- -dentro de una antigua corrala de dos plantas- -se alquilaba con frecuencia. Al parecer, de ello se encargaba una agencia. De ahí, que los vecinos más veteranos de la finca estuvieran acostumbrados al cambio de inquilino en el primer piso, letra A de su corrala. El aviso de la explosión y del incendio se dio a las siete me- ¿Qué fue primero? El gas, en perfecto estado Momento en que se traslada el cadáver a un furgón fúnebre Al producirse una explosión, los vecinos de la calle Escritorios pensaron que había habido una fuga de gas Atracan una joyería y amordazan al dueño disfrazados de indigentes M. J. Á. MADRID. Dos sujetos disfrazados o con aspecto de indigentes atracaron ayer una joyería de Alcobendas a primera hora de la mañana de ayer y huyeron con el botín: alhajas y relojes cuyo valor está por cifrar. Todo ocurrió sobre las 10.00 horas, cuando acababa de abrir el local Pekes situado en el 55 de la calle de Marqués de Valdavia. Al parecer, los ladrones, disfrazados de indigentes y con un aspecto descuidado, aprovecharon la salida de los primeros clientes del día para introducirse en el establecimiento. Allí, intimidaron y amenazaron al dueño con el arma de fuego que portaban, una pistola, y tras amordazarle, se apoderaron de una cantidad indeterminada de joyas. Una vez logrado su propósito, huyeron rápidamente del lugar. El responsable del comercio avisó al 091 y hasta el lugar acudieron los agentes, quienes en colaboración con dos patrullas de la Policía Municipal, peinaron la zona para tratar de localizar a los asaltantes, sin éxito. No se descarta que se hubieran desprendido de la vestimenta que llevaban para pasar desapercibidos. Ahora las investigaciones se centran en el visionado de cámaras de seguridad por si ofrecen alguna pista. La oleada de atracos que comenzó a finales de 2007 y que afecta al gremio suma y sigue. Desde enero se han registrado en la región una veintena. Una vecina observa el portal donde se produjo el crimen