Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MARTES 18 s 3 s 2008 ABC Un pueblo contra una familia: Sólo pedimos que no vuelvan Los Molina, residentes en Mirandilla (Badajoz) han conseguido algo que es prácticamente imposible de conseguir en un pueblo: que todos los vecinos se pongan de acuerdo en algo. Y todos coinciden en que no regresen a la localidad C. VINAGRE ABC MIRANDILLA. Sólo pedimos una cosa: que los Molina no vuelvan nunca al pueblo El deseo, que en unas ocasiones suena a exigencia provocada por el miedo y en otras a seria advertencia trufada de amenaza según en boca de quién se pronuncie, refleja perfectamente la situación que todavía se palpaba ayer Mirandilla, una pequeña localidad de 1.400 habitantes situada a una decena de kilómetros de Mérida y que ha saltado a las páginas de todos los medios de comunicación por los graves sucesos del pasado domingo, cuando cientos de vecinos intentaron linchar a una familia que tiene atemorizada a toda la localidad después de que una mujer sufriera una brutal agresión. El día después de lo que pudo ser una tragedia, saldada sólo con la hospitalización de tres vecinos por disparos de escopeta de caza realizados por miembros de la familia Molina y el intento de linchamiento posterior por parte del pueblo, transcurrió en medio de un impresionante despliegue de agentes de la Guardia Civil, la presencia de medios de comunicación de toda España y unas calles mayoritariamente solitarias, aunque con los vecinos teniendo las mismas ganas de hablar que veinticuatro horas antes. zona concreta, evitaban que cualquier vecino quisiera tomarse una vez más la justicia por su mano y destrozase el inmueble para impedir de esta forma tan expeditiva el regreso de la conflictiva familia. Una mujer de mediana edad, de nombre Dolores, explicaba ayer que los vecinos todavía están muy nerviosos y atemorizados. Admite sin ningún problema que ella fue una de las trescientas personas que el domingo se presentó en el domicilio de los Molina, hartas de soportar durante mucho tiempo agresiones e insultos de sus ocho miembros. La agresión sufrida por una mujer un día antes había sido la gota que colmó el vaso de la paciencia de todos, y por eso reaccionamos así Pero es que además ese ataque se produjo un día después de que se celebrara en el pueblo una manifestación que tenía por lema Por la convivencia y contra los violentos Según relataba ayer esta testigo, cuando después de la misa del Domingo de Ramos los vecinos se enteraron de lo ocurrido, reaccionaron con indignación y armados con palos se dirigieron a casa de los Molina. Ellos se atrincheraron en su casa y comenzaron a disparar contra todos explicó. Las postas hirieron a tres personas, aunque no se teme por su vida. La gravedad de los acontecimientos obligó a la Guardia Civil a desplegar con urgencia un amplio dispositivo de seguridad para intentar garantizar la integridad física de todos. Vista la situación, y también para evitar males mayores, los agentes detuvieron a cuatro adultos de la familia Molina, entre ellos los que habían disparado, mientras que el resto abandonó la localidad. Otro vecino de Mirandilla consultado justificaba la reacción del pueblo porque ya estamos hartos de agresiones, de que estos individuos provoquen problemas todo el tiempo, de que nos amenacen. Algún día teníamos que parar todo esto y ese día fue el domingo. Espero que no vuelvan por aquí, porque otra vez puede haber problemas serios La realidad es que a pesar Dispositivo de seguridad El alcalde asegura que la familia ya había sido expulsada de varias localidades por su comportamiento de que todo el pueblo está unido contra los Molina, entre los vecinos existe cierto temor porque esa gente se toma la justicia por su mano y es difícil saber cómo van a reaccionar después de los sucesos del domingo. Todos estamos muy ner- Paisaje tras la batalla La casa de los Molina, que está vigilada en todo momento por no menos de treinta guardias civiles, era el fiel reflejo de la batalla vivida en la calle Felipe Trigo, donde está la vivienda: su puerta trasera, derribada; su pequeña ventana de la fachada, destrozada; algunos de sus coches quemados y cristales por el suelo, hablaban a las claras de una batalla en la que si no hubo víctimas mortales fue, simplemente, por la suerte y el eficaz trabajo de la Benemérita. Los agentes, con el amplio dispositivo desplegado en esa Durante todo el día hubo un amplio despliegue en la localidad BRIGIDO viosos, hay quienes incluso han sufrido ataques de nervios por todo esto se lamentaba una mujer. Mientras, el alcalde, José María Carrasco, de 33 años y muchas canas desde el domingo se reunió por la tarde con el subdelegado del Gobierno en Badajoz, Inocencio Ramos, y el teniente coronel de la Guardia Civil Manuel Contreras para concretar el plan a seguir. Se trata, por una parte, de que la calma regrese a Mirandilla y, por otra, de reclamar ese sosiego a sus ciudadanos. Por la mañana, el primer edil mirandillano, junto a no menos de 150 vecinos, prestó declaración sobre lo sucedido. Espero que haya una justicia rápida afirmó, tras explicar que el cabeza de familia de los Molina es natural de su localidad. Esta familia, formada por los padres y seis hijos, residió hasta hace doce años en Mérida, donde protagonizó todo tipo de incidentes hasta el punto de que se les trasladó a Mirandilla como parte de un proyecto de reintegración social. Parece que no fue efectivo.