Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Elecciones 9 M s Pinza al PP MARTES 18 s 3 s 2008 ABC Antonio García Barbeito PSOE y BNG se alían para hurtarle al PP gallego su segundo senador autonómico Feijóo amenazó con obtener legalmente ese escaño si el bipartito no se atenía al reparto que arroja la Ley D Hont s Fraga será designado senador del PP JOSE LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. La estrategia de la exclusión del PP de la vida política que promovieron el PSOE y sus afines en el Congreso durante la pasada legislatura vive en Galicia un nuevo episodio, alimentado por los dos socios del gobierno bipartito, el mismo PSOE y el BNG, aspirante a pactar con Zapatero. La pasada semana se supo la pretensión de la Mesa del Parlamento, presidida por la socialista Dolores Villarino, de que los tres senadores por designación autonómica que corresponden a Galicia se repartirían a partes iguales entre los tres partidos de la Cámara, para estupor de la oposición. Ayer se consumó este hecho. Históricamente, existía un consenso para que este reparto de actas para la Cámara Alta se produjera siguiendo la proporción matemática de la Ley D Hont. Según esa norma no escrita pero consolidada en los usos parlamentarios, al PP le corresponderían dos de los tres senadores, fruto de sus 37 escaños en el Parlamento, y uno al PSOE, con 25 diputados, quedando fuera el BNG, con sólo trece asientos en la Cámara. Sin embargo, una nueva utilización interesada de la Presidencia de la Cámara hace que al Bloque le pueda corresponder la misma representación en el Senado que al PP, pese a tener casi dos tercios menos de apoyos que los populares. Al final, Manuel Fraga (PP) Francisco Xavier Carro (PSOE) y Xose Manuel Pérez Bouza (BNG) serán elegidos senadores por designación autonómica en el Pleno del Parlamento gallego el día 25, tras acordarlo ayer la Junta de Portavoces, con la oposición del PP al sistema de reparto. Esta perversión democrática en el reparto de los senadores es, sin embargo, legalmente posible, fruto de la exigua mayoría que PSOE y BNG poseen en la Cámara. La postura de los socialistas es contradictoria. Sin ir más lejos, en 2004, el propio Pérez Touriño votó a favor de que su partido quedara sin senador en favor del BNG, ya que aunque ambos tenían 17 escaños, los nacionalistas obtuvieron mayor número de votos. Entonces, al PP le correspondieron dos asientos en la Cámara Alta. Según las actas de la Junta de Portavoces del 9 de marzo de 2004, el PSOE no planteó queja alguna a este reparto. Una situación similar se vivió el 4 de septiembre de 1986, cuando entonces AP contaba con 34 diputados, 22 para el PSOE y 11 para la extinta Coalición Galega. Los socialistas de Fernando González Laxe entonces también estuvieron de acuerdo con que dos senadores correspondieran a los populares y uno a ellos. Touriño ha decidido cambiar de criterio. Ante esta situación, el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, anunció incluso la posibilidad firme de dividir en dos su grupo parlamentario para que, con 19 y 18 escaños cada parte, le correspondan los dos senadores, y mediante esta estrategia, desmontar las pretensiones de las fuerzas que sustentan al bipartito. Esta fórmula que sopesaban los populares gallegos vendría, además, a devolver cierta normalidad al Parlamento, después de que el gobierno disponga del doble de tiempo para intervenir en debates que la oposición, por más que ésta repre- ODIO EN BOTELLA S i el agua en los campos de fútbol la vendieran en cantimploras, cantimploras les tirarían algunos a los árbitros y a los futbolistas; y si permitieran cócteles molotov, cócteles molotov les tirarían. Hemos visto toda suerte de barrabasadas de los que entran, injustamente, en el amplio saco de los aficionados, y sería interesante- -y nos asombraríamos- -si un club tuviera la idea de pasarnos un inventario de todos los objetos que se lanzan, durante un partido, a un terreno de juego. Hemos visto navajas, botellas de cristal, piedras, encendedores, bolas de acero... Lo que pasa es que, por suerte, hasta ahora, lo más llamativo ha quedado en las lesiones causadas por botellas de plástico. Demos gracias a Dios de que los mejores tiradores no hayan elegido otro material, que si no, no sé qué hubiera pasado. ¿Y qué pasa cuando el objeto que lanza un desalmado alcanza a un árbitro, a un jugador, a un entrenador o a quien sea? Pues que toman el camino más fácil: al infractor le ponen una multa y al club le cierran el campo. Tremenda injusticia. Por esa regla de tres, si yo mañana voy a Port Aventura y le pego un piñazo a un empleado del parque, ¿qué pasa, cierran Port Aventura o me pegan un multazo de dos pares? Pues ocurriría esto último, y estaría en razón. ¿Por qué un club ha de responsabilizarse de la acción aislada de un energúmeno que decide embotellar su odio y le lanza a cualquiera- -árbitro, entrenador o jugador- -ese odio embotellado? ¿Cierran una plaza de toros si un tío, cabreado por lo que considera una mala faena del diestro, lanza un objeto desde el tendido y lesiona al torero? ¿Cierran un restaurante si un cliente, harto de esperar o por considerar que lo están tratando mal, le pega dos puñetazos a un camarero? El fútbol se desmadra en todo, y en esto de que un aficionado lance algo contra el campo y lesione a alguien, más. La mano dura hay que emplearla contra el infractor. Porque si no, que cierren ferias si un borracho- -o un sobrio con mala leche- -origina una avería en un cacharro de las atracciones y se lesionan seis clientes. Si es por despropósitos, que cierren el comité de disciplina deportiva. Medidas excepcionales Feijóo, el pasado martes en el Parlamento gallego sente casi al 45 del electorado y le falte un único diputado para la mayoría absoluta. Este doble PP aprovecharía así la utilización partidaria que Villarino hace del Reglamento de la Cámara. Seguimos valorando esa posibilidad porque, ante supuestos excepcionales, sólo MIGUEL MUÑIZ se puede contestar con otros supuestos excepcionales, declaró ayer Núñez Feijóo. Desde el PP estiman que esta pretensión tiene un doble sentido: la exclusión del PP, y salvar la Presidencia de Touriño, ya que a su juicio se trata de una exigencia del BNG. Pujalte cuestiona a González Pons como portavoz y elogia a Zaplana M. CONEJOS VALENCIA. La pujante situación orgánica del presidente autonómico valenciano, Francisco Camps, en el seno del PP nacional ha sido el argumento esgrimido por Vicente Martínez Pujalte para cuestionar públicamente el posible nombramiento del valenciano Esteban González Pons como portavoz del grupo popular en en el Congreso de los Diputados. Así, el cabeza de lista del PP por Murcia descartó a González Pons en esa función porque daría la impresión de que no lo pone Mariano Rajoy, sino que lo pone Paco Camps (presidente de la Generalitat) Es mi opinión Considera Pujalte que en el próximo Congreso Nacional del PP ningún dirigente del PP debe presionar a Rajoy porque el que quiera puede presentarse sin tener que enredar Pujalte, por contra, sí defendió la tarea desarrollada por Eduardo Zaplana en unos años difíciles de oposición, en los que ha dado la cara, se ha quemado por el partido y ha mantenido al grupo parlamentario francamente unido Precisamente, Zaplana afirmó ayer que su partido debe abrir una reflexión acerca de por qué no ha ganado las elecciones del 9 de marzo. A su juicio, aunque el PP ha mejorado los resultados, en política, al final, lo que cuenta es tener más votos que el rival En una entrevista en Intereconomía, Zaplana comentó que el PP habría obtenido el mismo resultado con Gallardón en la lista. Touriño calló en 2004