Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18- -3- -2008 La Abogacía del Estado pide que se retiren los nombres de calles dedicadas a etarras 11 Oficiales preparan un recurso a la Ley Militar si consolida su discriminación Este colectivo está a la espera de que el nuevo ministro desarrolle la legislación P. C. MADRID. Las elecciones generales han impuesto un compás de espera entre el colectivo militar, en relación a las consecuencias que se derivarán de la aplicación de la Ley de la Carrera Militar, en aspectos como la integración de la escala de oficiales. Aunque el periodo electoral ha apartado las reivindicaciones, lo que no ha conseguido atemperar son los movimientos de los oficiales de la Escala Superior, que ya han iniciado los trámites para presentar un recurso contra esta ley, si sigue consolidando los perjuicios que ellos consideran que les ocasiona. Pero la respuesta sólo se producirá si el nuevo ministro de Defensa, en el desarrollo de la ley, no pone freno a la discriminación que emana de este texto legislativo. Son más de diez mil los oficiales de la Escala Superior (equivalente a una licenciatura en el sistema educativo general) que se pueden ver perjudicados por una normativa que permitirá a los oficiales de la Escala de Oficiales (equivalente a una diplomatura en el sistema educativo general) alcanzar un nivel que anteriormente estaba reservado para los primeros. El origen del problema es que el Gobierno ha decidido crear una única escala e integrar y unir a diplomados y licenciados con un sistema que modifica el criterio de antigüedad, un valor esencial en los Ejércitos, y que puede crear situaciones en las que un militar, con menos años de antigüedad y con menor formación, se puede situar por delante de otro, en teoría más antiguo. Una situación que afecta, en gran medida, a la Armada. El tiempo apremia para el nuevo responsable de Defensa, ya que el próximo día 31 es el plazo fijado para que los oficiales de la Escala de Oficiales decidan si se quieren integrar, para lo que tienen que realizar un curso. Sin embargo, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero llegó a incumplir su propia ley, al no haber publicado el 31 de enero el contenido del curso. Entonces, alegó que la orden ministerial que tiene que regularlos estaba pendiente del dictamen del Consejo de Estado. Al malestar de los oficiales de las dos escalas, unos por el desconocimiento del curso que tienen que realizar para integrarse y otros por los perjuicios que le puede suponer esta integración, se unen otros problemas como el de los tenientes coroneles. En este último caso, el rechazo se debe a la falta de plazas de coronel para ascender, al reducir su número. Perjuicios Varios de los militares que el domingo regresaron de su misión en Afganistán 91.814 militares de tropa y marinería en 1999 a 84.740 en 2000 hasta llegar al año 2004 con la cifra más baja, establecida en 70.191. La recuperación siguió en 2005 con 73.139, hasta hoy. El tirón para conseguir este aumento del reclutamiento llegó con la Ley de Tropa y Marinería, publicada en el BOE el 25 de abril de 2006, así como la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas y la modificación al alza del porcentaje de extranjeros que pueden incorporarse a los Ejércitos, que subió del siete al nueve por ciento en mayo de 2007. La legislación vino a poner orden en una situación caótica que se había producido tras la desaparición del servicio militar obligatorio, y que derivó en que cada Ejército buscaba su reclutamiento. La falta de costumbre que había en las unidades para llevar a cabo esta tarea fue la causa principal de la desorga- EFE nización. Una vez solucionada esta cuestión con la nueva normativa, las fuentes consultadas por ABC subrayan que no sólo se trataba de atraer a la gente para que entrara en las Fuerzas Armadas, sino también de cuidarla para que se quedaran. Precisamente, ese atractivo a la hora de ofrecer un contrato de mayor duración ha sido fundamental para que los Ejércitos alcancen la máxima profesionalidad. Tenientes coroneles