Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17- -3- -2008 Municipales en Francia INTERNACIONAL 29 Sarkozy, Acto II Tras la prevista derrota en las municipales, en la que ha influido la mala racha del presidente en las encuestas, Sarkozy parece dispuesto a abrir un nuevo capítulo con un cambio de estilo, junto a Carla. Sobriedad en las formas, mayor discreción y señorío POR J. P. QUIÑONERO PARÍS. Hoy comienza el Acto II de la presidencia Sarkozy, que comienza con un cambio de imagen la puesta en escena de un nuevo estilo, que los amigos personales del presidente de la República definen de este modo: Se trata de cambiar la imagen rosa pasión del divorcio, el noviazgo y el matrimonio con Carla Bruni, por una imagen más serena, discreta, señorial moderna pero más clásica, sin la exposición aparatosa del lujo que tanto gustaba a Cecilia Ciganer Albéniz, ex Sarkozy Dicho de otro modo: la guerra política comienza por la guerra de las imágenes. Y el cambio de gobierno, el reajuste técnico que debiera producirse mañana, pasado, esta misma semana, quizá, está precedido por una orquestación significativa del new look de la pareja presidencial. La puesta en marcha del nuevo estilo apenas ha tenido un lapsus, una debilidad fatal. Durante una recepción oficial, los ojos de Sarkozy, hipnotizados por el espléndido pecho descubierto de una maniquí famosa, Bar Rafaeli, ya han sido comentados como un gesto de tropismo masculino ante la presencia gloriosa de la fragancia femenina, a dos metros de su esposa, Carla Bruni, que ha confesado con humildad su deseo de aprender con rapidez el oficio de primera dama de Francia. Zanjado tan minúsculo episodio, captado con ferocidad por las cámaras de la TV de Estado, la puesta en escena de la nueva imagen se está consumando en paralelo a la gestación a paso de carga del nuevo gobierno de Francia, que será el mismo con algunos cambios técnicos La primera gira diplomática de la pareja Sarkozy Carla Bruni da una idea muy precisa de la puesta en escena en curso. Tras las imágenes del presidente y su esposa, muy deportivos sin corbata (él) luciendo gozosamente sus encantos (ella) la iconografía oficial cambia de signos. Sarkozy, en trajes grises y oscuros, corbatas al tono sobrio. Carla Bruni en discretísimos trajes negros, blancos, azules, malva, de encantadora elegancia moderna. Y, en privado, una primera dama que vigila como un ama de casa cualquiera el menú del día en el Elíseo, la carta de vinos de una cena diplomática, siempre elegante, trabajadora, consagrada a la causa de su esposo y de Francia. Tras esa orquestación de las nuevas imágenes presidenciales, la guerra política sigue su curso, brutal. En el Elíseo, en la guardia pretoriana presidencial han caído varias cabezas, culpables de pertenecer al antiguo equipo y sensibilidad ostentosa de Cecilia. Es el caso de David Martinon, ex portavoz presidencial, depuesto sin sangre pero con precisión quirúrgica. Las imágenes de Sarkozy en el yate de un amigo millonario, de vacaciones en una residencia de millonarios de la costa Este de los EE. UU. luciendo ropa de lujo, coches y relojes de marca... todo eso pertenece al pasado, eran cosas de Cecilia El new look de Sarkozy pasa por una cierta severidad popular. Carla Bruni fotografiada en la sede de una ONG en África del Sur, preocupada por los problemas sociales. Carla Bruni dando la mano a una estoica esposa de jefe de Estado africano, en el Chad. Carla Bruni sentada, callada y sonriente mientras su esposo recibe a sindicalistas, familias con problemas, siempre de negro, con traje y pantalones de seda, impecable, señora moderna de gran clase. Hasta ayer, no había salida presidencial, para saludar a mineros, agricultores, pescadores, donde no saltase un chiste equívoco sobre el gusto del presidente por los productos italianos El coqueteo quizá involuntario del presidente con la charleta populista parece haber tocado fondo. El nuevo Sarkozy habla con más serenidad, hace menos promesas, y, sobre todo, viste con la sobriedad presumida a un jefe de Estado. Sarkozy II se anuncia menos joven húsar a paso de carga y más joven presidente responsable, consagrado a su familia y su patria, a las que tanto quiere y tanto le preocupan. Dicho de otro modo: OK. He encajado los malos sondeos. La partida sigue. Cambio de estilo. La batalla continúa Primera escena del Acto II de la presidencia Sarkozy: cambio de gobierno, rodeado de mujeres, centristas, socialistas independientes y conservadores de toda la vida. EFE año. Francia continúa necesitando reformas de fondo. Dentro de unos días presentaremos nuevos proyectos de ley en materia económica y social. Los objetivos de la política gubernamental, definidos en la hoja de ruta del presidente de la República, son siempre los mismos y serán respetados: debemos continuar esforzándonos en liberar el trabajo; es necesario confirmar o restaurar la autoridad en nuestro sistema de educación escolar; siguen siendo más necesarias que nunca las reformas que permitan salvar nuestro sistema de seguridad social; debemos trabajar en la restauración de los equilibrios econó- micos del Estado Fillon también anunció un cambio de fondo en la gestión de los negocios públicos. A partir de ahora, Nicolas Sarkozy se consagrará de manera privilegiada a preparar la presidencia francesa de la Unión Europea (UE) durante todo el segundo semestre de este año. Se trata de un cambio estratégico. Durante el Acto I de la presidencia Sarkozy, el presidente ha estado presente, al mismo tiempo, en todos los terrenos de la política interior y exterior. A partir de ahora, Fillon anuncia que Sarkozy podría privilegiar la acción diplomática, exponiéndose menos en la política nacional. Nicolas Sarkozy había anunciado personalmente que tendría en cuenta los resultados. Y se espera un posible cambio de gobierno, mañana, pasado, esta misma semana, quizá. En principio, a la luz de la buena fortuna de una docena larga de ministros, el reajuste debiera ser puramente técnico, sin grandes cambios de fondo. Cambios en el Gabinete En términos de número de votos, la izquierda obtuvo el 49,5 por ciento, frente al 47,5 por ciento de la derecha La baja participación impide sacar conclusiones nacionales según el entorno de Sarkozy ABC. es Más información sobre las elecciones en abc. es internacional Sarkozy y su mujer, en Suráfrica el pasado 28 de febrero AP