Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17- -3- -2008 23 La oración de los fieles comenzó en chino con una plegaria por todos los pastores de la Iglesia de aquel país El Papa sufre por la situación en Tierra Santa, donde no es tan fácil celebrar la Semana Santa atrio, que reproducía el mundo. Las ofrendas fueron presentadas por jóvenes de diversos continentes, algunos con trajes típicos como una pareja del Kazajstán. La oración de los fieles, realizada en diversos idiomas, comenzó en chino con una plegaria por el Santo Padre Benedicto XVI y todos los pastores de la Iglesia que en China están divididos entre la Iglesia clandestina, totalmente fiel al Papa pero severamente perseguida, y la Iglesia patriótica que renuncia a formular en público enseñanzas prohibidas por las autoridades- -como la inmoralidad del aborto- pero cuyos obispos han pedido casi todos en privado el reconocimiento del Papa después de haber sido nombrados por el Gobierno. A mediodía, durante el rezo del Ángelus, Benedicto XVI recordó la ciudad australiana de Sydney, donde hierven los preparativos para el gran encuentro que tendrá allí con jóvenes de todo el mundo del 15 al 20 del próximo mes de julio El Papa agradeció el esfuerzo del diná- mico cardenal George Pell y también el de las autoridades australianas, tanto federales como estatales Su cariñosa despedida: ¡Nos vemos en Sydney! desencadenó un gigantesco aplauso. Aparte de las amarguras que vienen de Irak y del Tíbet, Benedicto XVI sufre también en estos días por la situación en Tierra Santa, donde no es posible celebrar con tranquilidad las ceremonias religiosas. El patriarca latino de Jerusalén, que ha denunciado muchas veces la penosa situación de los cristianos palestinos, se retirará pasado mañana por motivos de edad, pasando el cargo a su actual coadjutor, Fowad Twal, antiguo arzobispo de Túnez. El Vaticano estudia publicar en los próximos días una nota que clarifique la nueva plegaria por los judíos que sustituye una anterior, bastante ofensiva, en los oficios del Viernes Santo según el antiguo rito tridentino, liberalizado por el Papa el pasado verano y que sigue tan sólo una pequeñísima minoría de fieles. Aunque se han quitado las referencias a la perfidia judía o la ceguera de ese pueblo la nueva plegaria pide que reconozcan a Jesucristo como salvador de todos los hombres El nuevo texto ha molestado a numerosas comunidades judías satisfechas con el rito normal, que fue aprobado por Pablo VI en el año 1970: Recemos por el pueblo judío, el primero que oyó la palabra de Dios, para que continúe creciendo en el amor por su nombre y en la fidelidad a su alianza, y llegue a la plenitud de la redención Nueva plegaria por los judíos Un grupo de cristianos con sus palmas en el Monte de los Olivos, en Jerusalén REUTERS Tres kilómetros de fervor y júbilo en las calles de Jerusalén Peregrinos de los cinco continentes andan los mismos pasos que siguió Jesús en su entrada jubilosa en la ciudad LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Monte de los Olivos. Dos y media de la tarde. La multitud desordenada de representaciones parroquiales llegadas de los cinco continentes bate palmas de triunfo y varas de olivo al compás de oraciones cantadas en diversos idiomas, que se comunican sin necesidad de traducción. Es Domingo de Ramos en Jerusalén. Todas hablan de júbilo y del gozo de vivir la Semana Santa en la misma tierra donde aconteció la Pasión: una Semana Santa de devoción única que colma tanto el espíritu que, a veces, los que llegan con prejuicios optan por cambiar de vida y rendirse a la fe. La procesión anda los mismos pasos que, cuenta la tradición, siguió el Señor en su entrada victoriosa a Jerusalén. Tres kilómetros de fervor, ayer, bajo un sol calcinante. Desde la iglesia menor de Betfagé, -donde se guarda la roca de la que Jesús se ayudó para montar el asno- hasta el Santuario de Santa Ana por Getsemaní y la ciudad amurallada a través de la Puerta de San Esteban. Son calles humildes, del Jerusalén Este ocupado, en las que los palestinos musulmanes contemplan atónitos el gentío. La manifestación popular católica más colorida, sugestiva y heterogénea de cuantas se celebran cada año en Jerusalén: abren paso los qawas uniformados al estilo del Imperio Otomano, y detrás sigue el bullir de los Boys Scouts, los grupos eslovenos, filipinos y polacos, las monjas de la Madre Teresa... La procesión es una fiesta. Esta vez casi todos son extranjeros, -se lamenta el propietario de un bar turco- los cristianos palestinos de Belén y otros lugares no han venido, Israel no les ha dado permiso Cuando los primeros ya han llegado al Huerto, sale por Betfagé el Patriarca Latino, monseñor Michel Sabbah, jefe de la Iglesia católica en Tierra Santa, que preside la Pascua. Ayer bendijo los ramos en el Santo Sepulcro, el sitio de la Muerte y la Resurrección donde, a partir del Jueves, la Semana Santa jerosolimitana se encerrará para cumplir sus ritos más emotivos. Preparativos con los jóvenes Las ciudades españolas se inundan de miles de palmas blancas para acompañar las procesiones LAURA DANIELE MADRID. Las procesiones del Domingo de Ramos inundaron ayer las calles españolas de palmas blancas para evocar la entra triunfal de Jesús en Jerusalén en una jornada que estuvo marcada por el buen tiempo. Sólo en Elche (Alicante) cerca de 35.000 fieles acompañaron los distintos desfiles procesionales con sus palmas artesanales, una tradición que data de finales del siglo XIV Sencillas, riza. das y con adornos complejos, como flores de solapa y trenzadas con ramas de olivo, fueron las más comunes este año, en el que se produjeron más de 100.000. Sin embargo, donde la Semana Santa se vive con mayor devoción es en Sevilla, eso sí, cuando el tiempo lo permite. Y así ocurrió ayer con la Hermandad de la Paz, que salió de su templo como estaba previsto, inaugurando sin problemas la Semana Santa sevillana. En el marco del inicio de esta semana grande de la cristiandad, en la que se evoca la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, el presidente la Conferencia Episcopal, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, aseguró, durante la misa de bendición de los ramos, que tuvo lugar en la Catedral de la Almudena, que hay que trabajar para que en el matrimonio y la familia imperen los instrumentos del amor y para que la sociedad cambie su corazón de piedra asumiendo la Cruz de Cristo. El cardenal arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, exhortó a los católicos a manifestarse sin miedo como creyentes y a no esconder las convicciones por vergüenza o temor frente a los muchos y muy poderosos que desean diluir la presencia sencilla, amable y liberadora de Dios Monseñor Braulio Rodríguez, arzobispo de Valladolid, en cambio, se dirigió a los cientos de jóvenes que acompañaron el paso de la popular Borriquita para decirles que no seáis de los que hoy agitan las palmas pero el viernes piden la crucifixión de Cristo Debemos estar dispuestos a asumir la Cruz de Cristo para que la sociedad cambie su corazón de piedra