Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 17 s 3 s 2008 ESPAÑA 17 El alcalde de Barcelona defiende ahora los trasvases ante las restricciones El dirigente socialista apoya el plan de llevar agua del Segre al Llobregat ÁNGEL MARÍN BARCELONA. El alcalde de Barcelona, el socialista Jordi Hereu, advirtió ayer de que el agua que necesita ahora la capital catalana la puede necesitar un día otro territorio y, por ello, se mostró partidario de una interconexión entre dos cuencas (del río Segre al Llobregat) o de un trasvase (Ebro) que pueden ir en un sentido o en otro Con estas declaraciones, el primer edil barcelonés secundó los planes encubiertos del tripartito para garantizar el suministro de agua al área metropolitana de Barcelona- -donde residen más de cuatro millones y medio de ciudadanos- que este verano podría estar en peligro por culpa de la grave sequía. La misteriosa aparición de cuarenta estacas topográficas en un prado del municipio de Prats y Sansor (Gerona) destapó un proyecto furtivo del gobierno catalán sobre un posible trasvase del Segre. Tanto el presidente de la Generalitat, José Montilla, como el consejero de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, negaron el pasado miércoles la posibilidad del trasvase, pero dejaron la puerta abierta a una actuación hidráulica (interconexión) para captar agua del Segre. Traeremos si hace falta agua de boca, porque no llueve, de allá donde hay, pero ustedes estén tranquilos que es una situación coyuntural y otra cosa son trasvases a los que este gobierno no dará apoyo ni hará respondió Montilla a una interpelación parlamentaria de los nacionalistas. Del Ródano a Almería Mientras estudia en secreto posibles interconexiones (trasvases) entre las cuencas catalanas, el gobierno de la Generalitat continúa con sus planes de traer agua en barcos cisterna- -desde la depuradora de Almería hasta el puerto de Barcelona- -para garantizar el suministro de boca en la capital catalana durante este verano. Sin embargo, el tripartito rechaza tajantemente el trasvase del Ródano, tal y como pretende CiU desde hace tiempo, para acabar definitivamente con los problemas de agua en Cataluña. Los nacionalistas creen que es la solución estructural de futuro porque garantiza el suministro y los caudales ecológicos mínimos que ahora ni el tripatito ni nadie puede garantizar por la sobreexplotación de los ríos y acuíferos catalanes. Un proyecto furtivo de Montilla sobre el trasvase encubierto de agua del Segre hacia el Llobregat. Además, reclaman la creación en el Parlamento autonómico de una comisión de seguimiento de la política del agua de la Generalitat con el fin de fiscalizar todos los proyectos de transferencia de agua y cualquier propuesta de trasvase estable o puntual entre cuencas internas de Cataluña y externas. El embalse de Susqueda, en Gerona, a niveles mínimos rios de las fincas y del Parlamento, que yo sepa, no es una nueva cultura del agua denunció el portavoz adjunto de CiU en la Cámara catalana, Josep Maria Pelegrí. Domingo Bertran, propietario del prado donde colocaron las cuarenta estacas de madera, denunció estos trabajos topográficos después de que los operarios no le explicaran qué EFE Nueva cultura del agua Trasvasar agua (del Segre al Llobregat) a espaldas de los ayuntamientos, de los propieta- estaban haciendo en sus terrenos porque ellos sólo eran unos mandados Ante la violación de una finca particular, Bertran puso el caso en conocimiento del alcalde de Prats y Sansor, Josep Carbonell, que le confirmó que en el Ayuntamiento nadie había presentado ningún proyecto. El tripartito, por ahora, calla ante el misterio de las estacas. El cinismo del tripartito Tanto CiU como el PP criticaron el cinismo del tripartito por defender ahora la captación de agua del Segre y oponerse al trasvase del Ebro que, en su día, planteó el Gobierno de Aznar para acabar definitivamente con los problemas de agua en Cataluña y en otras comunidades autónomas del levante y sur español que carecen de este recurso natural. Los nacionalistas exigen transparencia al ejecutivo Tarragona aprueba dar agua en momentos puntuales El pleno municipal del Ayuntamiento de Tarragona aprobó a finales de febrero, con los votos en contra de la oposición (CiU y PP) una proposición del alcalde de la ciudad, el socialista Josep Félix Ballesteros, para realizar las inversiones necesarias trasvasar agua a Barcelona en momentos puntuales con el fin de paliar los efectos de la sequía en la capital catalana. El primer edil de la Ciudad Condal, Jordi Hereu, apoyó ayer la iniciativa de su homólogo tarragonense para garantizar el agua de consumo para todos y cada uno de los catalanes En cuanto a las plataformas contrarias a un posible trasvase de agua del Ebro a Barcelona, Hereu afirmó que nunca ha creído en los enfrentamientos territoriales por los trasvases de agua, y que se queda con el pronunciamiento de los órganos democráticos, que están a favor de la interconexión. Según el alcalde barcelonés, las políticas hidráulicas de la Generalitat permitirán dentro de un tiempo tener una plena garantía de suministro de agua de consumo en todas las cuencas de Cataluña.