Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LUNES 17 s 3 s 2008 ABC Pumpido pide que se investigue a 3 guardias civiles por la muerte de un inmigrante Murió ahogado después de que los agentes le pincharan su flotador S. E. SEVILLA. El Fiscal General del Estado ha ordenado investigar presuntos delitos de homicidio por imprudencia cometidos por tres guardias civiles de Ceuta que pincharon los salvavidas de cuatro inmigrantes a los que interceptaron en el mar y uno de los cuales se ahogó porque no sabía nadar. Los hechos ocurrieron en la noche del 25 a 26 de septiembre de 2007 frente a las costas de Ceuta, cuando una embarcación de la Guardia Civil, con tres agentes, interceptó a cuatro subsaharianos- -tres hombres y una mujer- -que intentaban acceder a nado a la ciudad, procedentes de Marruecos. Los agentes detuvieron a los inmigrantes, les esposaron y volvieron con ellos a aguas marroquíes, donde a unos cien metros de la costa les empujaron al agua y les pincharon con un cuchillo los salvavidas que llevaban. Un senegalés de 29 años comenzó a pedir auxilio diciendo que no sabía nadar, lo que, en principio, tomaron a broma los agentes, que procedieron a reírse de la situación según el escrito del Fiscal General dirigido a la Fiscalía de Cádiz y Ceuta, en el que ordena investigar los hechos por su posible trascendencia penal Dicho escrito, al que ha tenido acceso Efe, precisa que finalmente los guardias se percataron de la realidad y uno se tiró al agua para sacar al inmigrante y tratar de reanimarle, pero fue demasiado tarde. El fallecido fue enterrado en el cementerio de Santa Catalina de Ceuta como no identificado, si bien las gestiones de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) determinaron que se trataba de Laucling Sonko, de 29 años, nacido en Samboulandian (Senegal) Los otros tres inmigrantes eran un hombre de Costa de Marfil y un hombre y una mujer cameruneses, que sufrieron hipotermia, magulladuras y heridas. Timoratos del casino Es difícil decir quién comete más errores en el PP hoy en día, aunque parece lógico creer que son quienes escuchan al de fuera porque creen que es un adversario en la lucha por las ideas tos propios antes y después de las elecciones. En el submundo del Siglo XIX- -en la literatura que lo describe- -podrían haber encontrado los líderes del PP mejor consejo para hacer frente a quienes los quieren destruir que en las directrices adocenadas de sus asesores, en las cuitas adolescentes de fervor por el poder inexistente de algunos de sus dirigentes o sus trifulcas personales, siempre tan escasas cuando no se tiene el poder. Parece mentira que no se hayan dado cuenta ni Rajoy, ni tantos otros que debieran haberle ayudado más cuando era posible, que todos los rumores y ruidos, lamentos y consejos, que llegan de fuera no son sino trapacerías para intentar consumar urgentemente- -porque la legislatura se adivina breve- -esa destrucción de la oposición que Zapatero y sus huestes habían planeado para la pasada. Dicen algunos asesores áulicos de la derecha timorata que Zapatero puede haber aprendido la lección y abrir una legislatura en la que prevalezca el Pacto de Estado, los acuerdos de buena fe y buena lid en la cooperación. Eso significa que algunos piensan que Zapatero ha descubierto de repente el valor de la palabra, el sentido del honor y el significado en las relaciones humanas de la rectificación y la humildad. Y que aseguran que nuestro iluminado caudillo se ha caído del caballo ahora, no en la derrota que impone necesariamente algo de reflexión, sino en una victoria que, nadie dude, considera él una confirmación popular de todas sus iniciativas temerarias que han dinamitado el tejido de la sociedad española. No hay que ser Merlín para saber que el asalto a las instituciones, la coordinación política con ETA y las fuerzas antisistema en general, el pacto global con los nacionalistas para hacer irreversibles los cacicatos en diversas regiones españolas y la formación de un frente general contra la antiEspaña liberal y conservadora es el único pretexto ideológico de una nueva casta, surgida de la selección negativa, que por lo demás sólo ambiciona la cohesión y solidaridad interna de la secta en el poder. Es difícil decir quién comete más errores en el PP hoy en día, aunque parece lógico creer que son quienes escuchan al de fuera porque creen aún que es un adversario en la lucha por las ideas y no un enemigo que quiere destruirlos para acabar con la alternancia política en España. Los timoratos del casino. Pero la reorganización de la tropa, tras una derrota en una lucha política y cultural que deviene existencial, es responsabilidad de sus mandos. De ahí que quienes tengan aun ganas de luchar porque esta sociedad no se hunda en el lodo de la mediocridad, el relativismo moral, el desprecio al prójimo y la arrogancia y vocación totalitaria del redentorismo izquierdista, habrán de hacer cuajar una propuesta- -también de liderazgo- -que haga frente a una brutal ofensiva que recurrirá literalmente al como sea para imponer su imaginario político sectario. Zapatero sabe quien es su enemigo. Y no es ETA. Los timoratos del casino no lo tienen tan claro. Hermann stá harto comprobado que hasta la peor subcultura de la izquierda española, la más zafia y desordenada, la más caótica e ignorante, tiene mayor instinto de supervivencia y lógica en la selección de sus prioridades que ese centro derecha liberal y conservador español convencido siempre de que el campo de batalla no pasa de ser un casino. Por eso no debe sorprender a nadie que desde hace ya más de una semana no oigamos más que discusiones entre los perdedores de las elecciones- -el PP, por cierto- -y su entorno cultural y mediático sobre las formas idóneas de hacer caso a los consejos de sus enemigos, que son aquellos que- -otra vez ganadores, otra vez con trágica y efectiva intervención exterior durante la jornada de reflexión- -persisten en regodearse en su interés por enseñar cómo volver a perder a alumnos tan aventajados en la materia como ansiosos de mejorar en ella. No hay día que pase sin que los vencedores dejen de cosechar alguna frase de portavoces del frente perdedor para cimentar su propia situación- -en sí por lo demás frágil- y debilitar la contraria, precaria por méri- E