Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16- -3- -2008 La derecha francesa confía en mitigar hoy su derrota en las municipales Nicolas Sarkozy, presidente de Francia 33 Que alguien nos ayude ABC llega hasta Xiahe, la ciudad monástica más importante fuera del Tíbet y uno de los focos de la nueva Revuelta Azafrán donde los monjes llevan varios días enfrentándose al Ejército chino POR PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL XIAHE. Nos hemos manifestado pacíficamente y el Gobierno ha respondido con violencia y enviando a sus soldados y sus tanquetas explica un joven novicio a escasos metros de los agentes antidisturbios que han tomado el centro de la ciudad, cuyos comercios han sufrido destrozos por los enfrentamientos de días pasados Fuera del Tíbet, a donde los periodistas tienen prohibido viajar y se han suspendido los permisos especiales para turistas, la ciudad monástica más importante del budismo aparte de Lhasa es Xiahe, en la provincia oriental de Gansu. Hasta aquí ha llegado ABC porque, junto a los graves disturbios registrados esta semana en el Tíbet, el millar de monjes que habita en el emblemático monasterio de Labrang también se ha echado a las calles para reclamar la independencia de esta región, ocupada por el régimen comunista chino desde 1950. Como consecuencia, se vienen produciendo enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía desde hace tres días, por lo que la ciudad ha sido tomada por los agentes antidisturbios. Armados con sus escudos y porras y vestidos de verde paramilitar, docenas de soldados custodian el puente que cruza el río Daxia en el centro de Xiahe, donde la etnia Han, mayoritaria en China, ha montado sus comercios, restaurantes y hoteles. Monjes budistas tibetanos, en una marcha de protesta anteayer en la ciudad de Xiahe encajado entre altas montañas y plagado de templos y monasterios, los soldados, apenas adolescentes con acné, tan asustados como los religiosos pero armados, disparan gases lacrimógenos y lanzan una carga mientras, haciendo resonar sus botas sobre el asfalto, gritan al unísono Yi, er, san (uno, dos, tres) Tosiendo y con los ojos escocidos por el gas, los monjes huyen despavoridos levantándose las túnicas y sin ninguna otra arma más que sus cánticos y su fe. Por favor, que alguien ayude al pueblo tibetano clama un joven novicio que se oculta bajo el nombre inventado de Sun. Monjes, jóvenes y viejos nos hemos manifestado pacíficamente, pero el Gobierno ha respondido con violencia, ha enviado a sus soldados con una tanqueta y ya hay al menos cuatro heridos se queja Sun, quien asegura que la gente está muy enfadada porque no se han escuchado nuestras peticiones y volveremos a manifestarnos A pesar de su determinación, Sun no puede ocultar el miedo. Mañana me marcharé para ocultarme, ya que algunos compañeros han sido detenidos y temo por su suerte dice con la voz quebrada por los nervios mirando desconfiado AFP Soflamas independentistas A pocos metros, cientos de monjes budistas y campesinos tibetanos cantan soflamas independentistas y a favor del Dalai Lama hasta que los agentes deciden dispersarlos. Como si fueran cañonazos cuyo eco retumba en este hermoso valle a uno y otro lado mientras habla con este corresponsal en la parte tibetana de Xiahe. El barrio tibetano y el chino parecen la noche y el día. Mientras el primero está compuesto por casas de adobe y polvorientos caminos de tierra, el segundo está debidamente asfaltado y formado por los típicos edificios chinos de azulejo blanco. Hemos tenido comunicación con otros monasterios responde Sun cuando se le pregunta si esta nueva Revuelta Azafrán similar a la que sacudió a Birmania, ¿Por qué ahora? Su respuesta: Porque llevamos mucho tiempo aguantando