Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 s 3 s 2008 Elecciones 9 M s Una ley electoral perversa ESPAÑA 21 DIFERENCIAS ENTRE SISTEMAS ELECTORALES Elecciones 2008 de votos CiU 10 (3,0 Hipótesis de circunscripción única escaños CiU 11 (3,1 (43,65 PSOE 169 (40,13 PP 154 PNV 6 (1,2 ERC 3 (1,2 IU 2 (3,8 BNG 2 (0,8 CC 2 (0,6 Na- Bai 1 (0,2 UPyD 1 (1,2 (48,29 PSOE 161 (43,71 PP 147 PNV 4 (1,7 ERC 4 (0,8 IU 14 (0,5 BNG 3 (0,2 CC 2 (0,5 UPyD 4 (0,2 Total de escaños: 350 Total de escaños: 350 Provincias donde los escaños cuestan más Números de votos por escaño Provincias donde los escaños cuestan menos Números de votos por escaño Votos necesarios para conseguir un escaño (Media) IU UPyD BNG Esquerra CC- PNC CiU PP PSOE NA- BAI EAJ- PNV 481.520 303.535 104.521 98.824 82.128 70.392 66.470 65.471 62.073 50.541 Madrid Valencia Sevilla Barcelona La Coruña 100.305 93.343 89.955 89.893 88.174 Ceuta Segovia Melilla Teruel Soria 36.127 33.363 31.738 28.746 28.124 El voto más preciado está en Soria El voto no es igual en toda España ni los escaños obedecen al apoyo real de los partidos. Si fuera así, IU tendría 14 diputados, y no 2, y el partido de Rosa Díez habría llegado a los 4 escaños POR M. CALLEJA MADRID. ¿Valen lo mismo todos los votos en unas elecciones generales? La respuesta es rotunda: no. Dos ejemplos: si usted votó en Soria, su sufragio valió cuatro veces más que el de un madrileño. Y si votó a Izquierda Unida, cada representante en las Cortes vale como diez del PNV al menos por número de votos. El 9 de marzo acudieron a las urnas 25,5 millones de españoles. En teoría, en España el sufragio es universal, libre, igual, directo y secreto como dice la Constitución en su artículo 68.1. Pero en la práctica se comprueba que los votos no son iguales Más bien son muy dispares y los madrileños tienen motivos para quejarse, porque sus votos valen menos que ninguno. Aquí está la prueba: en la circunscripción de Madrid están en liza 35 diputados. Votaron 3.510.681 personas, según datos del Ministerio del Interior. Es decir, cada escaño tuvo un coste de 100.305 votos de media. Veamos el polo opuesto: Soria. Aquí se disputan sólo dos escaños (el mínimo legal) Votaron 56.248 personas, lo que significa que cada diputado sólo costó 28.124 votos. Después de los madrileños, los diputados más caros son, por este orden: los de Valencia (93.343 votos) Sevilla (89.955) Barcelona (89.893) y La Coruña (88.174) Para buscar los más baratos hay que mirar, además de Soria, a Teruel (28.746 votos) Melilla (31.738) Segovia (33.363) y Ceuta (36.127) como recoge un informe del Gabinete de Análisis Demoscópico. La explicación de este despropósito hay que buscarla en la ley de Régimen Electoral General de 1985, que establece que el Congreso está formado por 350 diputados (la Constitución permite un mínimo de 300 y un máximo de 400) A cada provincia le corresponde un mínimo inicial de dos diputados. A las ciudades de Ceuta y Melilla les corresponde un diputado a cada una. Los 248 diputados restantes se distribuyen entre las provincias en proporción a su población con esta fórmula: primero se obtiene una cuota de reparto resultante de dividir por 248 la cifra total de la población de derecho de las provincias. Luego se adjudican a cada provincia tantos diputados como resulten, en números enteros, de dividir la población de derecho provincial por la cuota de reparto. Los diputados restantes se distribuyen asignando uno a cada una de las provincias cuyo cociente, obtenido conforme al apartado anterior, tenga una fracción decimal mayor. Todo con el resultado que hemos visto. Por si fuera poca la desigualdad del voto en función de las provincias, la ley D Hont, que es la base del reparto de escaños por partidos, introduce un motivo más de queja para algunas formaciones políticas. En las pasadas elecciones, los partidos más perjudicados por este sistema electoral han sido Izquierda Unida y Unión Progreso y Democracia (UPyD) Izquierda Unida es la tercera fuerza política de España, pese a su brutal caída del 9 de marzo, que le ha dejado al borde de la desaparición en el Parlamento. Consiguió 963.040 votos en todo el país, pero sólo le sirvieron para lograr dos diputados: uno en Madrid y otro en Barcelona. Es decir, ha necesitado de media 481.520 votos por escaño. El caso de UPyD es parecido: sus 303.535 votos se han traducido en un escaño por Madrid. Han sido muchos votos, pero muy repartidos por toda España, con la excepción de esa circunscripción. Si IU ha necesitado casi medio millón de votos- -como media- -para conseguir un diputado, en el caso del PNV esa cifra se divide por diez: sumó 303.246 sufragios y seis diputados, o lo que es lo mismo, 50.541 votos por escaño. Ante esta situación, tanto IU como UPyD no se han callado y ya han exigido reformas legales para que el sistema electoral sea más justo La coalición de Gaspar Llamazares, incluso, ha presentado una denuncia contra la actual ley Electoral al considerarla injusta y anticonstitucional por vulnerar flagrantemente la Constitución y el derecho de igualdad. ¿Y quién sale más beneficiado con el sistema electoral actual, el PP o el PSOE? Ligeramente los socialistas, ya que cada uno de sus 169 diputados le ha salido por 65.471 votos, mientras que los 154 diputados de los populares han tenido un precio de 66.470 votos populares de media. Para ver cuántos diputados corresponderían en realidad a cada partido, en proporción a sus votos totales, vamos a imaginar que hay una sola circunscripción en España. El PSOE pasaría de tener 169 diputados a 161. El PP también saldría perdiendo: bajaría de 154 a 147. El cambio más espectacular sería para IU, que pasaría de tener 2 a 14, ya que aprovecharía todos los votos de las provincias que ahora no le son suficientes para conseguir un escaño. UPyD no se queda atrás, ya que con los votos que consiguió podría haber obtenido cuatro diputados en una circunscripción única. Se comprueba también que el sistema electoral vigente premia al PNV y a NaBai, mientras que castiga ligeramente a ERC, CiU y BNG. Los más perjudicados Un sistema electoral duro pero equilibrado Los expertos califican de duro nuestro sistema electoral, por la capacidad que tiene de condicionar el comportamiento del electorado sucesivamente. Tiende claramente al bipartidismo y al voto útil, como destaca el Gabinete de Análisis Demoscópicos (GAD) Se dice que no hay un sistema electoral totalmente justo pero el nuestro, según los expertos consultados, es bastante equilibrado y ha tenido la virtud de incorporar a los nacionalismos en el Parlamento nacional. Un sistema uninominal y mayoritario como el británico eliminaría a los pequeños partidos y provocaría grandes bandazos en el Gobierno. Circunscripción única