Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es DOMINGO 16- -3- -2008 ABC José Luis Rodríguez Zapatero se dirige a la tribuna, ayer, en la reunión del Comité Federal del PSOE CHEMA BARROSO Zapatero promete recuperar la unidad frente a ETA, pero no aclara si volvería a negociar Advierte a Montilla que el triunfo es de todos y que se siente libre para hablar con CiU s Silencia el resultado del PSC y elogia al PSE GABRIEL SANZ MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero se fue ayer por la tarde al Coto de Doñana (Huelva) a descansar con su familia en Semana Santa, pero antes dejó un claro mensaje al Comité Federal del PSOE: negociará los pactos poselectorales y formará gobierno sin atender a cuotas ni presiones internas porque este éxito electoral corresponde a todo el partido Lo dijo en público después de reunirse con el presidente de la Generalitat, Josep Montilla, en su despacho de secretario general socialista por espacio de una hora. Fuentes próximas a Montilla explicaron a ABC que el PSC no quiere más ministerios o presencia institucional en Madrid, sino influencia para desarrollar el Estatuto de Autonomía y los compromisos de inversión en infraestructuras realizados por la Administración Central durante la pasada legislatura. Pero la dirección socialista opina que Zapatero no está en deuda con el PSC por sus 25 diputados. Ve en los 169 diputados obtenidos una mayoría suficiente, fuerte, sólida como él mismo la definió, para establecer libremente alianzas con PNV CiU, BNG y los distintos partidos en el Grupo Mixto. Y sabe, explican las fuentes consultadas por este periódico, que no le conviene reeditar agravios internos entre el socialismo catalán y aquellas federaciones (sobre todo Castilla- La Mancha) que ponen en relación su derrota el 9- M con una suerte de favoritismo hacia el PSC y Cataluña en la pasada legislatura. Las mismas federaciones que han asistido esta semana con malestar al carrusel de dirigentes del PSC sacando pecho por los 17 diputados de más que sacaron al PP y exigiendo una suerte de compensación. Eso, argumentan, ha llevado al partido a una carrera a ver quién ha pesado más en el triunfo. Hasta el presidente del partido, Manuel Chaves, se vio en la obligación de recordar en la SER, justo antes de reunirse con Zapatero a solas, que Andalucía, con 36 diputados, es la comunidad que más votos aporta a la victoria Quizá por eso, para no echar más leña al fuego, el líder socialista optó por silenciar en su discurso al Comité Federal los resultados del PSC. Ahora está embarcado en orientar su agenda política hacia menos debate sobre estatutos, y más diálogo social para contribuir a salir de la desaceleración económica, más pleno empleo, políticas sociales y de igualdad, aumento del peso del I+ D +i en la economía, cambio climático y política exterior. Lo último que quiere es bronca interna. Fue tan clamoroso ese silencio respecto al socialismo catalán frente al elogio que dedicó a Patxi López por el excelente resultado del socialismo vasco, que hasta algún barón como el aragonés Marcelino Iglesias, disculpó el hecho con el argumento de que el País Vasco es una excepción. Zapatero- -comentó- -no podía hablar del PSC sin hacerlo del resto. Menos mal que López aclaró que no es necesario un ministro vasco para agradecer nada. Eso sí, advirtiendo acto seguido que el PSE acaricia el sueño del cambio en el País Vasco. Por si los acuerdos con el PNV lo dinamitan. El silencio de Zapatero respecto al PSC no arredró a Montilla. Habitualmente no habla en las reuniones del Comité Federal porque los miembros de la Ejecutiva federal nunca lo hacen, pero ayer el líder del PSC y el de los socialistas canarios, Juan Fernando López Aguilar, se saltaron la norma para reivindicar sus resultados respectivos. Montilla comentó que los electores nos han emplazado a garantizar la estabilidad de dos gobiernos, el de Cataluña y el de España; a velar por la eficacia de sus políticas, y a asegurar el cumplimiento de los compromisos que hemos contraídoen materia de desarrollo estatutario, nueva financiación autonómica e impulso a las infraestructuras Incluso se permitió dar un tirón de orejas al jefe La locuacidad de Montilla