Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN DOMINGO 16 s 3 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro SIN CAMBIOS EN IRÁN as elecciones legislativas celebradas el viernes en Irán no auguran ningún cambio por el momento. La victoria alcanzada en las urnas por los sectores más conservadores y ortodoxos del chiísmo revela que el régimen de los ayatolás goza de buena salud a pesar de la contestación subterránea que experimenta la sociedad y la grave crisis económica provocada por la pésima gestión del Gobierno de Ahmadinejad. Desde que en 2005 los reformistas vieron frustradas sus expectativas con la derrota en las elecciones presidenciales del ayatolá Jatamí, el país vive enrocado en el integrismo de su actual líder espiritual, el ayatolá Alí Jamenei. A ello ha contribuido el hecho de que los sectores más conservadores de la revolución islámica- -y que dominan el Consejo de Guardianes- -han impedido que el 95 por 100 de las candidaturas reformistas se presentaran a las elecciones al considerarlas como poco comprometidas con el islam. Así las cosas, noes deextrañar queelpaís afrontesu futuro con incertidumbre. No sólo por las dificultades que provoca la presión ejercida por la comunidad internacional para impedir el desarrollo del programa nuclear iraní, sino, sobre todo, porque tarde o temprano los crecientes anhelos de apertura y reformas que reclaman la juventud ylasclases mediaslograrán quecuajepolíticamente una mayoría que refleje el clima de malestar político que muestra la sociedad hacia una revolución islámica, que ha demostrado que la edad media tan sólo puede sostenerse con bayonetas. Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera L FALTA DE CREDIBILIDAD SOBRE ETA A declaración de intenciones que ayer formuló Rodríguez Zapatero ante su Comité Federal tras las elecciones no deja de ser, en sentido estricto, un reconocimiento implícito de que su irresponsable intento por entablar una negociación política con ETA ha resultado un doloroso fracaso. ETA ha vuelto a matar y amenaza con seguir haciéndolo. Desde el primer momento en el que ETA declaró su alto el fuego- -incluso desde antes, cuando los socialistas vascos ya planificaban el proceso de paz a espaldas del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, entonces vigente- -la banda marcó la agenda a Zapatero, quien optó por dar un salto al vacío y renunciar a una auténtica política de Estado marginando al PP Mucho hay de contradictorio en el nuevo discurso de Zapatero cuando ahora, tras haber revalidado su victoria en las urnas, asume por un lado los resultados electorales en el País Vasco como un aval ciudadano a su política respecto a ETA y, por otro, tiende una mano al PP porque la práctica totalidad de los españoles quieren ver juntas a todas las fuerzas políticas en la lucha contra el terrorismo Por mí, y por nosotros, no va a quedar son las palabras textuales que Zapatero dirigió ayer a su partido. Aunque tardía, esta declaración de intenciones del presidente del Gobierno que más daño emocional ha infligido a las víctimas del terrorismo, que ha permitido el retorno de los herederos de Batasuna a las mismas instituciones de las que fueron expulsados con la ley en la mano, y que ha actuado con enorme opacidad, debe ser bienvenida. Sin embargo, durante cuatro años Zapatero ha demostrado tener un auténtico problema de credibilidad. Sencillamente, en la lucha contra ETA Zapatero ha demostrado no ser fiable porque su impulsiva negociación con los terroristas no sólo ha supuesto el acta de defunción del sólido instrumento que fue el Pacto Antiterrorista, sino que ha sido un balón de oxígeno para una ETA asfixiada. Apelar hoy a la colaboración de todas las fuerzas políticas sin excepción para la completa erradicación de la violencia criminal podría cimentarse como un buen primer paso si L realmente la estrategia del Gobierno durante los próximos cuatro años se basara en una rectificación en toda regla de todo lo realizado hasta ahora. Pero Zapatero debe ser consciente de que las palabras sin acciones concretas no sirven de nada, y de que el Partido Popular está escarmentado y, por tanto legitimado, para exigirle algo más que una simple declaración de intenciones tras el engaño del proceso de paz Por ahora, Zapatero se ha limitado a hacer un guiño, pero difícilmente su hoja de ruta podrá prosperar si en ella no figuran, como mínimo, un compromiso expreso para la recuperación del espíritu con el que fue concebido el Pacto Antiterrorista, la no instrumentalización de instituciones como la Fiscalía, una reparación moral al gran número de víctimas que han denunciado sentirse agredidas por el Gobierno, y la renuncia expresa a la autorización con que forzó al Congreso a avalar su intento de negociar con ETA. Nada de esto se ha producido desde el atentado de la T- 4, y oportunidades no le han faltado. Mientras no se produzca el diálogo sincero con el PP que el PSOE ha eludido durante la pasada legislatura, la premisa con la que Zapatero inicia su segundo mandato quedará abocada a nutrir la enorme lista de argumentos retóricos con los que suele adornar sus declaraciones. Conviene también observar con mucha prevención el doble objetivo de Zapatero de orientar su agenda política hacia el diálogo social para plantar cara a la desaceleración económica y de huir de los conflictos territoriales. Ambos igualmente quedan afectados por la misma quiebra de credibilidad. Por el momento, Zapatero se ha topado ya con muy serias reticencias en el PSC. La exigencia de Montilla a Zapatero para cumplir, como prioridad, sus compromisos para desarrollar el nuevo Estatuto, y el afán de los socialistas catalanes por condicionar los pactos del PSOE en el Congreso para que el tripartito no se vea amenazado con un reforzamiento de CiU desde Moncloa, van a suponer otro problema para Zapatero a la hora de gestionar su victoria y de engrasar las nunca apacibles relaciones entre el PSC y el PSOE. BERMEJO, E EL AUSENTE l ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, se ha declarado en rebeldía, concepto procesal muy apropiado para definir la situación de ausencia en la que se encuentra actualmente ante la huelga de funcionarios de Justicia no transferidos a las comunidades autónomas, que ya ha causado unas dilaciones en los pleitos que tardarán un año en repararse. Al margen de las razones que aleguen los huelguistas- -respaldados, por otro lado, por amplios sectores judiciales- es incomprensible que el ministro no haya dado ningún paso político para resolver esta verdadera crisis que lleva ya un mes colapsando la Administración de Justicia. Realmente no hay motivos para la sorpresa. Su paso por el Gobierno ha respondido a las expectativas de su carrera como fiscal, con una fama basada más en su militancia política que en su calidad como funcionario. Lo mismo ha sucedido al frente del Ministerio, en el que ha estado más pendiente de tener ocurrencias contra el PP- -y de hacer reformas en la vivienda oficial- que de asumir su responsabilidad. Eso sí, como candidato tampoco ha defraudado. Siendo fiscal, ni sus compañeros de la asociación progresista ni sus colegas del Consejo Fiscal votaron por él para cargo alguno. En Murcia, su candidatura le ha dado al PP la victoria más abultada de toda España. Aun estando hoy en funciones, está resultando todo un fichaje de Rodríguez Zapatero. ISLAMISTAS FUERA DE CONTROL OS expertos están de acuerdo en el grave peligro que representa para España el islamismo radical, no sólo por razones políticas y geográficas, sino por la pervivencia a efectos de propaganda del mito de Al Andalus. Antes y después del 11- M, las Fuerzas de Seguridad han cumplido su tarea de desactivar células islamistas y poner a sus integrantes a disposición judicial. Según la información que hoy publica ABC, el 80 por ciento de aquellos que fueron privados de libertad en un momento determinado han salido ya de la cárcel, bien por haber sido absueltos, por haber cumplido condena o por hallarse en libertad bajo fianza. Muchos de ellos continúan viviendo en España en situación irregular y fuera del control de las autoridades cuando en muchos casos la solución más adecuada sería su repatriación. Sin vulnerar, por supuesto, la presunción de inocencia, es preocupante que 72 personas en espera de juicio circulen libremente por nuestro territorio sin garantía alguna de que sus propósitos sean pacíficos. Las Fuerzas de Seguridad cumplen con su deber y los jueces aplican las normas, pero ello no es suficiente para garantizar la seguridad pública si los responsables políticos no se toman en serio sus propias declaraciones sobre el peligro del terrorismo, que algunos califican con el eufemismo de internacional Para ello, deben aportar los recursos necesarios para no dejar resquicios que conviertan a nuestro país es un objetivo fácil para los fines criminales de quienes dicen practicar la yihad L contra Occidente. En este sentido, es fundamental el desarrollo de una política preventiva que permita controlar en lo posible los focos de expansión y propaganda de las ideas extremistas. Por eso es muy preocupante la denuncia de los funcionarios de prisiones acerca del proselitismo que practican muchos de estos individuos en relación con presos comunes susceptibles de ser captados para las actividades extremistas. Al Qaida funciona a base de franquicias locales, de manera que cada célula terrorista actúa con relativa autonomía al servicio de la causa común. Las personas que circulan por nuestro territorio a pesar de sus cuentas pendientes con la Justicia pueden transmitir o recibir información o instrucciones susceptibles de ser utilizadas a la hora de realizar acciones violentas. Debe tenerse presente que la gran mayoría de los activistas radicales en España proceden del Magreb y que es notoria la expansión de las corrientes salafistas en países como Marruecos o Argelia. Con pleno respeto al ordenamiento jurídico, el Ministerio del Interior tendrá que buscar los medios para evitar que potenciales terroristas utilicen en su provecho las garantías que ofrece el régimen democrático en materia de derechos humanos. No servirá de nada rasgarse las vestiduras cuando sea tarde y, por supuesto, los antecedentes exigen actuar con la máxima prudencia y eficacia, siempre sobre la base de que la sociedad abierta tiene el derecho y el deber de defenderse de sus posibles enemigos.