Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE VINO Y VINO Especial restaurantes Tiene el tamaño y formato de una tarjeta de crédito y, como ellas, también abre algunas puertas, pero, sobre todo, proporciona buenas ideas. La tarjeta Riboa está pensada para aquellos particulares o empresas que tienen comidas y cenas de compromiso o, sencillamente, para todos los que disfrutan saliendo a cenar con amigos. Cuesta 99 euros hacerse socio y se puede disfrutar de importantes descuentos, que oscilan desde el 50 hasta el 20 dependiendo del local y del numero de acompañantes. Por el momento Riboa ofrece una importante y cuidada selección de restaurantes de la comunidad de Madrid, con nombres y categorías tan variados como El Chaflán o El Mesón de Fuencarral, Fish Club, Olsen O Nicolás, entre muchos otros, pero tienen previsto ampliar su lista a establecimientos de toda España. Únicamente se impone una condición, que el socio vaya acompañado como mínimo por una persona y como máximo por ocho www. riboaway. com o 902 502 134 CARME 2006 D. O. Ribera del Duero Añada: 2006. Variedades: tinto fino. Grado de alcohol: 13,5. Crianza: 7 meses en barricas de roble americano y francés. Precio aproximado: 11 euros. Calificación: 7,5. Dirección: Vitivinícola de Valbuena. c Real de Abajo, 4. 47359 Valbuena de Duero (Valladolid) Tfo. 646242262. Es un vino, es un sueño irtudes y defectos todos tenemos. Vicios y deseos. Erratas que cometemos y no reparamos. De los vinos que deseamos y no catamos, sino bebemos sin analizar esos defectos. ¿O un vino no tiene defectos? Son por elaboraciones sin alma, o escaso cuerpo. También por exceso. Sin embargo, tiene remedio. Recuerdo un bodeguero con cierto disgusto (creo que era cabreo, que me lo admite la Academia) porque dije que su vino no tenía alma. Y también creo que no le puso remedio. Carme 2006, de Ribera del Duero, ha tenido remedio. Nosotros paciencia, para dejarle un mes más sin salir de su botella. Castigado hasta que mostrara su esencia. Hoy es el día. Ración de tostados, frutos secos y fruta roja, puro equilibrio, juventud. Cierta dulzura, sabiduría, cuerpo y alma. Intención. Algún amigo me dará la razón que en esto de juntar palabras hace falta corazón. Carme 2006 es corazón. Y a veces una errata sólo necesita tiempo para regalarte el viento que se la lleva y te trae una nueva sensación. Así es Carme. Así debe ser el perdón. Un vino distinto, un Ribera del Duero elaborado con cariño, sencillez, calma. Que ha obtenido la absolución. Carme no es el poder de una elaboración grandiosa. Va más allá. No es la inmensidad. Más allá. No es grandioso, tampoco inmenso. Es un vino, es un sueño. jfc abc. es V Todo encaja Una de las cajas en las que se mezclan frutas y verduras Para no tener que cocinar en alguna ocasión especial y ni siquiera preocuparse de ambientar la escena. Solo hay que convocar a los invitados, poner la mesa, sacar la vajilla y la cristalería bonitas y ya puedes pintarte el ojo, porque todo lo demás viene incluido en estas cestas que organiza el Restaurante Polenta. En ellas te organizan desde la comida hasta la música de fondo, pasando por el vino, champán e, incluso, un sugerente ambiente con velas y barras de incienso. Hay cinco modalidades para otras tantas ocasiones: Passion (para enamorados) Fussion (para curiosos) Senssacion (para gourmets) Excurssion (para un pic nic sin riesgos) y Degusstacion (para picoteo de cuatro personas) Los precios oscilan entre los 100 euros hasta los 210. Todo se presenta dentro de una preciosa caja de carbón y la comida va en envases estancos que aguantan el microondas y la nevera. Hay que pedirla con 24 horas de antelación y te lo llevan a casa. (En la redacción hemos probado alguna, con gran espíritu de sacrificio, y nos ha parecido muy recomendable) Polenta: Tel: 91542 38 95 www. restaurantepolenta. com Juan FernándezCuesta cuentran frutas y verduras combinadas, sólo frutas o sólo verduras. La combinación de productos depende de la temporada, del clima y de la maduración. Se han recuperado algunos, como las acelgas baby que se habían dejado de cultivar porque eran poco productivos continúa Díez de los Ríos. Por otro lado están las cajas especiales de naranjas de zumo, las de patatas y cebollas y las de niños, en las que se evita aquello que no suele gustar a los más pequeños Véase, coliflor. Más cosas. No hay cámaras frigoríficas, cámaras de conservación, ni invernaderos. Entre el momento de la cosecha y el momento en que se reciben en casa los productos no pasan más de 48 horas. Además, para facilitar la vida, con cada caja se adjuntan sugerencias y recetas para qué hacer con lo que se ha recibido. ¿Un inconveniente? Que no se puede elegir. Hay que comer lo que te mandan desde el huerto. Pero que delicia...