Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 s 3 s 2008 MADRID 47 La cocina de uno de los pisos registrados, que contaba con televisor de plasma nuevo Descubren 10 pisos patera en Usera donde hacinaban a inmigrantes chinos Desarticulada una red dedicada al tráfico de personas s Detenidos 6 cabezas de serpiente y 22 sin papeles MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Seis cabezas de serpiente descubiertos (personas que cuentan con la infraestructura necesaria para hacerse cargo de los inmigrantes irregulares a su llegada) diez pisos patera donde se hacinaba a los inmigrantes chinos, 28 detenidos y numeroso material incautado es parte del balance de una importante operación policial en Madrid. Así, ha caído una red internacional dedicada al tráfico legal de personas de origen chino. El cabecilla, Yang F. responsable de la organización en España, ya está entre rejas, lo mismo que el resto de sus compinches. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a esas 28 personas- -6 de ellas cabezas de serpiente y el resto 22 inmigrantes irregulares- después de localizar diez pisos patera la mayoría en el distrito de Usera, en los que se alojaba a los sin papeles Para realizar este operativo han sido necesarios cincuenta agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación pertenecientes a la Unidad contra las Redes de Inmi- y España. Los cabeza de serpiente -en España lo era Yang F. cuentan, en cada país, con la necesaria infraestructura para acoger a los inmigrantes irregulares, les proporcionan alojamiento, les consiguen pasaporte falsificado y les enseñan lo más rudimentario del idioma. La Policía inició las detenciones en cuanto tuvo identificado a los cabeza de serpiente y a sus colaboradores. Son Fei Y. 32 años, con antecedentes por inmigración clandestina de mano de obra y estancia ilegal; Da T. 28 años; Xiahu C. 34 años; Aimei C. mujer de 39; Xinge M. de la misma edad que la anterior, y Xin L. de 43. Y con ellos, Yang F. También han sido arrestados 22 inmigrantes clandestinos a los que se ha iniciado el correspondiente expediente de expulsión. El siguiente paso fue solicitar un mandamiento judicial para poder entrar, y registrar, los pisos, la mayoría situados en el distrito de Usera, donde estaba el centro de operaciones de la organización. En esta zona hay una elevada presencia de ciudadanos chinos. En el dispositivo policial para entrar en los diez pisos patera intervinieron medio centenar de agentes. Los pisos, al decir de los agentes, se encontraban en pésimas condiciones de salubridad e higiene. En ellos se hacinaban los inmigrantes en condiciones infrahumanas. La suciedad, además, campaba a sus anchas. Para no desaprovechar ni un metro cuadrado, había literas en todas las habitaciones, incluso en el salón. Según fuentes policiales, en los registros se han intervenido ocho ordenadores portátiles (uno con programa informático para lectura de huellas digitales) dos mil euros y divisas en dólares y libras esterlinas. También, 18 pasaportes falsificados de China, Corea y Japón así como instrucciones y pautas para el paso clandestino de un país a otro; lámparas de luz ultravioleta para verificar las falsificaciones, 32 teléfonos móviles y multitud de tarjetas de diversas operadoras. Literas en el salón Escurridizos, cautos y muy sofisticados Ha sido complicado dar con esta red. Las comunicaciones entre los cabezas de serpiente en España con sus jefes en China eran por videoconferencia, web cam y correo electrónico, lo que dificultaba enormemente el esclarecimiento del caso. Toda precaución era poca para no ser descubiertos. Los delincuentes tomaban todo tipo de medidas de seguridad: cambiar a menudo el número del teléfono y borrar cualquier huella que pudiera relacionar a jefes con inmigrantes. gración y Falsificación. La investigación arrancó el pasado mes de agosto. Entonces, el Grupo V del dictado departamento sospechaba ya de un supuesto grupo criminal organizado que se dedicaba a introducir en España- -bien como destino final o como país de tránsito- -a inmigrantes ilegales. La organización estaba dirigida por personas asentadas en China que se encargaban de reclutar allí a otras que quisieran viajar, de forma clandestina, a destinos europeos. Desde luego, no era un viaje de placer. La mayoría procedían de la zona de Fujian pero los organizadores contaban con una red de colaboradores en Francia, Italia, Austria, Alemania, Grecia, República Checa, Holanda, Egipto, Irlanda, Inglaterra Conocer el idioma