Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL SÁBADO 15 s 3 s 2008 ABC Las minorías también votan Cerca de 180.000 iraníes pertenecen a las minorías cristiana, judía y zoroastriana reconocidas por el régimen. Disponen de una mínima presencia en el Parlamento, pero su estatus es cada vez más marginal POR M. AYESTARÁN MADRID. Cristianos, zoroastrianos y judíos abandonan Irán debido a los problemas económicos, no a problemas con las autoridades Yonathan Bet Kolia es líder de los cristianos asirios de la Iglesia Caldea de Irán y ocupa uno de los dos escaños que los cristianos tienen reservados en el Parlamento. Las otras dos minorías religiosas reconocidas por las autoridades islámicas son la zoroastriana y la judía y cada una de ellas también cuenta con un diputado en la Cámara. Cerca de 180.000 personas forman parte hoy de estos tres grupos minoritarios reconocidos y conviven con una abrumadora mayoría musulmana chií. Reclaman igualdad de oportunidades para acceder a los cargos oficiales y ocupar cargos de responsabilidad en el Ejército, también exigen que se deje de tener en cuenta el precio de sangre (cantidad a pagar cuando se mata a una persona, que hasta hace poco era el doble por un musulmán que por un no musulmán) pero su mayor problema es, sin duda, la constante emigración de los miembros más jóvenes de sus comunidades. Por encima de las cuestiones religiosas, que sus representantes oficiales insisten que son respetadas por las autoridades islámicas, se encuentra la falta de oportunidades en un mercado nacional sumido en una grave crisis económica y bloqueado desde los inicios de la revolución. Según un informe publicado por el diario The Washington Post el gobierno estadounidense ha promovido y financiado durante las últimas tres décadas el éxodo de las minorías de Irán a través de la organización hebrea HIAS (siglas en inglés de Asociación de Ayuda al Inmigrante Hebreo) En la última década 2.842 judíos han abandonado suelo iraní, por más de 18.000 cristianos y zoroastrianos. En estos momentos 10.000 iraníes estarían esperando el visto bueno de las autoridades para viajar a la oficina de HIAS en Viena y solicitar el estatuto de refugiado en Estados Unidos. La historia del pueblo judío es una historia de tolerancia y esta es una muestra más señala Arash Abaie, encargado de dirigir la lecturas de las sagradas escrituras en la sinagoga central de Teherán. Con más de 25.000 personas, Irán alberga la comunidad judía más importante de Oriente Medio después de Israel. El gobierno habla de respeto a los judíos, y debe hacer un esfuerzo para separar claramente a los judíos de los sionistas opina Abaie. Durante la etapa reformista, Mohamed Jatamí trabajó por la pluralidad y el respeto a las minorías por considerarlo un punto estratégico de cara a las relaciones internacionales para rebajar la tensión en materia de derechos humanos. Pero los representantes de estas minorías, antes y ahora, son conscientes de que el gobierno islámico trabaja por un país musulmán y chií. Pensar bien, hablar bien y actuar bien son los tres principios de los zoroastrianos, una confesión que nació en Irán hace 3.700 años de la mano de Zaratustra, la primera persona que llevó el monoteísmo al mundo. En estos momentos hay 50.000 zoroastrianos registrados, pero más de 4.000, jóvenes en su mayoría, han dejado el país en los últimos dos años por la falta de oportunidades para los no musulmanes en el sistema lamenta un comerciante zoroastriano que prefiere mantener el anonimato. Esta emigración ha provocado la alarma entre los magos y líderes de la comunidad que luchan por la permanencia en su lugar de origen ya que para ellos marcharse de Irán supone perder las raíces. El fuego de Zaratustra sigue no obstante encendido en la ciudad de Yazd. Dos jóvenes votantes hacen cola para emitir su voto ayer en Teherán REUTERS El ala dura iraní se refuerza tras las elecciones legislativas El régimen anuncia una participación masiva en unos comicios en los que de nuevo fueron censurados los reformistas MIKEL AYESTARÁN MADRID. Las elecciones legislativas de Irán cumplieron con el guión previsto y anunciado por los dirigentes islámicos. Tras una semana de campaña electoral y con unos medios de comunicación públicos volcados en los comicios, algunos colegios electorales tuvieron que abrir sus puertas durante cinco horas más del horario previsto debido a las largas colas de ciudadanos que aún no habían depositado su voto a las seis de la tarde. Según los medios oficiales la participación fue masiva y por ello el ministerio de Interior tuvo que adoptar esta medida excepcional. Los resultados no se harán públicos de forma paulatina, como era costumbre en anteriores ocasiones, y habrá que esperar hasta el lunes o martes para conocer a los ganadores, aunque según los primeros sondeos hechos públicos en Teherán, se pronostica una aplastante victoria de la corriente ultraconservadora por encima de la reformista. La única duda estriba en si son los radicales, partidarios de Ahmadineyad, o los moderados, críticos con el presidente, los que conseguirán más escaños en el octavo Parlamento de una república islámica donde el sector reformista no consigue retomar las riendas del país que tuvo en sus manos durante los noventa. Tras la unión de las principales fuerzas reformistas en torno al ex presidente Jatamí, su aspiración es superar los cuarenta diputados que obtuvieron en los comicios de 2004. Los dirigentes islámicos pedían una gran participación para mostrar el rechazo popular a la política de Estados Unidos y, aunque las agencias extranjeras no lo recogían así en sus primeras informaciones, parece que lo consiguieron. Las radios y televisiones públicas avanzaron que para las cuatro de la tarde habían votado dieciséis millones de ciudadanos, un 25 más que en las últimas elecciones legislativas en las que la participación final fue del 51 Las previsiones oficiales apuntan a una participación que oscilará entre el 55 y el 65 en los comicios de ayer. Las grandes personalidades políticas del país votaron temprano. Pese a la gran participación popular de la que hablan los dirigentes islámicos, el poder legislativo que emana del Parlamento iraní está totalmente supeditado a las decisiones del Líder Supremo, el ayatolá Alí Jamenei, que es quien ostenta el verdadero poder en el país. El sucesor del imán Jomeini pidió el apoyo para los seguidores de Mahmud Ahmadineyad y tras depositar su papeleta señaló que hay que votar a aquellos parlamentarios que vayan a allanar el camino al actual gobierno que es activo y servicial El Líder Supremo calificó la jornada electoral de determinante pero un amplio sector de la población iraní sigue más preocupado por la carestía del nivel de vida que por la configuración de esta nueva Cámara. La descalificación de 1.700 candidatos reformistas por parte del Consejo de Guardianes, órgano formado por seis clérigos y seis juristas que determina la idoneidad de los candidatos, y la abrumadora presencia de políticos conservadores indican que Irán mantendrá el rumbo tomado en 2005 con la llegada de Ahmadineyad a la presidencia. Algunos analistas destacan el cambio que está sufriendo un régimen islámico en el que el cada vez tienen más poder los integrantes de la Guardia Revolucionaria, que en los últimos tres años están ocupando de forma progresiva posiciones que hasta el momento pertenecían a los clérigos. Los auténticos iraníes Refugiados en EE. UU. Allanar el camino al gobierno Por encima de los prejuicios religiosos, sufren más que el resto de los iraníes la falta de oportunidades La abrumadora presencia de integristas en la nueva Cámara confirma el rumbo marcado por Ahmadineyad ABC. es Vídeo sobre las elecciones iraníes en abc. es internacional