Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15- -3- -2008 El futuro de la Unión por el Mediterráneo se decidirá en la cumbre de París en julio Nicolas Sarkozy, presidente de Francia 29 de un hotel en el centro histórico de Lhasa, la zona donde se han registrado los disturbios. Aunque la noticia fue convenientemente censurada por el régimen comunista en los medios chinos, la agencia estatal Xinhua informó de que habían sido incendiadas varias tiendas del céntrico mercado de Tromsikhang y acusó a la camarilla del Dalai Lama de estar detrás de esta alteración de la estabilidad social Otra Revolución Azafrán Desde 1950, la ocupación china del Tíbet ha costado cientos de miles de vidas y ha supuesto un genocidio cultural a cambio de un progreso que sólo beneficia a la etnia mayoritaria Han POR P. M. DÍEZ PEKÍN. La propaganda del régimen comunista de Pekín asegura que el Ejército chino liberó el Tíbet en 1950. Un curioso eufemismo para referirse a una invasión en toda regla, ya que esta idílica región del Himalaya había permanecido independiente desde la caída de la dinastía Qing en 1911. Con el fin de la Guerra Civil (1945- 49) y el triunfo de las tropas comunistas de Mao Zedong, China volvió a recuperar su poderío de antaño y el Tíbet cayó pronto en sus manos de nuevo. Como las demás regiones fronterizas del Imperio chino, esta vasta región, de 1,2 millones de kilómetros (más del doble de España) había gozado de más o menos libertad dependiendo de la fortaleza de sus vecinos, que lo ocupaban o abandonaban según su poder. No obstante, el rey tibetano Songtsen Gampo fue temido en el siglo VII, cuando las creencias budistas procedentes de la India ya se habían asentado por todo el país. En 1641, la secta gelugpa DISTURBIOS EN EL TÍBET N 0 Km 250 MONGOLIA XINGJIANG C PAKISTÁN H I N -Manifestaciones de monjes budistas en Lhasa para conmemorar el 49 aniversario de la sublevación contra China de 1959 que acabó con el destierro del Dalai lama- Saqueos en tiendas, incendios provocados por tibetanos y ataques de todo tipo contra intereses chinos en la capital tibetana- Dos muertos y varios heridos, el viernes, según informó la emisora Radio Free Asia- Protestas similares se han producido en Bayan y Lutsang (provincia de Qinghai) Myera (Gansu) y en la provincia de Sichuán GANSU A QINGHAI Bayan Lutsang Ley marcial en 1989 No en vano, éstos son los peores disturbios que se producen en Lhasa desde que, en 1989, otro levantamiento popular obligara al entonces secretario general del Partido Comunista en la región y hoy presidente de China, Hu Jintao, a imponer la ley marcial. Con motivo del 49 aniversario del exilio del Dalai Lama, que huyó del Tíbet a su refugio en la ciudad india de Dharamsala tras una fallida rebelión en 1959, se han multiplicado las protestas de los monjes budistas tanto en Lhasa como en otros enclaves de mayoría tibetana en las provincias limítrofes de Qinghai y Gansu. Dichas manifestaciones pretenden aprovechar el escaparate internacional de los Juegos Olímpicos de Pekín para aumentar la presión sobre el Gobierno chino, que ayer fue duramente criticado por Estados Unidos y la Unión Europea. A la espera de que Washington y Bruselas decidan si toman medidas contra el régimen comunista o las Olimpiadas, las agencias de viajes han dejado de conceder permisos turísticos para visitar el Tíbet, que ha dejado de ser un oasis de paz y espiritualidad y donde los disturbios podrían volver a repetirse hoy. Dharamsala TÍBET Nueva Dheli NEPAL ABC Lhasa SICHUAN INDIA Katmandú BUTÁN de los monjes de los Gorros Amarillos se impuso a sus rivales de los Gorros Rojos. Por la influencia mongola, su cabecilla adoptó el título de Dalai Lama (Océano de Sabiduría) y, desde entonces, sus reencarnaciones aúnan el poder político y religioso en el Tíbet. Debido a esta fuerte teocracia y a su aislamiento, la sociedad tibetana es una de las más atrasadas y feudales, pero también una de las más piadosas porque los principios básicos del budismo, como la compasión y el respeto a la vida, rigen la vida de sus ciudadanos. Este oasis de espiritualidad empezó a desintegrarse cuando el Ejército chino ocupó el Tíbet en 1950, se lo anexionó un año después y, sobre todo, cuando en 1959 sofocó una revuelta que obligó al Dalai Lama a exi- liarse en Dharamsala (India) Precisamente, ha sido el 49 aniversario de dicha huida, que se conmemoró el lunes, lo que ha hecho saltar la chispa de la rebelión. Pero lo que subyace tras esta nueva Revuelta Azafrán similar a la que sacudió a Birmania en septiembre del año pasado, son 58 años de ocupación china que han costado la vida a cientos de miles de personas y han supuesto un auténtico genocidio cultural Mientras los chinos controlan los mejores empleos, los tibetanos subsisten de la agricultura y ganadería al destruirse buena parte de su patrimonio histórico y erradicarse sus costumbres. A cambio, Pekín ha desarrollado la región a base de carreteras, aeropuertos y un tren del cielo que es un prodigio de la ingeniería, pero que ha traído a la mitad de los cuatro millones de turistas que visitaron la región el año pasado y ha acelerado la colonización de la etnia Han, la mayoritaria en China, frente a los tibetanos. Así, los Han controlan la Administración, los comercios, los mejores empleos y son los principales beneficiarios de los hospitales, escuelas, restaurantes y karaokes que han proliferado por las ciudades, mientras que el 80 por ciento de los 2,7 millones de tibetanos subsiste a duras penas de la agricultura y la ganadería. Organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional (AI) el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT) Reporteros sin Fronteras (RSF) y el movimiento Falun Gong, han alzado su voz en protesta contra de la impunidad de las violaciones de los Derechos Humanos en China y Tíbet, La violación de los derechos humanos que preocupa a Amnistía Internacional en Tibet incluye el apresamiento de presos de conciencia y otros presos políticos como resultado de juicios injustos según un informe de esa ONG. Derechos humanos Fernando Pastrano ALTO Y FUERTE MÁS RÁPIDO, L as actuales protestas de los tibetanos empezaron el pasado día 10 para conmemorar el 49 aniversario de la fracasada revuelta tibetana de 1959 contra la ocupación china. Cualquier aniversario es apro- piado para recordar injusticias y, por tanto, denunciarlas, pero la rutina mediática nos tiene acostumbrados a destacar efemérides en fechas redondas. Si se ha armado todo este revuelo cuando se cumplen 49 años, ¿qué nos tienen reservado para el año que viene cuando se cumpla el medio siglo? Pues posiblemente mucho menos. Porque la importancia no está en lo que pasó- ¿quién se acuerda? -sino en lo que va a pasar. Y lo que va a pasar es que dentro de sólo 5 meses en China se van a celebrar los juegos olímpicos. Millones de miradas se posarán sobre ese país, miles de periodistas viajarán allí y lo trasmitirán a todo el mundo. Pekín quiere aprovechar la ocasión para promocionarse, algo que no toleran sus adversarios. El temor a la competencia de una China fuerte provoca reacciones en contra de todo lo que le beneficie. El Dalai Lama lleva esos 49 años fuera de su país. Durante todo ese tiempo ha sufrido una importante evolución. Pragmático, de un independentismo radical ha pasado a conformarse con una autonomía religiosa y cultural. En sus comentarios sobre China nunca ha estado más comedido que ahora, pero hace sólo una semana los medios de comunicación se hicieron eco de unas declaraciones sobre la ocupación china. Eran las de siempre, ni más duras ni menos, pero se vinculaban sin solución de continuidad a los juegos olímpicos, a los que el dirigente budista nunca se ha opuesto explícitamente. Los problemas del Tíbet- -que haberlos haylos- -no son los juegos olímpicos. Los juegos olímpicos si sirven para algo será para mejorar la vida del pueblo chino, incluidos los tibetanos, y acercar la tan deseada apertura política. Citius, altius, fortius es el eslogan que pronunció el barón De Coubertin en los Juegos de 1896. Más rápido, más alto, más fuerte sigue siendo un lema válido, tanto para el deporte como para la propaganda. ABC. es Vídeos sobre las protestas en abc. es internacional