Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es SÁBADO 15- -3- -2008 ABC Morín captaba clientas en locutorios de inmigrantes y con bonos de descuentos Organizó una estrategia de mercadotecnia para hacerse con el monopolio de los abortos de más de 24 semanas, por los que cobraba más de 5.000 euros en negro M. J. F. BARCELONA. Las clínicas de Carlos Morín aplicaban técnicas de mercadotecnia para promocionar sus prácticas abortistas. Así lo han denunciado antiguos empleados, según refleja el sumario judicial en torno a las presuntas actividades ilegales de estos centros de interrupción del embarazo barceloneses. Estas acciones iban desde una cortés felicitación navideña hasta cuestiones más delicadas. Siempre según las denuncias citadas, los ginecólogos españoles que derivaban a pacientes a las clínicas de Morín para que se les practicara una interrupción voluntaria del embarazo, recibían la tarjeta de Navidad y un regalo de empresa. Era la manera implícita de agradecerles que mandaran a las mujeres para las actuaciones ilegales Otra práctica de Carlos Morín era la organización de congresos europeos con el fin de dar a conocer las técnicas de endoscopia, y donde se aprovechaba para dar publicidad de las actividades clínicas de su grupo. En base a las aportaciones de los denunciantes, se citan presuntos contactos Morín con médicos suramericanos a los que formaba a cambio de participar en las interrupciones del embarazo ilegales Se explica también que dos empleados de Morín realizaban visitas a diferentes centros de asistencia primaria y a ginecólogos de Barcelona, en las que se les ofrecían los servicios de las clínicas y los teléfonos de contacto Algunas pacientes han manifestado haber llamado a esos teléfonos, que les habían facilitado ginecólogos privados, hospitales, etc. Había otras maneras de llegar hasta las clínicas. Por ejemplo, internet, las páginas amarillas o mediante publicidad que se repartía, según los denunciantes, en los locutorios para extranjeros. A las pacientes que acudían con la propaganda de los locutorios, se les Zapatero se limita a asegurar que hará cumplir la ley L. A. BRUSELAS. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero aseguró ayer, desde Bruselas, que su Gobierno hará cumplir la ley al ser preguntado por las irregularidades cometidas en clínicas abortistas como las dirigidas por Morín. Zapatero no desveló si el conocimiento de esas irregularidades que está desvelando el sumario del caso Morín llevará al Ejecutivo a endurecer los controles o a optar por una ley de plazos, se limitó a decir que respeta la actuación judicial y de la Fiscalía que ha tenido que ver mucho en esta tarea dijo. Insistió en que de lo que se trata es de hacer efectivo el Estado de Derecho, cumplir la ley y hacer cumplir la ley descontaban 50 euros. Morín hace referencia a esta misma cantidad cuando, en su declaración judicial, se le pregunta si en alguna de sus clínicas se hacían abortos después del segundo trimestre de gestación. El médico contesta que puede haber sucedido en alguna ocasión bajo criterio psiquiátrico Añade que las pacientes que acuden a sus clínicas para interrumpir su embarazo proceden de la Fundación Morín y que les da en estos casos un bono- dona (bono- mujer) por valor de 50 euros del importe total de la operación. Reconoce también el doctor Morín que a las pacientes también las derivan otros médicos, otros centros médicos o de planificación, y que otras han tenido conocimientos de las clínicas a través de internet o por recomendación de otras amigas. Morín es conducido por un guardia civil, en uno de los registros de sus clínicas Los denunciantes de las prácticas de Morín se explayan más en los métodos para la captación de clientes. Se refleja el papel que presuntamente jugaba una empleada de una clínica acreditada para hacer abortos en el primer semestre de gestación, de la que en su momento, ahora ya no, Morín fue el administrador. Según las denuncias de ex empleados, esa clínica, por su condición de pionera en interrupciones del embarazo, sigue recibiendo muchas llamadas de pacientes. Según se explica, una empleada de este centro deriva a Ginemedex una de las clínicas de Morín, todas las intervenciones quirúrgicas que no se realizan en su cen- AFP tro, es decir, abortos ilegales, ligaduras de trompas, vasectomías, etcétera Esta empleada, siempre según las denuncias, presuntamente es la encargada de recibir a algunas pacientes, cobrarles en dinero negro una cantidad oscilante entre 4.000 y 6.000 euros y las transporta en su vehículo particular a las clínicas donde