Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 s 3 s 2008 Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Australia DEPORTES 95 Fernando Alonso tarda 8,4 segundos en salir del coche La FIA somete a los pilotos a un ejercicio de habilidad cada fin de semana de carreras. Una prueba que parece sacada de un concurso de televisión. El conductor tiene que demostrar sus reflejos y enseñar su reacción ante un hipotético accidente en su monoplaza. Debe desabrocharse el cinturón, desencajarse el casco, extraer el volante, ponerse de pie en el habitáculo y saltar hacia fuera. Y tiene dos intentos con un límite de tiempo: diez segundos para cada tentativa. Los comisarios de la FIA ponen el cronómetro en marcha y zas. A contar. Ayer se organizó el protocolo y Fernando Alonso cumplió con él unos minutos después de la rueda de Prensa internacional que ofreció con Raikkonen y Hamilton. Tardó 8,4 segundos en salir de su coche. Más o menos, como el resto. No se ha dado el caso, que se conozca, de un piloto que haya sido suspendido en este peculiar examen, cuya utilidad se antoja cuestionable. Si tardase más de diez segundos, ¿prohibiría la FIA el concurso de una estrella de la F- 1 porque emplea algún segundo más en intentar salvar su vida? El grupo de rock Kiss que posó ayer con Kimi Raikkonen, es una de las atracciones paralelas del Gran Premio de Australia EPA La F- 1 contra Chris Judd Melbourne recibe con su cálido encanto a un deporte que no puede competir contra la gran pasión de la ciudad, el fútbol australiano, una mezcla entre el balompié y el rugby cuya liga arranca la próxima semana con nueve equipos de la urbe JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL MELBOURNE. A las ocho de la mañana surge una nutrida representación internacional del sureste asiático desde la estación de Collins. Por la ancha boca de metro, en el músculo financiero de Melbourne, brotan presurosos cientos de emigrantes de Indonesia, Singapur, India, Malasia, Birmania, Vietnam, China o Bangla Desh. Van rápidos en una ciudad sin prisas, que domestica la calma hasta elevarla a nivel de categoría turística. No se adivina el estrés, no suenan bocinas, los peatones respetan los semáforos, los conductores no atropellan ciclistas, los taxistas son inaudibles en el dosímetro, el aparato que mide el ruido. Melbourne es la capital del buen ambiente, gobernada provisionalmente estos días por el rugido de la Fórmula 1. Cuentan los nativos que no hay problemas de integración para los asiáticos, que la segunda generación ha crecido ya en Australia sin aparente problema de marginalidad, que el país es un tradicional receptor de trabajadores extranjeros y que esa cultura ha financiado una economía potente y una convivencia natural. Dicen también algunos llegados de tan lejos que al país le falta chispa, que es demasiado político y correcto. Imaginada casi de diseño, Melbourne es un paraíso para el viajero. Gente amable, hospitalaria, integradora, amplias avenidas y enormes parques surcan una ciudad que se entrega a la Fórmula 1 con una mínima reserva. Un ojo en el circuito de Albert Park y otro, en el comienzo de la AFL Premiership, el torneo que enloquece a los paisanos, el fútbol australiano. El deporte cuarto y mitad de fútbol y rugby arranca la próxima semana y por la calle se habla de Fernando Alonso, Kimi Raikkonen, Lewis Hamilton o el local Mark Webber, pero también de Chris Judd, Paul Johnson, Russell Robertson o la última sensación, Gary Ahlett junior, las estrellas de la liga. El ejército de trabajadores que desciende por Collins Street- -trajes negros ellos, tonos igualmente oscuros para ellas- -hacia las oficinas del centro de Melbourne tiene el circuito de Fórmula 1 en Albert Park a cuatro paradas de tranvía. Una chapa roja, credencial periodística con pase permanente para todas las carreras del año, permite coger gratis el tren sobre raíles. Podría tratarse de un artilugio snob para dar el pego, pero el conductor del monorraíl conoce de sobra lo que significa esa acreditación. Alguien que va a trabajar. El resto del pasaje paga sin escatimar, a pesar de que no hay revisor ni se le espera. Nadie se cuela. Increíble para una mentalidad latina. Si somos el país del relax es porque nos gustan mucho las vacaciones resume Aljaz de Glerha, un pequeño empresario australiano que regenta una tienda de material de esquí en una ciudad que ayer sacó a relucir el sol de justicia: 39 grados a las tres de la tarde. Hay unas montañas bellísimas, llenas de nieve, un par de horas en coche hacia el interior explica ante la paradoja. Melbourne es el habitual punto de arranque de la Fórmula 1 cada marzo. Otra idea del inefable Ecclestone, que atrae a Prensa, a patrocinadores y a aficionados con el gancho de la novedad. ¿Quién quiere perderse un estreno? Aunque este año ya ha soltado su aviso- pro- Un civismo increíble Las entradas para el GP de Europa (Valencia) salen a la venta a partir del 1 de abril R. COSÍN VALENCIA. Valencia Street Circuit es la marca con la que se conocerá, en todo el mundo de la Fórmula 1, al Gran Premio de Europa, que se celebrará en el circuito urbano de Valencia y albergará su primera edición entre el 22 y el 24 de agosto. Valmor Sport, empresa organizadora de la prueba, hizo pública la noticia más esperada para los amantes del deporte de las cuatro ruedas. Las entradas, 112.771, estarán disponibles en El Corte Inglés, en las taquillas del Circuito de Cheste, el servicio de Servientrada de Banacaja y en la propia página web del Gran Premio (www. valenciastreetcircuit. com) a partir del 1 de abril, y el precio de las mismas oscilará entre los 195 euros la más barata a los 480 euros de la más cara. Las localidades quedarán divididas en 27 tribunas, distribuidas en cuatro zonas (Principal, Malvarrosa, Nazaret y Grao) Valmor estudia el límite que pondrá en la venta de grandes paquetes de entradas para empresas. fecía. Si la carrera no se transforma en nocturna para mayor gloria de las televisiones y los patrocinadores, la F- 1 no volverá a este punto del planeta. Marzo es un mes activo en el calendario de esta ciudad. Festivales de cosmética, de la comedia teatral, de la comida y el vino, de figuras de hielo y de Fórmula 1. La ciudad es un frenesí vital. El viejo grupo rockero Kiss se ha convertido en el impulsor del gran premio. La cadena de actividades de ocio que rodea las instalaciones es espectacular. Se han celebrado exhibiciones de surf con el reclamo de Kelly Stayer, el Beckham local de las olas. El jefe de Prensa de la carrera ha enviado no menos de cuarenta correos en la última semana. Un no parar que distrae a los aficionados locales mientras esperan la auténtica gran cita, aquí en las antípodas. El comienzo de la temporada de fútbol australiano y el desempeño de los nueve equipos que luce la ciudad en la liga estatal. ABC. es Toda la información sobre el Gran Premio de Australia en http: hoysport. abc. es formula 1