Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Legislativas en el país de los ayatolás VIERNES 14 s 3 s 2008 ABC Los comicios iraníes, una pugna entre integristas radicales y moderados Prueba para el régimen que el año próximo deberá decidir si reelige a Ahmadineyad MIKEL AYESTARÁN MADRID. Cuarenta y cuatro millones de iraníes están llamados hoy a acudir a su cita con las urnas a partir de las ocho de la mañana. El ministerio de Interior ha desplegado a 800.000 personas en los 45.000 colegios electorales que se abrirán en toda la república islámica para la elección del octavo Parlamento de la república islámica. La jornada de reflexión sirvió para hacer públicos los primeros sondeos de intención de voto que apuntan a una alta participación y a una clara victoria de los grupos conservadores. La política de Ahmadineyad desde que llegara al poder el 2 de agosto de 2005 ha dividido a los hasta ahora unidos conservadores del país creando dos tendencias, una radical, que sigue fiel al discurso populista del dirigente, y una segunda, más moderada, que critica abiertamente su gestión y se acerca en muchos aspectos a los postulados reformistas. Los dos tercios de los 4.419 candidatos que han recibido el visto bueno del Consejo de Guardianes (órgano formado por seis teólogos y seis juristas que decide qué candidatos son islámicamente correctos para el cargo) para presentarse a los comicios son conservadores y están repartidos entre el radical Frente Unido y la moderada Coalición de la Unidad. Esta última está liderada por dos personas que se enfrentaron a Ahmadineyad en las últimas elecciones presidenciales, Ali Lariyani, ex negociador nuclear del país, y el alcalde de Teherán, Mohammed Bagher Qalibaf. Las legislativas son una especie de termómetro que marca el futuro político de una nación que el próximo año debe elegir en las urnas si renueva a Ahmadineyad como presidente o no. La división entre conservadores hace que veamos posible recuperar asientos en la cámara y superar los cuarenta que tenemos ahora, pero siempre que la participación sea alta ya que hemos sufrido un gran número de descartes. Además, prácticamente no he- 10,7 %l a era Ahmadineyad está dejando una dura crisis económica que ha generado un gran descontento especialmente entre las clases medias. Pese al récord histórico del precio del petróleo, que supera los cien dólares por barril, el cuarto productor mundial se ve obligado a racionar la gasolina entre sus ciudadanos y los precios de vivienda y alimentos se han disparado en los últimos meses. Este descontento es la baza que juegan los oponentes al presidente de cara a unas elecciones en las que todos consideran que una alta participación va a beneficiar a sus intereses particulares. Los grupos conservadores, moderados y radicales, piensan que el voto masivo representa una respuesta del pueblo iraní a las presiones extranjeras. Los reformistas, por su parte, ven en una alta participación la mejor manera de obtener un Parlamento que adopte medidas sabias que luego ayuden al progreso del país tal y como señaló el ex presidente, Mohamed Jatami, en la jornada de reflexión. Jatami no participa en los comicios, pero los reformistas han presentado una lista única que sigue al carismático clérigo que dirigió el país antes de la llegada de Ahmadineyad. El ex presidente quiso dejar claro que rechaza el supuesto respaldo mostrado por Estados Unidos hacia los reformistas de Irán, ya que ellos sólo apoyan a quienes les van a abrir las puertas y ese no es el caso de los reformistas declaró a la web iraní Noandish News. La baza del descontento Una iraní pasa por delante de un cartel electoral, ayer en Teherán AFP mos podido hacer campaña ya que son ellos los que controlan la maquinaria oficial lamenta un político reformista, que pidió mantener el anonimato. La diferencia principal entre ellos y nosotros son las formas a la hora de actuar, el respeto de las libertades y la política exterior, en la que nosotros miramos más hacia Occidente opina este político, que insiste que pese a las diferencias, todos tenemos claro que lo primero es la integridad de la república islámica Con una inflación oficial del 19,2 y un desempleo del