Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 s 3 s 2008 INTERNACIONAL 31 Aparece el cadáver del arzobispo de Mosul, secuestrado a finales de febrero El asesinato de Paulos Raho revela la presión islamista sobre los cristianos iraquíes s Benedicto XVI envía su profundo pésame FRANCISCO DE ANDRÉS MADRID. El arzobispo de la Iglesia caldea católica de Irak secuestrado a fines de febrero, Paulos Faraj Raho, apareció ayer muerto en las cercanías de Mosul, según confirmaron varias fuentes. Aunque algunos testimonios señalaron al principio que el cadáver presentaba varios tiros en la cabeza, a última hora se daba por seguro que el arzobispo de Mosul murió a causa de una enfermedad que padecía en el momento del secuestro. Nadie ha reivindicado aún su asesinato, pero todo apunta a uno de los muchos grupos radicales suníes cercanos a Al Qaida que actúan en esa región. Nada más conocerse la noticia, el Papa- -que había pedido al menos en dos ocasiones la liberación de monseñor Raho- -expresó su profunda tristeza por la muerte del prelado, y lamentó ese acto de violencia absurda e injustificada Paulos Faraj Raho fue secuestrado por un grupo de desconocidos al terminar de celebrar misa el pasado 29 de febrero. Los captores asesinaron a su chófer y a sus dos guardaespaldas, y hasta ayer se desconocía si su objetivo consistía en solicitar un rescate. El asesinato del arzobispo de Mosul, una ciudad de mayoría musulmana suní, es el golpe más duro sufrido por la atormentada minoría cristiana de Irak, una de las más importantes y antiguas de la Iglesia católica en Oriente Medio. Respetada por el régimen de Sadam Husein, la minoría cristiana- -compuesta por cerca de un millón de iraquíes en el momento de la caída del régimen, un 3 por ciento de la población- es objeto de constantes ataques por parte de los radicales musulmanes, tanto suníes como chiíes. La propaganda islamista identifica a los cristianos iraquíes con la cruzada que supuestamente lleva a cabo Estados Unidos en el país, y las iglesias y negocios llevados por sus fieles son objeto constante de ataques. El resultado es una lenta pero constante emigración de cristianos iraquíes, bien al extranjero, bien al norte del país, controlado por los kurdos. Además de la quema de iglesias- -seis fueron atacadas a principios de enero en Bagdad, Kirkuk y Mosul- los islamistas no han dudado en atentar contra la vida de sacerdotes caldeos, aunque nunca hasta ahora apuntaron a la jerarquía de la Iglesia. El objetivo de esta estrategia, según la denuncia de la asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada, es crear pánico entre la población cristiana para forzarla a emigrar y crear un Irak exclusivamente musulmán. La situación de persecución religiosa es particularmente angustiosa entre la población cristiana de Mosul, tal como denunció el propio arzobispo Raho en unas declaraciones realizadas el pasado mes de noviembre a la agencia AsiaNews. La Iglesia católica caldea es, con sus 600.000 miembros, la más numerosa de las confesiones cristianas de Irak, y está unida a Roma. Sus raíces son muy antiguas, hasta el punto de que se definen como hijos del apóstol Santo Tomás Celebran sus ritos en arameo, la lengua que hablaba Jesucristo. La sede del Patriarcado caldeo está en Bagdad, donde vive la comunidad más numerosa de estos católicos de rito oriental, unos 350.000. Hacia las catacumbas Irak no es una excepción. Todos los países árabes con importantes minorías cristianas sufren la misma ola de acoso, alimentada por los movimientos radicales islamistas en alza. Egipto. Los cristianos coptos son considerados ciudadanos de segunda categoría. Los incidentes con muertos e iglesias quemadas son habituales. Palestina. Los cristianos palestinos disminuyen de modo alarmante por la propaganda de Hamás. En Belén son ya minoría. Líbano. Los cristianos maronitas han perdido su situación de mayoría debido a las guerras internas y al éxodo. La lengua de Jesús El arzobispo iraquí Paulos Faraj Raho recibido por el Papa en el Vaticano el pasado mes de noviembre AP Los ataques mutuos diluyen el espejismo de tregua entre Israel y Hamás LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. El espejismo de un período de calma mutua entre Israel y el movimiento islamista Hamás se diluía ayer con el lanzamiento desde Gaza de docenas de cohetes artesanales a territorio judío, que fueron respondidos con un ataque de la aviación hebrea en el norte de la franja, que no causó víctimas. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, condenó ante la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) reunida en Dakar el desproporcionado y excesivo uso de la fuerza israelí contra los palestinos. La reanudación del disparo masivo de proyectiles kassam, -24, según fuentes israelíes, 64 según las milicias palestinas- era la respuesta de la Yihad Islámica al asesinato el miércoles de cuatro de los suyos en Cisjordania, entre ellos su jefe en Belén, Mohamed Shahade, en busca y captura por Israel desde hacía más de ocho años. En espera de una mayor venganza por estas muertes, las Fuerzas de Seguridad hebreas se preparaban para una escalada, y era el Ministerio de Defensa el que trasladaba ya el mensaje del práctico colapso de los contactos indirectos entre Israel y Hamás, iniciados la semana pasada con la mediación de Egipto. Ningún grupo puede disparar cohetes sin la aquiescencia y la colaboración de Hamás, no permitiremos a Hamás subcontratar terrorismo proclama- ba ayer Mark Regev, portavoz de la oficina del primer ministro, Ehud Olmert, en referencia a la autoría de las últimos lanzamientos reclamada por la Yihad. El otro diálogo paralelo que Israel mantiene con los palestinos, el inserto en el proceso de paz abierto en Anápolis con la Autoridad Nacional liderada por los moderados de Al Fatah como interlocutor, también parecía torcerse todavía más. Por la mañana, la reunión prevista entre los equipos negociadores, primera tras la matanza de Jabaliya y el atentado de hace ocho días en una yeshivá de Jerusalén, había quedado aplazada para hoy.