Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -3- -2008 RELIGIÓN www. abc. es religion 27 El Papa confiesa a los jóvenes en la basílica de San Pedro Benedicto XVI les citó para la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Sidney en el mes de julio JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Siguiendo una tradición iniciada por Juan Pablo II, el Papa Benedicto XVI bajó ayer a la basílica de San Pedro para confesar a jóvenes en una liturgia penitencial que marca el inicio de la Semana Santa. El Pontífice les habló del Espíritu Santo y les dio cita para la Jornada Mundial de la Juventud en Sidney el próximo 15 de julio. Juan Pablo II se sentaba en el confesonario un día de la Semana Santa y recibía a todo tipo de fieles. Benedicto XVI, en cambio, acude la semana anterior para un encuentro específico con jóvenes, a quienes se dirige con gran soltura al margen de la homilía que lleva preparada. El Santo Padre, que se toma su diócesis de Roma con la misma seriedad que cualquier obispo, les había invitado en el Ángelus del pasado domingo a participar en un encuentro con la misericordia de Dios y un momento intenso de preparación de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra a nivel diocesano el Domingo de Ramos. En esa línea de pastor de una diócesis, el Papa les recordó que cuando yo era arzobispo de Múnich, prediqué una meditación sobre Pentecostés inspirándome en la película Metempsicosis -la historia de una persona que vende su alma al diablo- -para explicar la acción del Espíritu Santo en el interior de un alma El Santo Padre comentó el tema que ha escogido para el encuentro de los jóvenes en Sydney: Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros y seréis mis testigos Benedicto XVI recordó la llegada del Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego sobre María y los Apóstoles, comentando que también esta tarde el Espíritu Santo descenderá sobre vosotros para perdonar vuestros pecados y renovaros interiormente Esa luz facilitará descubrir la propia vocación, pues el mundo tiene necesidad de sacerdotes, de hombres y mujeres consagradas, de parejas de esposos cristianos. El sacramento de la confesión y la dirección espiritual os ayudarán a responder generosamente a uno de estos caminos El Papa que antes fue profesor durante veinticinco años en cuatro universidades alemanas explicó minuciosamente que este encuentro es una liturgia penitencial, pero la confesión se realiza individualmente pues, como escribí en mi primera encíclica, el comienzo del ser cristiano es un encuentro con un acontecimiento, con una Persona Junto con el Papa, un buen numero de obispos y sacerdotes impartieron el sacramento de la Reconciliación en los confesonarios o en ángulos discretos de la basílica. Al final del acto, un grupo de estudiantes universitarios tomó la gran Cruz de madera de las Jornadas Mundiales de la Juventud para llevarla de nuevo al centro juvenil de San Lorenzo in Píscibus situado a medio centenar de metros de la plaza de San Pedro, en el lado sur del comienzo de la Vía della Conciliazione. El Papa, que visitó el centro juvenil el pasado domingo, recordó que fue inaugurado hace 25 años por Juan Pablo II, promotor de los encuentros juveniles mundiales que se alternan entre continentes. Si todo va según lo previsto, Benedicto XVI anunciará el 20 de julio en Sidney que la próxima cita será en Madrid en el verano del 2010. Los nuevos pecados sociales tienen más de cien años Fueron incorporados al Magisterio en una encíclica de León XIII J. V. BOO CORRESPONSAL ROMA. Los nuevos pecados sociales que algunas agencias de prensa anunciaron al mundo como gran novedad el pasado lunes para sorpresa infinita del Vaticano, tienen casi todos más de cien años, pues fueron incorporados al Magisterio en la encíclica Rerum Novarum de León XIII el 15 de mayo de 1891. En un lenguaje tan claro como vigoroso, León XIII advertía que los ricos y los patrones no deben tratar al obrero como un esclavo; deben respetar la dignidad de la persona humana, ennoblecida por el carácter cristiano Juan Pablo II, cuyo Pontificado tuvo un marcado acento social, afirmaba en 1991, con motivo del centenario, que León XIII fue la voz del Espíritu para descubrir al mundo de entonces la realidad del pecado, del gran pecado social y de la consiguiente amenaza de conflicto en la sociedad Las enseñanzas de Juan Pablo II- -sobre todo en las encíclicas Laborem exercens Sollecitudo rei socialis y Centesimus annus -crearon un extenso marco recogido en 2004 en el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia. La inmoralidad del uso y tráfico de drogas, del tráfico de seres humanos, de la contaminación ambiental o de las manipulaciones genéticas ha sido repetida en el último cuarto de siglo. Benedicto XVI pronunció una homilía marcadamente ecológica en su encuentro con los jóvenes en Loreto el pasado verano, y ya en su primera Navidad como Pontífice dedicó un enorme esfuerzo a desenmascarar y condenar el consumismo, que degrada a las personas que lo practican y daña a las poblaciones pobres de los países del Tercer Mundo. En su último encuentro con el cuerpo diplomático, el Papa puso en guardia a las nuevas potencias económicas como China e India contra el saqueo de recursos petrolíferos que llevaron a cabo sus predecesores durante el último siglo. Los comentarios tergiversados y sacados de contexto por algunas agencias se referían a un curso para confesores, organizado por la Penitenciaría Apostólica. El Papa recibió a los participantes el 7 de marzo y les dirigió un discurso en el que no había ninguna referencia a nuevos pecados sociales o a nuevos pecados capitales sino un énfasis en el aspecto misericordioso e individual del sacramento de la Penitencia, que ayer impartió personalmente en la basílica de San Pedro. La Cruz de los jóvenes El mundo tiene necesidad de sacerdotes, de hombres y mujeres consagradas subrayó Junto al Pontífice, curas y obispos impartieron el sacramento de la Reconciliación Descubrir la propia vocación La fundadora de los Focolares decide regresar a casa en estado muy grave La fundadora del movimiento de Los Focolares, Chiara Lubich, ha vuelto a su residencia en la localidad romana de Rocca di Papa, por su expreso deseo tras sufrir un empeoramiento en su estado de salud. Chiara, de 88 años de edad, padece una insuficiencia respiratoria grave y ya no responde positivamente al tratamiento aplicado según precisó su médido, Salvador Valente, del Hospital Policlínico Gemelli, donde permanecía hospitalizada desde el mes de febrero. Desde su llegada a su residencia, Chiara, quien permanece consciente y transmite una gran serenidad ha recibido la visita de sus familiares y ha pedido enviar un saludo a todos los focolarinos que, con ella, han dado inicio al movimiento en 1943. Su carisma ha estado centrado en el trabajo por la unidad y el diálogo con los fieles de otras iglesias como judíos, budistas, musulmanes, es decir, lograr una única familia humana en la que reine la fraternidad Un cura escucha en confesión a una feligresa, ayer en San Pedro REUTERS