Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Tras las elecciones del 9- M s La crisis de ERC alcanza al tripartito VIERNES 14 s 3 s 2008 ABC César Alonso de los Ríos CiU y PP señalan la debilidad de Montilla, con más votaciones perdidas que Maragall Los entornos de Carod y Puigcercós buscan un acercamiento para pactar una lista conjunta IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El presidente de la Generalitat no convenció ayer a los partidos de la oposición catalana, CiU, PP y Ciutadans (C s) de la cohesión de su gobierno, tras la salida del consejero de Gobernación y número dos de ERC, Joan Puigcercós en plena crisis en el seno del partido republicano. Montilla, que ayer compareció voluntariamente ante el Parlamento autonómico para explicar ese cambio en su gobierno, aseguró que el tripartito está más unido que nunca y dio garantías de que concluirá porque ningún dirigente de Esquerra ha cuestionado ni el Pacto de Entesa que dio lugar a este gobierno ni el plan de gobierno pactado por sus integrantes. El presidente catalán acusó al líder de CiU, Artur Mas, de haber cuestionado siempre la legitimidad de su Ejecutivo, al que según Montilla nos ven como okupas y aseguró que su Gobierno está más cohesionado que esa casa grande del catalanismo- -la nueva propuesta ideológica de Mas- -en la que no caben ni sus socios de Unió Montilla echó mano además de la salida de Josep Duran Lleida del Gobierno catalán cuando Mas fue designado sucesor de Jordi Pujol para acallar las críticas nacionalistas. Sin embargo, ni Mas ni el líder del PPC, Daniel Sirera, dieron por buenas esas explicaciones. Es más, ambos coincidieron en recordarle que ya ha perdido más votaciones- -en el Parlamento autonómico- -que Maragall en referencia a las tres veces en las que ERC se ha sumado a CiU dejando en evidencia EL PROYECTO ZAPATERO ojo, federalista y feminista Así se definió Zapatero en sus comienzos. Como rojo, puso en marcha el frentepopulismo y convirtió a Llamazares en un tonto útil. Como federalista, asumió el proceso plurinacional. No hizo el papel de aprendiz de brujo como ha dicho Rajoy, sino que se convirtió en el líder de un nuevo modelo de Estado. Por fin, al presentarse como feminista estaba dando a entender que asumía esa condición como la categoría más evidente de una revolución cultural. Esta ha sido, en resumen, la estrategia de Zapatero a lo largo de ocho años. Tan arriesgada, tan temeraria como electoralmente rentable. Al abandonar la socialdemocracia (no en lo económico, obviamente) ganaba el espacio de la izquierda extrema, llamada a desaparecer, por otra parte. Al liderar la contestación a la Nación y al régimen autonómico atraía a nacionalistas conservadores e incluso a independentistas de izquierda. Al proclamarse feminista estaba aludiendo a la superación de sexos y las repercusiones institucionales de estos. Con esta estrategia Zapatero le dejaba al PP un espacio de centro muy seductor. Los cuatrocientos mil votos que este ha ganado. El PSOE se llevaba el resto y, además, la llave para las relaciones con los nacionalismos periféricos, por él decrecidos. A lo largo de estos ocho años he ido sintiéndome asombrado de que el PP no viera con claridad el sentido de la política de Zapatero. Es verdad que su inanidad intelectual disimulaba la peligrosidad de su estrategia, aunque también es verdad que las batallas ideológicas que daba (memoria histórica, laicismo, eutanasia... dejaban claros los objetivos. Por todo esto, algún analista llegó a decir que yo atribuía a la política de Zapatero una trascendencia excesiva. Hoy, sin embargo, se puede comprobar que mis críticas a Rajoy tenían razón de ser. Este no supo dar a la terrible estrategia de Zapatero la respuesta que esta exigía y que, por otra parte, reclamaban masivamente las asociaciones cívicas en la calle. R ¿Quién es su interlocutor? Joan Ridao conversa con Joan Puigcercós en el Parlamento autonómico catalán al PSC en votaciones sobre el derecho a la autodeterminación. el trazado del AVE por Barcelona y la reprobación a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. El portavoz de CiU, Oriol Pujol, acusó además a Montilla de haber dejado que le cambien un capitán por un caporal sin enterarse Sirera, por su parte, retó a Montilla a aclarar quién es su interlocutor en Esquerra en referencia a la guerra abierta EFE entre los sectores de Carod y Puigcercós y si la formación seguirá la hoja de ruta que debe marcar como presidente tras su congreso. Hoy está usted más solo que el sábado concluyó el dirigente popular en referencia a la debilidad de los socios de gobierno de Montilla. Paralelamente, los dos líderes de ERC intentaron ayer rebajar la tensión ambiental para evitar un cisma antes del Congreso. En este contexto, los entornos de Carod y Puigcercós podrían estar preparando un encuentro inminente para iniciar el acercamiento entre ambos sectores. Los interlocutores serían Xavier Vendrell, secretario de Organización de ERC y mano derecha de Puigcercós, y Ernest Benach, presidente del Parlament y hombre de confianza de Carod. Y el objetivo, pactar una lista conjunta en el Congreso para evitar que se impongan los críticos. Rosa Díez quiere abrir el debate sobre la reforma de la Ley Electoral ABC MADRID. La líder de UPyD, Rosa Díez, anunció ayer que su partido propondrá como primera iniciativa en el Congreso un cambio de la Ley Electoral por entender que resulta escandaloso que con 300.000 votos su formación haya logrado sólo un escaño, mientras que el PNV ha obtenido 6 diputados con un apoyo similar. Díez hizo estas afirmaciones durante una rueda de prensa celebrada en Madrid, en la que la diputada electa analizó los resultados obtenidos por su partido en los comicios del pasado domingo. La ex parlamentaria socialista explicó que la actual normativa electoral es injusta no sólo para su fuerza política, sino para los ciudadanos que han apoyado a su partido, informa Servimedia. Fuentes de UPyD explicaron que la defensa de este cambio de la Ley Electoral se hará seguramente mediante una proposición de ley, algo que obligará a pronunciarse al resto de formaciones políticas. Al mismo tiempo, Díez hizo repaso de la campaña electoral de su partido y aseguró que se ha demostrado que los ciudadanos demandaban una tercera fuerza política que defendiera al Estado. La crisis de ERC