Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -3- -2008 El TC alega que los recusados se opusieron de forma radical a la reforma del tribunal 11 Zaplana da un paso atrás y dejará la portavocía para renovar el Grupo Rechaza cualquier otra responsabilidad que no sea la de un diputado de base CRISTINA DE LA HOZ MADRID. El que fuera portavoz del Grupo Popular en el Congreso durante la pasada legislatura, Eduardo Zaplana, despejó ayer en persona las dudas sobre su continuidad o no en la primera línea política. Sólo un día después de hablar largo y tendido con su jefe de filas, Mariano Rajoy, Zaplana desveló, en un desayuno con un grupo de periodistas, su intención de ser un diputado de base por entender que es bueno dar entrada a nuevas personas. Es lo más sensato y lo más conveniente En su conversación del miércoles en Génova, Zaplana reiteró a Rajoy lo que el líder del PP ya sabía: que no tenía intención de continuar como portavoz parlamentario. Entonces Rajoy le ofreció la posibilidad de asumir otras responsabilidades, que el todavía portavoz no especificó, pero que bien pudiera ser un puesto en la mesa del Congreso. En todo caso Zaplana cree que en estos momentos desde el punto de vista parlamentario, no debo aceptar ninguna responsabilidad, no me apetece tampoco puntualizó. Otra cosa es su más que probable continuidad en la ejecutiva del partido, aunque sin ningún área concreta de responsabilidad. Zaplana, que en todo momento reivindicó la labor que el Grupo Parlamentario Popular ha desarrollado a lo largo de esos cuatro años, explicó que ahora viene una etapa nueva donde habrá que aplicar una nueva estrategia y la renovación siempre es positiva. Mi papel no debe ser el mismo que hace cuatro años En su defensa de la actuación del Grupo destacó que aunque se trató de uno de los más ingratos y difíciles cometidos políticos que le han encargado, no dejó de ser satisfactorio demostrar a tanta gente que no solamente estás en los momentos de bonanza sino también en los de dificultad, que sabes estar a la altura, que sabes defender a tus compañeros, que sabes defender a tu partido en las coyunturas difíciles. Dar la cara por ellos- -continuó- -tiene su complejidad a veces desde el punto de vista del coste de tu propia imagen Zaplana y López Garrido se despiden amistosamente durante la conmemoración del 11- M La Junta Directiva Nacional del PP deberá decidir en su reunión del próximo martes 25 el nombre de los portavoces parlamentarios para el Congreso y el Senado. En el caso de la Cámara Alta se da altamente probable la continuidad de Pío García Escudero, pero siempre y cuando Rajoy no tenga pensadas para él otras responsabilidades en el partido, como la secretaría general. Porque con la salida de Zaplana, la siguiente duda se plantea con respecto a Ángel Acebes, consciente de haber experimentado un fuerte desgaste político en estos cuatro años a pesar del cariño que se le tiene en el partido. De hecho, cuando se habla de renovación, todos los ojos se giran tanto hacia Zaplana como hacia el número dos del PP. Lo que sí parecen tener claro en los aledaños del Zaplana es que la nueva dirección del Grupo Popular tiene que estar perfectamente coordinada con Génova. En este sentido, fuentes parlamentarias lamentan que a veces se han producido bombardeos desde despachos de la sede nacional contra la carrera de San Jerónimo, además de desajustes propios de la duplicidad de funciones. No es descartable que Rajoy acabe diseñando un modelo por el cual los responsables de EFE Tarea ingrata y difícil Lo mejor y más sensato es dar entrada a nuevas personas cada área del partido también lo sean en las respectivas comisiones parlamentarias, como se ha producido en esta legislatura con el responsable del PP de Libertades, Justicia a Interior, Astarloa, que fue portavoz de la comisión de Justicia. Rajoy no revelará hasta el día 26 el nombre de las personas que se harán cargo de las dos portavocías. Es más, fuentes populares aseguran que se dedicará a pensar en ello durante las vacaciones de Semana Santa que, contra su inveterada costumbre de pasarlas en Canarias, podrían llevarle al extranjero para desconectar del todo y abordar con energías renovadas el complejo proceso que le espera hasta la celebración del XVI congreso nacional del partido.