Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 14 s 3 s 2008 ABC AD LIBITUM LA PATÉTICA DE GALLARDÓN STE pasado martes, en el Auditorio Nacional, en Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón seguía, sin pestañear, la interpretación de la sexta sinfonía de Piotr Ilic Chaikovski que, bajo la dirección de Valery Gergiev, ofrecía la London Symphony Orchestra. Ni siquiera en el tercer movimiento- -allegro molto vivace- quizá sobrepasado en el ímpetu del metal en la versión de la LSO, el alcalde de Madrid movió un músculo. Con la mano derecha sobre la mejilla y el meñique sellando sus labios compaginaba, supongo, el gozo de la música con la necesidad de la reflexión. Como todo el M. MARTIN mundo sabe, esa sexta FERRAND sinfonía del creador ruso es conocida como la Patética Es, por cierto, la última pieza del ciclo bautizado por su autor como Sueños de invierno Ahora, cuando la primavera ya está ahí y nos golpea con pregones alergénicos, también Gallardón sale de sus sueños invernales, sueños de grandeza y ambición patente- -algo que nunca debe ser la ambición inteligente- -y nos interpreta su personal patética Ha dado por cerrado el proceso de reflexión que nos anunció cuando Mariano Rajoy le trató con más crueldad de la necesaria y Esperanza Aguirre trató de hacerle la cama. O se la hizo. Cuando aspiraba a integrarse en la lista electoral de Mariano Rajoy y acceder al Congreso de los Diputados. Por si acaso. La decisión de Rajoy, dice Gallardón, me lleva a quedarme en la Alcaldía. Supongo que también le empujará a ello el compromiso que tiene adquirido con los muchos madrileños que le otorgaron su confianza y le dieron una confortable mayoría absoluta que, todo hay que decirlo, ha sabido aprovechar para que Madrid esté mejor que cuando él se instaló en el Ayuntamiento y, en contra del casticismo, renunció a la vara mientras, en contra de la razón, le entregó el control de la cultura y el espectáculo a Alicia Moreno. Quizás ese sea su ejercicio de humildad y, consciente del disparate, quiera demostrarnos que nadie es perfecto. Es de celebrar que Gallardón vuelva al redil. También podría haberlo sido que volara por su cuenta y ampliara la oferta que el bipartidismo nos tiene congelada; pero, en cualquier caso, no es bueno, en un mundo de escasez en el talento, que un personaje de su talla se pierda y difumine. Tanto da que sea en pleitos familiares que en proyectos sin salida. Si, además, Rajoy ha aprendido la lección, que los fracasos enseñan más que los éxitos, contará con él. Al margen de simpatías o antipatías, el PP- -como el PSOE- -no tiene muchos nombres en sus cuadros con la experiencia y la fuerza de este hijo pródigo que vuelve a casa y que, por ello, como enseña el Evangelio de San Lucas, merece una fiesta y una celebración porque estaba perdido y ha sido encontrado La verdad es que Alberto Ruiz- Gallardón, a quien algunos llaman Albertito, podía haberse ahorrado para un viaje así las albardas y la Patética COSAS MÍAS EL GOBERNADOR GOLFO E E LIOT Spitzer, el ya mundialmente famoso ex gotución y demás parientes cercanos en todos los países debernador golfo de Nueva York, ha dimitido, lo que sarrollados. Merecedora del oprobio social únicamente me parece manifiestamente insuficiente, para él cuando eres gobernador y sales en la primera de un perióy para sus abochornados votantes. Ahora debería emidico. Pero admitida, disculpada y hasta fomentada para grar, como muy cerca, a Alaska. De una exhibición públilos demás. Todos y cada uno de los medios de comunicaca de tamaña idiotez no se recupera uno jamás, aunque ción y la industria cultural estarían en posición de un sea el tipo más tonto de Estados Unidos, como es el caso. mea culpa generalizado. Por un negocio al que contribuCapaz de pagar 3.000 dólares la hora a una prostituta y de yen y por unos modelos sociales que fomentan. organizar justamente después la más grotesca Entre otras cosas, a algunos les ha faltado comparecencia pública de la historia con su mutiempo en las últimas horas para encumbrar al jer. Ella, a la que una importante revista norteestrellato a una de las prostitutas de Spitzer. A esamericana entronizó recientemente como una tas horas debe de estar firmando unas cuantas mujer independiente y rompedora que tuvo la vaexclusivas millonarias para contar su experienlentía de dejar su prestigioso trabajo de abogada cia y, sobre todo, para exhibir el cuerpo del delipara acompañar la carrera política de su marido, to. Por interés social, claro está. Si a Spitzer lo debe de estar aún más corta de neuronas que él, lo mandamos a la calle, e incluso a la cárcel, habrá que explica su contribución al mayor ridículo poEDURNE que saber por qué, dirán algunos. Spizer es tonto, lítico que hemos visto en muchos años. URIARTE pero hay muchos listos quizá tan poco presentaEn comparación con el peligro de una pareja bles como él que van a hacer ahora negocio con de este nivel intelectual a los mandos de Nueva York, toesas mismas prostitutas. Y pagándoles bastante más que do lo demás, siendo muy grave, hasta palidece. Resulta 3.000 dólares la hora. que, además de tonto con balcones a la calle, Spitzer es un A los demás, el fresco de Alaska nos podría aliviar quidelincuente que podría pasar una temporada en la cárzá del síndrome Pretty Woman O sea, aquella fascinacel, antes de emprender el aconsejable exilio a Alaska. ción que la mitad de las mujeres del planeta sintió en su En su dedicación al puterío, se ha saltado varias leyes medía por el personaje de Richard Gere, bastante más guarecedoras de unos cuantos años a la sombra. Aún más, es po que Spizer, es cierto, pero igual de golfo y aficionado a un mentiroso impresentable, que presumía de fiscal juslas prostitutas que el dimitido. Y la equivalente fascinaticiero, implacable perseguidor de las redes de prostitución que la mitad de los hombres del planeta sintió igualción, entre otras cosas, justamente al tiempo que él mismente por Julia Roberts, precisamente cuando represenmo las utilizaba, una vez acabadas, suponemos, las hotaba a una de esas prostitutas capaces de sacar 3.000 dólaras de oficina. Y, desde luego, un desequilibrado al que, o res a la hora a un Spiltzer cualquiera. bien en la cárcel, o bien en Alaska, se le debería facilitar Una buena parte del cine, de la televisión y de todos un psiquiatra con el que pasara al menos unas cuantas los mayores éxitos de consumo cultural está llena de hishoras más que con las prostitutas. torias como la anterior. En formato cinematográfico y teDicho todo lo cual y la repugnancia que me produce eslevisivo, reciben todos los parabienes y hasta la pasión gete golfo sin fronteras, todos los demás, me refiero a la huneralizada. En formato político, te mandan a la dimisión manidad, somos también unos hipócritas redomados. y a la crítica más despiadada, pues a Spiltzer no le han En justa correspondencia, deberíamos acompañar a Spitechado por saltarse las leyes sino por degenerado. A ver zer en Alaska al menos un par de meses. Y lo digo, sobre si nos aclaramos y aplicamos las mismas reglas también todo, por la hipocresía institucionalizada que es la prostia los ciudadanos, no sólo a los políticos.