Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13- -3- -2008 Robert de Niro gana un juicio en el que le acusaban de mentir sobre su cáncer 97 El Príncipe Alberto de Mónaco defiende su soltería al cumplir los cincuenta Desmentido oficial a la revista que anunció su boda con la nadadora Charlene Wittsock JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Para celebrar sus 50 años, el príncipe Alberto II de Mónaco se ha ofrecido una cena íntima en el restaurante Louis XV anexo al Hotel de París de Monte Carlo (frente al Casino) seguida con una sesión de espiritismo íntimo: ¿Me caso? ¿No me caso. Buen conocedor de los espíritus que mueven las mesas de camilla y los vasos que escogen las letras que deben responder a preguntas impertinentes, él mismo se ha respondido: ¡No. cuando un semanario rosa había anunciado su boda con la nadadora surafricana Charlene Wittstock (veinte años más joven) y los cronistas del principado nos habíamos apresurado a reservar con urgencia una habitación con vista al mar. Todo se marchita. El antiguo esplendor de la civilización occidental, la gloria de Venecia, la residencia de George Clooney frente al lago de Como, la boda de Alberto II de Mónaco, y mi huida a Monte Carlo, con ese pretexto, esta primavera. Los cronistas hacíamos cábalas insensatas. La presencia olímpica de Mrs. Wittstock en todo tipo de ceremonias oficiales. Su esplendor intacto ante un príncipe incipientemente barrigudo. Las joyas principescas de una nadadora que daría a Mónaco un lustre de sirena encantadora. Pura ilusión de cronistas añorantes de antiguas fiestas mortuorias en Monte Carlo, rodeados de abuelitas disipadas y señoritas de alterne. Con motivo del XXV aniversario de la trágica desaparición de la princesa Grace, los cronistas llegamos a soñar con una resurrección florida. Mrs. Wittstock tiene el encanto primaveral de la Esther Williams de Escuela de Sirenas. Y contemplar a Mrs. Wittstock junto al príncipe, en un Bentley descapotable, por la segunda cornisa, rumbo a Menton (donde se encuentran los restos del palacio que imaginó y pagó con su dinero don Vicente Blasco Ibáñez) nos permitía evocar a la pareja Grace- Cary Grant en una película de Hitchcock. Fantasmas, fantasmas, del cronista desencantado. EN SU PUNTO Beatriz Cortázar LOS MEDINA SIDONIA, EN EL OJO DEL HURACÁN a muerte de la duquesa de Medina Sidonia no ha hecho más que actualizar una batalla familiar que hasta no hace mucho se libraba en los juzgados, pero que pronto se podrá leer sobre el papel en el libro que firma Íñigo Ramírez de Haro y que se centra en las relaciones de la duquesa con sus tres hijos, Leoncio, Pilar y Gabriel Gonron al sepelio de su madre y allí pudieron encontrarse con su viuda, Liliana María Dalhmann, con quien la duquesa roja se casó antes de morir. Desde luego el encuentro no fue ni emotivo ni cariñoso. Lo primero que me dijo Liliana fue que a Pilar y a mí nos había dejado asistir por humanidad pues mi madre había dado orden de prohibirnos la entrada dice Gabriel. La relación de la duquesa con sus hijos fue pésima, por no decir nula, y más desde que la demandaron ante los tribunales por apropiación de la herencia que les dejó su abuela, la condesa de la Mortera, y por la destrucción del patrimonio inmobiliario, el palacio de la Mortera (la primera demanda la ganaron y la segunda está pendiente de recurso) Somos acreedores y herederos de nuestra madre aclara Gabriel, quien no piensa permitir que nadie le arrebate lo que por ley le corresponde. Días atrás también murió su padre, quien en segundas nupcias se casó con la señorita que cuidó a sus hijos, con quien tuvo otro hijo, Javier. La familia vivía en Soria y a su velatorio acudieron sus hijos y muchos vecinos, como la familia Marichalar. No tengo ningún interés en cargarme una Fundación que está bien hecha, pero antes que nada habrá que hacer una valoración del patrimonio, conocer el testamento y calcular lo que la Ley dice que es de los hijos. Discutirle la legítima a alguien es lo mismo que hacerle bastardo, y eso ya es anticonstitucional asegura. L zález de Gregorio y Álvarez de Toledo. Días atrás los tres acudie- Alberto y Charlene, el pasado enero, a su llegada al Festival Internacional de Circo de Monte Carlo EFE El coche de James Bond, objeto de deseo de los ladrones en Panamá CIUDAD DE PANAMÁ. Un sagaz delincuente panameño fue arrestado el pasado fin de semana cuando intentaba desvalijar el automóvil utilizado por el actor Daniel Craig, el agente 007, en sus desplazamientos por Panamá, donde se rueda una nueva entrega de James Bond. El diario Crítica reveló que el ladrón Antonio Morris Peterson fue arrestado cuando intentaba desvalijar el todoterreno asignado a Craig durante el rodaje de Quantum of Solace Fuentes cercanas a la superproducción indicaron que se trata del primer incidente de estas características. Sin embargo, en las últimas semanas circularon en el país versiones sobre un supuesto intento de hurto de cámaras y otros equipos. Daniel Craig en una escena de la película Casino Royale AP