Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL JUEVES 13 s 3 s 2008 ABC Gotovina, guerra y crimen El Tribunal Internacional de La Haya nos recuerda con el juicio contra el ex general croata, una vez más, que la guerra no es excusa para el crimen. Resulta reconfortante que a veces nos muestren esa línea roja entre la guerra y el crimen De ahí la fiereza con que la Krajina, con su capital en Knin, se levantó contra la Croacia independiente en 1991 y la barbarie desplegada por la soldadesca serbia durante cuatro años. Algunos como Martic, el líder de la temida horda de criminales de los marticevski que mató a miles de croatas, se sentaron antes en el mismo banquillo. También Slobodan Milósevic, principal responsable, estuvo sentado allí. Él murió. Otros cumplen sentencia. Son éxitos del tribunal en su lucha contra la impunidad y la resignación. Este juicio tiene importancia capital, moral y política. Lanza un mensaje claro a una sociedad serbia que sigue sin lograr el golpe liberador frente a su pasado y ha sido incapaz de entregar a dos de los máximos matarifes de la última guerra balcánica, Radovan Karadzic y Ratko Mladic. En Croacia se ha producido la dolorosa catarsis inducida por el hecho de que su Gobierno apoye el juicio contra un general considerado por muchos como héroe de guerra por liberar un territorio croata que se había declarado estado independiente en el proyecto de Milósevic de la creación de la Gran Serbia. Esto ha supuesto uno de los mayores impulsos para la probidad y salud de la democracia croata. Serbia aun está en deuda. Las consecuencias de ello están a la vista. Pero además, este juicio contra Gotovina es un hito más en perseguir la violencia militar criminal contra civiles. Deja claro que ni siquiera la reconquista de un territorio propio ni operación militar legítima alguna puede justificar limpiezas étnicas u operaciones de terror. Y que nadie, ni siquiera héroes nacionales como Gotovina pueden escudarse tras la acción de guerra para intentar justificar estos crímenes alimentados por el odio y la venganza. Gotovina fue un gran general que se lanzó a una operación militar brillante que mancilló con el crimen masivo que ordenó y permitió. Desde La Haya se recuerda una vez más que la guerra no es excusa para el crimen. Cierto que es una lección tan antigua como la guerra misma y conceptos como la piedad o la crueldad, pero aún no aprendida. Quizás nunca lo sea del todo. Pero sí resulta reconfortante que a veces nos muestren esa línea roja entre la guerra y el crimen. Rabat sigue vetando las asociaciones del Sahara que piden la autodeterminación Decenas de presos independentistas exigen sus derechos en huelga de hambre LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. La vida de Said Elbaillal corre peligro, según advierte la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves de Derechos Humanos Cometidas por el Estado Marroquí (ASVDH) El joven estudiante se encuentra en huelga de hambre desde el pasado 20 de febrero en la prisión de Salé, ciudad vecina de Rabat. Su estado de salud es cada vez más crítico y, según su familia, no puede andar ni ir al baño La ASVDH apoya a Elbaillal en todas sus reivindicaciones para que le sean reconocidos sus derechos como preso de opinión pero a la vez le piden que abandone la huelga de hambre para que salve su vida según un comunicado. Al igual que este joven independentista, varias decenas de presos saharauis se encuentran en huelga de hambre en otros centros penitenciarios de Marruecos y en la conocida como cárcel Negra de El Aaiún. De estos últimos, según la ASVDH, dos han tenido que ser ingresados en un hospital. El líder del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, ha enviado una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en la que critica el silencio inaceptable de esta organización por el estado deplorable de los presos. La polémica coincide con la publicación del informe anual sobre derechos humanos del Departamento de Estado de Estados Unidos, que recuerda que Rabat no permite regristrarse a las organizaciones que promueven la autodeterminación del Sahara Occidental y cita el caso concreto de la ASVDH así como de Codesa, integrada también por activitas en ciudades bajo ocupación marroquí. Ambas trabajan de manera informal añade el informe. Marruecos y el Polisario deben verse las caras de nuevo en Nueva York este fin de semana. Será la cuarta cita, denominada Manhasset IV por la localidad en la que tienen lugar los encuentros, pero ni los más optimistas esperan que vaya a servir para aclarar algo el futuro de la ex colonia. Lo que en un principio fue recibido como una posible luz al final del túnel está cayendo, según algunos analistas, en una espiral sin salida. El propio Ban Ki Moon reconoce que aunque ya se hayan visto tres veces en los últimos once meses no hay proceso negociador. Rabat trata de imponer su plan de autonomía para el territorio como única salida mientras que los independentistas exigen que se cumpla el proceso de descolonización que prevé la ONU, con un referéndum de autodeterminación que recoja la posibilidad de la independencia. Hermann En el contexto nacional político y cultural que se puede sintetizar en los golpes de ingenio de Zerolo y Chiquilicuatre, hoy por hoy dos de los máximos representantes de la España de José Luis Rodríguez Zapatero, habrá quien piense que todo el mundo es Costa Polvoranca, rincón lumpen de copas, prisas y risas, donde el buenismo sonríe y jalea ansias infinitas de paz mientras blande bates de béisbol y amenaza con estiletes. Pues no. Aún hay hechos a asumir con más seriedad que resignación y asco. Pongamos por ejemplo la apertura del juicio en el Tribunal Internacional de La Haya al ex general croata Ante Gotovina, por su presunta instigación y ejecución de crímenes de guerra durante el Blitzkrieg que, con enorme éxito militar y terribles consecuencias, llevó a cabo en ofensiva Oluja (tormenta) en agosto de 1995 con la que reconquistó la Krajina croata. Esta vez no son militares y paramilitares serbios los acusados de crímenes de guerra en La Haya, sino croatas que protagonizaron la contraofensiva final de la guerra entre Serbia y Croacia antes del Acuerdo de Dayton. El fiscal del Tribunal, el norteamericano Alan Tieger, que ha representado a la acusación en casos contra criminales de guerra ya condenados, hizo una brillante exposición sobre la situación en aquellos momentos. Y dejó claro que la muerte les ha ahorrado al que fue presidente croata, Franjo Tudjman, y a su ministro de defensa Gojko Susak de estar en el banquillo con Gotovina. Fueron los que le ordenaron que la ofensiva militar tuviera no ya como efecto colateral sino como objetivo principal la limpieza étnica de los serbios que desde hacía siglos habitaban y protegían, permanentemente militarizados y bajo órdenes de Viena aquella región fronteriza inestable entre el Imperio austriaco y Otomano. JULIÁN DE DOMINGO Surrealismo y tragedia en Fin de siglo en Palestina El escritor y periodista Miguel- Anxo Murado, en el centro de la imagen, presentó ayer en el Círculo de Bellas Artes su libro Fin de siglo en Palestina (Ed. Lengua de Trapo) en el que da cuenta de diversas peripecias, entre trágicas y surrealistas, vividas a lo largo de sus cinco años en la zona. Obra y autor fueron glosados por el periodista de ABC, Alfonso Armada, a la derecha de la foto. Ni los más optimistas esperan que este fin de semana Marruecos y el Polisario aclaren algo el futuro saharaui