Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 s 3 s 2008 Cumbre europea de primavera INTERNACIONAL 29 La Unión Mediterránea de Sarkozy no entusiasma a la UE El programa económico de la cumbre comunitaria de primavera que empieza hoy se verá relegado por el plan francés ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. La cumbre europea de primavera está tradicionalmente dedicada a los asuntos económicos, que en estos momentos no faltan en la Unión Europea. Sin embargo, los jefes de Estado y de Gobierno se reúnen hoy en Bruselas con una agenda en la que se han superpuesto temas no previstos, el más importante la iniciativa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de fundar una Unión Mediterránea. La canciller Angela Merkel ha apoyado esta iniciativa a condición de que se abriese a todos los miembros de la UE y a cambio de que Sarkozy le ayude con sus planes de rebajar las exigencias medioambientales en la industria automóvil. Las dos cosas pueden ser causa de graves divergencias entre los socios comunitarios. Sarkozy quería que solo participasen los países ribereños, pero Alemania puso el grito en el cielo, pensando que se trataba de una organización en la que estarían en juego fondos europeos, pero sin que los gobiernos que los aportan (especialmente el suyo, que es el mayor contribuyente a las arcas europeas) tuvieran nada que decir. Sarkozy afirmaba que lo que quería era impedir que haya demasiadas voces que puedan paralizar las decisiones pero ante las reticencias de Berlín no tuvo más remedio que ceder. De todos modos, la fuente mayor de divergencias y bloqueos es más previsible que venga de la orilla sur del Mediterráneo, sobre todo en cuanto se toquen asuntos que tengan que ver con Israel y Palestina, que de la septentrional. No pocos entusiastas del proyecto inicial de Sarkozy consideran que abrirlo a la participación de los 27 significa quemar el proyecto porque se resume en volverlo a llevar a la órbita del Proceso de Barcelona que existe desde hace más de 12 años. Tampoco ha servido para constituir una alternativa al pleno ingreso de Turquía, que parecía ser el objetivo inicial del Elíseo. París ha tenido que asegurar expresamente que el proyecto no compromete el desarrollo de las negociaciones de adhesión. Francia envió ayer una carta a todos los gobiernos presentando la idea, en un gesto que no ha pasado desapercibido para la presidencia eslovena, que lleva ya un tiempo siendo acosada por la hiperactividad del presidente galo, que no parece poder esperar a que le llegue el turno en el segundo semestre. El objetivo de Sarkozy es que la Unión por el Mediterráneo sea bautizada el 13 de julio, en vísperas de la Fiesta Nacional francesa, en una cumbre en París a la que asistirían los Veintisiete y los socios de la ribera sur. Ayer mismo, la Comisión Europea reconoció que había recibido la carta, pero sus portavoces se negaron a hacer una evaluación de la misma, un síntoma claro de que no ha detectado un apoyo generalizado. Algunos países, como Austria, son muy reticentes a un nuevo instrumento que se superponga a los existentes, y otros han criticado la pretensión inicial de Sarkozy de que durante los primeros años, el copresidente europeo de la organización fuera siempre uno de los países que tiene costa mediterránea, lo que habría introducido un doble rasero entre los miembros de la UE, uno de los mayores tabúes de la vida comunitaria. Zapatero intentará que se mantenga el nombre de Proceso de Barcelona Pretende que se aprovechen los limitados logros de los últimos doce años LUIS AYLLÓN MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero defenderá hoy en Bruselas que el proyecto de Unión por el Mediterráneo- -sobre el que la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, presentarán una propuesta- -siga llevando también el nombre de Proceso de Barcelona y que no se dilapide el acervo conseguido, según supo ABC de fuentes gubernamentales. Merkel y Rajoy expondrán esta noche en la cena de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea las ideas que pactaron en los últimos días, no sin dificultades, y a las que espera se sumen sus colegas europeos. El presidente del Gobierno español en funciones intervendrá en la cena para expresar su apoyo a la propuesta, de cuya elaboración España ha venido siendo informada, aunque no ha participado directamente en su configuración. Zapatero reiterará su opinión de que la Unión por el Mediterráneo debe ser un desarrollo del Proceso de Barcelona, que nació en 1995 bajo impulso español y que involucra a toda la UE y no sólo a los países ribereños del Mediterráneo, como era el plan inicial de Sarkozy y que provocó el malestar de Merkel. Por eso, según las fuentes consultadas, el jefe del Ejecutivo, además de dar la bienvenida a la propuesta franco- alemana, insistirá en la idea de que al nombre de Unión por el Mediterráneo, que el mismo propuso en la cumbre que celebró en Roma en diciembre con Romano Prodi y el propio Sarkozy, se le añada el de Proceso de Barcelona para indicar que existe una continuidad. Pero, junto a la conservación de la marca, Zapatero quiere que se mantengan algunos de los logros de estos doce años, como las reuniones ministeriales y sectoriales que se vienen celebrando sobre asuntos como la energía, el medio ambiente, la educación o la cultura; o el comité euromediterráneo que se reúne mensualmente con participación de los países europeos y de los del sur del Mediterráneo. En cualquier caso, desde el Gobierno español se piensa que cualquier decisión que se adopte debe tener en cuenta que no se puede ofrecer a los socios de la ribera sur como algo ya precocinado, que deben aceptar. En este sentido, se apunta que alguna de las ideas ya conocidas de la propuesta franco- alemana, como la de que haya una copresidencia (un presidente del norte y otro del sur) puede ser difícil de poner en práctica, por las diferencias que existen entre árabes e israelíes o incluso entre los propios países árabes. Con menos problemas se ve desde España la idea de que haya cumbre bianuales y que se establezca una secretaría general, también con dos directores. El Gobierno español siempre ha apostado por la creación de esa secretaría general para hacer un seguimiento de los proyectos que se acuerde poner en marcha. El jefe del Ejecutivo llegará hoy a mediodía a Bruselas para participar en la reunión del Partido de los Socialistas Europeos, que se celebra siempre inmediatamente antes de las cumbre comunitarias. Zapatero no prestó durante la pasada legislatura mucha atención a estas reuniones y sólo acudió a una de ellas, tras haber ganado los comicios en marzo de 2004. Como entonces, Zapatero espera recibir las felicitaciones de sus correligionarios europeos, entre los que es ya uno de los más veteranos. Además, durante el Consejo Europeo, será también felicitado personalmente por el resto de los mandatarios de la Unión, entre ellos Nicolas Sarkozy, Angela Merkel o el primer ministro británico, Gordon Brown. Más información en la sección de Economía Continuidad Temores Aluvión de felicitaciones AFP Europa, por la libertad de Betancourt El Parlamento Europeo reclamó ayer la liberación urgente de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y de todos los rehenes que siguen secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) En la imagen, algunos diputados mostraban la imagen de la política colombiana en la sesión de ayer. El jefe del Ejecutivo acude a la reunión del Partido de los Socalistas Europeos, donde será aclamado