Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 s 3 s 2008 ESPAÑA 25 El Capea y Tejela, entre los 12 furtivos detenidos con cerca de 500 trofeos Caen dos grupos en Toledo y Salamanca de cazadores ilegales s Fabricaban silenciadores y practicaban dobles fondos y zulos en los coches para ocultar los rifles CRUZ MORCILLO MADRID. Son cazadores furtivos, pero algunos han actuado como delincuentes profesionales tomando toda clase de medidas para no ser descubiertos por los investigadores. La Guardia Civil de Madrid ha acabado con sus actividades con la detención de dos grupos en Toledo y Salamanca, en total doce personas, entre las que se encuentran dos conocidos toreros: Pedro Gutiérrez El Capea hijo del Niño de la Capea y Matías Tejela. Estos han participado en varias cacerías ilegales. A los arrestados se les han intervenido unos 500 trofeos de caza (cabra hispánica, venados, jabalíes, muflones, gamos, rebecos) y especies protegidas como la avutarda, el turón y la lechuza. Además, los agentes se han incautado de 53 rifles y escopetas. silenciadores, machetes, visores nocturnos, ropa de camuflaje y cuatro coches. La operación Bambi del Seprona de la Comandancia de Madrid comenzó en octubre pasado al detectar a un grupo de furtivos que se movía por toda España y con querencia por las reservas naturales. Tenían base en Toledo, Madrid y Salamanca y se reunían esporádicamente para grandes cacerías, adoptando muchas precauciones- -solían quedar con los clientes en estaciones de servicio- El grupo de Toledo, el más activo, al que se le atribuyen cacerías ilegales desde finales de los años 80 estaba organizado al milímetro. Un miembro del grupo alquilaba un vehículo que era utilizado como coche lanzadera para eludir controles policiales y transportar los trofeos después. Otro tenía un taller artesanal donde fabricaba silenciadores- -chupetes- que luego vendía a clientes de toda España, y un tercero se ocupaba de practicar dobles fondos en los vehículos con el fin de ocultar las armas en los traslados. En uno de los coches se ha localizado un zulo practicado en el faro trasero izquierdo. El autor de los chupetes vendía cada pieza a 700 euros y tenía un torno de más de 200 kilos y una prensa hidráulica. En este grupo hay varios geipers experimentados reconocedores de terreno que se encargan de localizar las piezas. Los ahora detenidos no sólo cazaban eludiendo cualquier legalidad- -temporada, zona... -sino que además obtenían unos pingües beneficios económicos de los clientes a los que captaban. Los precios que cobraban oscilaban según el trofeo, desde unos mil euros por un ciervo o un corzo hasta los más de 6.000 por una cabra ibérica, por ejemplo. Se ha detectado que también habían organizado alguna batida de lobos. El grupo de Salamanca fue descubierto cuando compraba silenciadores al de Toledo por lo que también fueron sometidos a vigilancia. En concreto, se localizó a José Manuel Hernández Zamorano un banderillero de la cuadrilla de El Capea, cuya pista condujo a los otros tres detenidos en Salamanca, todos del entorno profesional del diestro. De hecho, el arresto se produjo en la finca del Niño de la Capea. Hace unos días los agentes descubrieron que los pata negra de Toledo iban a llevar a cabo una cacería entre Guadalajara y Soria, los siguieron y los arrestaron a todos: seis en Toledo, los ya citados en Salamanca y dos en Madrid, incluido el torero Matías Tejela, que sólo se había apuntado a alguna de las excursiones nocturnas, según fuentes del caso. Los agentes llevaron a cabo varios registros domiciliarios donde intervinieron trofeos de gran valor y uno en una taxidermia ilegal en la provincia de Toledo donde los miembros del grupo disecaban a los animales abatidos. Los detenidos han sido acusados de delitos contra la flora, fauna y animales domésticos, tenencia de armas (algunos sin permiso) y asociación ilícita. Sorpresa entre los compañeros de los policías detenidos en Málaga J. M. CAMACHO MÁLAGA. Los cuatro policías de la Udyco Costa del Sol detenidos el pasado martes en Málaga por revelación de secretos declararán hoy en el Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, según fuentes de la investigación. Los agentes estuvieron incomunicados durante todo el dÍa de ayer en los calabozos de la Comisaría Provincial de Málaga y fueron custodiados por policías ajenos a la plantilla malagueña. Ayer, los policías de la Unidad de Asuntos Internos registraron una clínica de Marbella en busca de nuevas pruebas contra los detenidos. Los agentes se llevaron de esta clínica ficheros y documentación, según fuentes policiales. También registraron los despachos profesionales de los imputados y sus domicilios. La investigación contra los policias detenidos en Málaga sigue abierta, según señaló el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, quien resaltó que esta operación, iniciada hace hace dos años por la Unidad de Asuntos Internos del Cuerpo, pone de manifiesto que el sistema funciona Sobre la operación, que está bajo secreto de sumario, el secretario de Estado afirmó no poder facilitar más información acerca de su contenido al estar sometida a la cautela y agregó que en el momento en el que se tengan los datos se trasladarán a los ciudadanos Por su parte, el presidente del Sindicato Profesional de Policia, Fernando Vivas, insistió en la presunción de inocencia de los detenidos y criticó la actitud de Camacho. Vivas lamentó la incomunicación de los detenidos y las medidas excepcionales adoptadas contra los mismos. En su opinión, son excesivas, ya que no se aplican ni a los terroristas. Explicó que tras las detenciones, se creó una gran confusión y preocupación en la plantilla entre otras razones, porque ni siquiera se permitió al comisario provincial hablar con ellos Fuentes policiales aseguraron que existe un gran desánimo entre los agentes que trabajan en la calle al tiempo que calificaron de mazazo para la Udyco Costa del Sol la detención de sus compañeros. La Unidad de Asuntos Internos detuvo el pasado martes a los cuatro agentes, pertenecientes a la escala ejecutiva. Organizaban batidas nocturnas en reservas y captaban clientes a los que cobraban entre 1.000 y 6.000 euros Secreto de sumario El grupo más activo Algunos de los rifles incautados a los cazadores furtivos G. C. Extraen ADN a animales decapitados y abandonados Los cazadores furtivos querían cabezas, trofeos como se conoce en el argot del mundo de la caza, de ahí que tras abatir a las piezas más preciadas de distintas especies en parques y reservas las decapitaran y abandonaran los cuerpos donde más a mano les venía, casi siempre en el mismo lugar de la batida. Con paciencia y regularidad, durante varios meses los agentes del Seprona de la Comunidad de Madrid fueron recogiendo por toda España muestras de animales decapitados, con la convicción de que los habían dejado allí los furtivos a los que pisaban los talones. Esas muestras tomadas en Sigüenza, la Sierra de la Culebra, Soria, Guadalajara, por primera vez, han sido sometidas a pruebas de ADN para certificar que corresponden a las cabezas halladas más tarde en casas y taxidermias de los ahora detenidos en varias provincias. El proyecto, que ha sido financiado por la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, se ha llevado a cabo en los laboratorios de Genética de la Facultad de Veterinaria.