Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13- -3- -2008 Memoria histórica selectiva ESPAÑA 21 Una zanja como las de Paracuellos Algunos de los botones hallados en la que se presume enorme fosa de Alcalá de Henares corresponden a ropa femenina POR FERMÍN SALETA MADRID. Algún medio próximo al Gobierno ha difundido que en la fosa pueden encontrarse los restos de varios comunistas fusilados a raíz de la explosión, el 6 de septiembre de 1947, de dos polvorines militares, situados cerca del Puente de Zulema, encima del río Henares. La deflagración, cuya causa última nunca se llegó a determinar, provocó 24 muertos. Las autoridades franquistas se sirvieron de la catástrofe para endurecer la represión contra el Partido Comunista y las Juventudes Socialistas Unificadas, varios de cuyos miembros fueron detenidos en Alcalá de Henares y pueblos cercanos. El 9 de julio de 1948 fueron juzgados en un consejo de guerra en Ocaña, a consecuencia del cual son condenados a muerte ocho dirigentes y militantes comunistas. La sentencia se ejecutó el 22 de agosto de 1948 en la cárcel de Ocaña, no en Alcalá de Henares, como ahora se ha dicho. En esos años, finales de los 40, los cadáveres eran entregados por las autoridades a sus familiares, por lo que es imposible que se encuentren en un enterramiento clandestino en la villa de Cervantes. Asimismo, resulta muy improbable que se trate de un enterramiento de soldados republicanos caídos en las batallas de Guadalajara y Jarama, como también se ha afirmado en algunos medios. La razón principal para descartar esta hipótesis, según pudo saber ayer ABC de testigos del hallazgo, es que algunos de los botones hallados en la fosa corresponden a ropa femenina. Como todo el mundo sabe, en el año 37, culminada la militarización de las milicias y la creación del nuevo Ejército Popular, ya no combatían mujeres entre las tropas republicanas. Algunos expertos han señalado a este diario la coincidencia entre la inusual profundidad de la fosa hallada en las instalaciones de la Bripac, de cerca de tres metros, con las que se excavaron en Paracuellos del Jarama y Torrejón de Ardoz para sepultar a las miles de personas fusiladas por las milicias republicanas en noviembre de 1936. Según testigos de la época, como el encargado de negocios de la embajada de Noruega, Félix Schlayer, que inspeccionó en aquellos días una de estas fosas en Torrejón de Ardoz, a los vecinos se les ordenó cavar zanjas de tres metros de profundidad, tres metros de ancho y cien metros de longitud. Esta profundidad es muy poco corriente en las fosas que se han excavado en los últimos años por parte de las asociaciones próximas al PSOE y a IU que buscan restos de víctimas de la represión franquista. Muchas de ellas son zanjas de apenas medio metro de profundidad. Botones de mujer La inusual profundidad de la zanja de Alcalá coincide con las de Paracuellos y Torrejón Familiares de las víctimas de Paracuellos, ante las fosas, en el tercer aniversario de la matanza ABC Zanjas de tres metros ABC Imágenes de un fusilamiento por parte de milicianos republicanos en el verano de 1936 ABC