Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 s 3 s 2008 ESPAÑA 19 El Supremo devuelve a Moto el asilo que le negó el Gobierno El Ejecutivo le retiró la condición de asilado que tenía desde 1986, por considerar que preparó un golpe de Estado contra Obiang J. A. MADRID. La Sala de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Supremo anuló ayer el acuerdo del Consejo de Ministros que revocó la condición de asilado político del dirigente opositor ecuatoguineano Severo Moto en enero de 2006. La Sección Quinta de la Sala Tercera del Tribunal Supremo publicó ayer la decisión, que supone estimar el recurso contencioso- administrativo interpuesto por el propio Moto contra el acuerdo del Ejecutivo. El 10 de enero de 2006, el Gobierno decidió retirar a Severo Moto el estatus de asilado político que disfrutaba desde el 13 de marzo de 1986, pero la medida quedó en suspenso hasta que hubiera decisión del Tribunal Supremo, tal y como solicitó la defensa del opositor al régimen de Teodoro Obiang. Los abogados de Moto subrayaron, además, que privarle del asilo político llevaría a su expulsión a Guinea, lo que supondría su pena de muerte. En febrero de 2006, Guinea pidió la extradición de Moto. El Consejo de Ministros había decidido la revocación de la condición de asilado político de Moto por considerar que había incumplido las obligaciones que dicho estatus conlleva, por haber contribuido a la preparación de un golpe contra el régimen guineano, con lo que había puesto en grave peligro los intereses generales de España Como prueba de las intenciones de Moto, el abogado del Estado ofreció dos informes, de la Comisaría General de Información y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) La defensa negó la participación de Moto en el intento de golpe. España y Brasil se reunirán para solucionar la crisis de los rechazos en frontera L. A. MADRID. Los subsecretarios de Asuntos Exteriores y de Interior se reunirán con sus homólogos brasileños después de Semana Santa para tratar de buscar soluciones a la crisis abierta por el rechazo de españoles y brasileños en las fronteras de los respectivos países, según informaron fuentes del departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos. En los últimos siete días, Brasil impidió la entrada en su territorio a una veintena de españoles, muchos de ellos con toda la documentación en regla, en una medida de clara respuesta al rechazo de brasileños en los aeropuertos de España. Las autoridades españolas rechazaron en lo que va de año a unos 900 brasileños y durante 2007 a unos 2.700 de los 127.000 que llegaron a nuestro país, por no reunir todas las condiciones que exige la UE para entrar dentro del espacio Schengen, en el que hay libre circulación de personas. El rechazo de este número de brasileños provocó un gran malestar en Brasil, cuyas autoridades convocaron al embajador español en Brasilia, Ricardo Peidró, para pedir explicaciones. Al propio tiempo, comenzaron a impedir el acceso de españoles a Brasil, lo que hizo que, el lunes, la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, se entrevistara con el embajador brasileño en Madrid, José Viegas, para abordar la situación creada. Ayer, mientras se esperaba que el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, hablara con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, Moratinos llamó por teléfono a su colega brasileño, Celso Amorim, y ambos acordaron celebrar la citada reunión para solucionar un problema que- -consideran- -no debe enturbiar las relaciones entre dos países que mantienen una Alianza Estratégica, según las mismas fuentes. En esa reunión se podrían arbitrar mecanismos de consulta ágiles para resolver los casos en los que se planteen dudas sobre el acceso de los brasileños a España. Severo Moto Á. DE ANTONIO Precisamente el lunes, en declaraciones al canal británico Channel 4 el antiguo militar de las fuerzas especiales británicas Simon Mann, presunto cerebro de una intentona golpista contra Obiang en marzo de 2004, volvió a acusar a España, Reino Unido y Sudáfrica de estar detrás de ella. El Gobierno español negó hace tiempo cualquier relación de España con la operación.